IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Todo lo que debe saber sobre la histórica misión Artemis a la Luna

Varios hispanos son parte integral de la histórica misión que busca enviar a la primera mujer a la Luna. "Como mujer latina me siento extremadamente feliz”, aseguró Diana Trujillo, la colombiana directora de vuelo.

Arranca la cuenta regresiva para el lanzamiento del nuevo cohete de la misión Artemis I de la NASA, que marca el regreso del ser humano a la Luna medio siglo después de que lo hiciera por primera vez el histórico programa Apollo. 

La misión en general se llama Artemis, la que despegará el lunes es la Artemis I. A pesar de las tormentas y los rayos que cayeron el sábado en la plataforma de lanzamiento del Centro Espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral, Florida, la agencia sigue programando el lanzamiento para las 8:33 am (hora local) del lunes. Las autoridades dijeron el domingo que ni el cohete ni la cápsula sufrieron daños y el equipo de tierra tampoco se vio afectado. 

Aunque los meteorólogos han dado un 80% de probabilidades de que el tiempo fuera aceptable el lunes por la mañana, se esperaba que las condiciones se deterioraran durante las dos horas de lanzamiento. En caso de que se deba abortar el despegue, la NASA baraja como siguientes fechas los próximos 2 y 5 de septiembre.

Este es un resumen del primer vuelo del programa Artemis, llamado así por la hermana gemela de Apolo, Artemisa, de la mitología griega.

Objetivos de la misión

Si este vuelo de prueba de seis semanas sale bien, los astronautas podrán subirse a la cápsula Orion en 2024 para dar una vuelta alrededor de la Luna. Orion es la nave espacial que va montada en la parte superior del cohete y es lo que al salir de la atmósfera se desprende de este para viajar hasta la Luna y luego regresar a la Tierra.

La NASA pretende que dos personas aterricen en la superficie lunar a finales de 2025, entre ellas, la primera mujer y el primer hombre negro.

Esta vez, en lugar de astronautas, tres maniquíes de prueba están atados a la cápsula, que tiene más de 1,000 sensores con sensibilidad parecida a la de un ser humano, en particular, la de una mujer, para medir la vibración, la aceleración y la radiación, uno de los mayores peligros para los humanos en el espacio profundo.

Entre los lugares que la NASA quiere explorar están el polo sur de la Luna, donde se cree que los cráteres permanentemente ensombrecidos albergan hielo de agua que podría ser utilizado por tripulaciones futuras.

Fotógrafos colocan cámaras remotas cerca del cohete de la misión Artemis I en el Centro Espacial Kennedy, el viernes 26 de agosto de 2022, en Cabo Cañaveral, Florida.
Fotógrafos colocan cámaras remotas cerca del cohete de la misión Artemis I en el Centro Espacial Kennedy, el viernes 26 de agosto de 2022, en Cabo Cañaveral, Florida.Brynn Anderson / AP

Los hispanos de Artemis

Varios latinos participan en Artemis como expertos en diferentes áreas.

Marcos Flores, director de misión de la NASA que participa desde el centro de control en Houston, admitió a Noticias Telemundo que siente “muchísima emoción y ansiedad”. “Pero estamos todos listos para lanzar la misión por fin”, aseguró, “han sido muchos años de preparación”.

Para Diana Trujillo, directora de vuelo, cada puesto que conquista una mujer es un paso enorme para la humanidad. “Hablar de que vamos a llevar a la primera mujer a la superficie de la Luna y que voy a poder contribuir así sea poquito en esa meta … como mujer latina me siento extremadamente feliz”, aseguró.

“No solo queremos volver a la Luna. Queremos volver a la Luna para quedarnos ahí y trabajar en el espacio profundo y aprender todo lo que necesitamos para ir a Marte”, agregó el español Carlos García Galán, jefe de la Oficina de Integración del Módulo de Servicio Europeo de la nave Orion”.

“La gente va a ver a la primera mujer y el primer hombre de color llegar a la Luna, cosas que nunca hemos hecho, y eso dejará una inspiración de décadas”, resaltó.

El cohete más potente de la NASA

El cohete Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS, en inglés), de 322 pies (98 metros), es el más potente jamás construido por la NASA y está preparado para enviar una cápsula sin tripulación a la órbita lunar, llamada Orion, de 11 pies de altura (3 metros).

Para este vuelo de prueba, un maniquí de tamaño natural con un traje de vuelo naranja ocupará el asiento del comandante Moonikin Campos (en honor al técnico de ascendencia mexicana Arturo Campos que ayudó a traer de regreso al Apollo 13), equipado con sensores de vibración y aceleración. 

Otros dos maniquíes de material que simula el tejido humano —cabezas y torsos femeninos, pero sin extremidades— medirán la radiación cósmica, uno de los mayores riesgos de los vuelos espaciales.

El cohete SLS es más corto y delgado que los cohetes Saturno V que llevaron a 24 astronautas del Apollo a la Luna hace medio siglo. Pero es más potente, con 8.8 millones de libras (4 millones de kilos) de empuje.

Los riesgos

Los responsables de la NASA advierten que los riesgos son elevados y que el vuelo de prueba podría acortarse.

En el aspecto técnico, Jeff Spaulding, director principal de pruebas de la NASA, dijo que el equipo hizo todo lo posible durante los últimos meses para eliminar cualquier fuga de combustible persistente.

A principios de año se repararon un par de válvulas con fugas y otros equipos defectuosos pero los ingenieros no sabrán si todas las correcciones son buenas hasta unas horas antes del despegue previsto.

“Vamos a hacer que haga cosas que nunca haríamos con una tripulación para intentar que sea lo más seguro posible”, dijo a la agencia de noticias The Associated Press el presidente de la NASA, Bill Nelson.

El costo

El precio de esta única misión: más de 4,000 millones de dólares. Y si se suma todo lo que ha costado el programa desde su inicio hace una década hasta el alunizaje de 2025, el precio es aún mayor: 93,000 millones de dólares.

El plan de vuelo

El vuelo de Orion debe durar seis semanas desde su despegue en Florida hasta el amerizaje en el Océano Pacífico, el doble de tiempo que los viajes de los astronautas para poner a prueba los sistemas. Tardará casi una semana en llegar a la Luna, a 240,000 millas (386,000 kilómetros) de distancia.

Después de rodear la Luna, la cápsula entrará en una órbita lejana con un punto lejano de 38,000 millas (61,000 kilómetros). Eso situará a Orion a 450,000 kilómetros de la Tierra, más lejos que Apollo. La gran prueba llega al final de la misión, cuando Orion entra en la atmósfera a 25,000 mph (40,000 kph) de camino a un amerizaje en el Pacífico.

Minisatélites

Diez satélites del tamaño de una caja de zapatos saldrán disparados una vez que Orion se precipite hacia la Luna para la investigación del espacio profundo. El problema es que estos llamados CubeSats se instalaron en el cohete hace un año, y las baterías de la mitad de ellos no pudieron recargarse porque el lanzamiento se retrasó constantemente. La NASA espera que algunos fallen, dada la naturaleza de bajo coste y alto riesgo de estos minisatélites.

Con información de AP y Efe.