IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Rusia compite con la NASA y con Tom Cruise por rodar la primera película en el espacio. Y ya eligió a su actriz

La agencia espacial rusa anuncia el reparto de la película ‘Desafío’, que deberá entrenarse como los cosmonautas para derrotar a EE.UU.

Por Mathew Bodner – NBC News

MOSCÚ – Los seres humanos llevan 60 años explorando el espacio, lo que significa que la mayoría de “primeras veces” espectaculares llevan tiempo ya atribuidas en los libros de historia.

Pero Rusia cree que está lista para una más: la primera película rodada en el espacio exterior. Y como en los viejos tiempos, está compitiendo con Estados Unidos por lograrlo.

La agencia espacial rusa, Roscosmos, anunció este jueves que ha seleccionado su tripulación para figurar en la película, que se titulará Desafío. La estrella será la actriz Yulia Peresild, de 36 años, y el director será Klim Shepenko, de 37.

Este proyecto fue desvelado el año pasado, poco después de que el actor estadounidense, Tom Cruise, y la Administración Espacial (NASA) anunciaran su intención de colaborar en la realización de una película en la Estación Espacial Internacional.

[Tom Cruise arremete contra su equipo de 'Misión Imposible' por irrespetar las medidas por el COVID-19]

Peresild, protagonista de varias películas rusas, fue elegida entre cientos de candidatos en una audición que prometía “fama internacional”.

El equipo ocupará dos de las tres plazas a bordo de la misión rusa Soyuz que despegará en octubre hacia la estación espacial. Antes, sin embargo, deberán completar parte del entrenamiento estándar para los cosmonautas rusos.

“Entre otras cosas, deberán realizar pruebas centrífugas y de vibraciones, vuelos de introducción y formación en aviones de gravedad cero, y formación en paracaídas”, informó Roscosmos.

La actriz rusa Yulia Peresild, de 36, será la protagonista de la cinta "Challenge" que Rusia quiere filmar en su totalidad en el espacioGetty Images

Este “drama espacial” es uno de los proyectos favoritos del grandilocuente administrador de la agencia espacial rusa, Dmitry Rogozin. Se sabe muy poco de la trama del filme, que parece secundaria respecto al espectáculo en sí.

Cuando se anunció el proyecto el año pasado, Konstantine Ernst, responsable del Canal 1 de la televisión pública rusa, y que está colaborando con Roscosmos, dijo que no sería una película de ciencia ficción sino una representación realista de lo que serán pronto los viajes espaciales.

“Es una película sobre cómo una persona que no está conectada de forma alguna con la exploración espacial, debido a distintas razones y a una deuda personal, termina un mes más tarde en órbita”, señaló Ernst en una entrevista en septiembre de 2020. “Eso es todo lo que puedo contarles”, agregó.

La audición fue anunciada en noviembre, para buscar a una actriz de entre 25 y 40 años, de 110 a 155 libras (50 a 70 kilogramos), y capaz de superar distintas pruebas físicas.

La decisión de enviar al equipo en el vuelo de octubre de la misión Soyuz se produce en un momento de incertidumbre para el programa espacial ruso.

Las relaciones con la NASA, su socio en los últimos 20 años, están deshilachadas por las tensiones a mayor escala en la relación bilateral entre ambos países, que han afectado a la cooperación en el espacio. Y Rozogin, como otros oficiales, están dando a entender que Rusia podría desligarse pronto de Estados Unidos y aliarse con China en la exploración espacial internacional.

Vista de la Estación Espacial Internacional, que será el escenario donde se filme la primera película en el espacio exteriorNASA

Rozogin amenazó en 2014 con dejar a la NASA sin asientos en los cohetes rusos, que por entonces eran la única manera de enviar a estadounidenses a la estación espacial, un proyecto internacional de 100,000 millones de dólares, en represalia por las sanciones impuestas por el Gobierno de Barack Obama.

Hace poco, amenazó con cancelar su colaboración en la estación espacial.   

Estados Unidos ha dependido de Rusia desde que jubiló su flota de transbordadores espaciales en 2011, pero el año pasado finalmente pudo ver el lanzamiento de un nuevo vehículo espacial estadounidense.

En octubre, la NASA pagó por su último vuelo a bordo de la misión Soyuz, aunque otro estadounidense viajó en abril, en este caso sin que se produjera un pago directo.

[Videos falsos de un famoso actor exponen el riesgo de una tecnología que puede hundir mercados o reputaciones]

Rusia necesita encontrar ahora otras formas de costear sus lanzamientos. Una de las más obvias (más allá de recibir dinero de la televisión pública) es el turismo espacial.

En diciembre se producirá otro lanzamiento, pero en vez de cosmonautas rusos viajarán a bordo dos turistas espaciales japoneses, según anunció Rusia este jueves.

No es la primera vez que Roscomos envía a turistas al espacio (hasta ahora todos han sido empresarios ricos o celebridades) para costear sus vuelos tripulados, pero la agencia llevaba una década sin hacerlo. El último fue en 2009, justo antes de que la NASA jubilara sus transbordadores y empezara a depender por completo de la misión Soyuz.

Uno de los dos turistas que despegará en diciembre será el multimillonario japonés Yasuka Maezawa, que ya ocupó titulares en 2018 cuando anunció que había comprado un trayecto alrededor de la luna en la nave Starship de la empresa estadounidense SpaceX, un enorme vehículo que, como los transbordadores, puede realizar más de un viaje, y que aún no está terminado pero está diseñado para colonizar Marte.

Maezawa convocó a ocho candidatos de todo el mundo a unirse en ese viaje, que está previsto para 2023.