IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

El mundo se está quedando sin helio y los médicos están preocupados: es clave para hacer resonancias magnéticas

El helio líquido, el elemento más frío de la Tierra, es necesario para mantener en funcionamiento los imanes de las máquinas de resonancia magnética. Sin él, los médicos pueden perder una herramienta médica fundamental.

Por Caroline Hopkins - NBC News

La escasez de helio en todo el mundo tiene a los médicos preocupados por uno de los usos más esenciales, y quizás inesperados, de este gas natural: las resonancias magnéticas.

Por extraño que parezca, el elemento más ligero que el aire que da a los globos su flotabilidad también hace funcionar estas máquinas de diagnóstico vitales. Una resonancia magnética no puede funcionar sin unos 2,000 litros de helio líquido ultrafrío que mantiene sus imanes lo suficientemente fríos para funcionar.

[¿Por qué la ciencia recomienda caminar 10,000 pasos diarios para mejorar la salud?]

Pero el helio -un elemento no renovable que se encuentra en las profundidades de la corteza terrestre- se está agotando y los hospitales se preguntan cómo planificar un futuro con un suministro mucho más escaso.

“El helio se ha convertido en una gran preocupación”, afirma Mahadevappa Mahesh, profesor de radiología de la Escuela de Medicina Johns Hopkins de Baltimore. “Especialmente ahora con la situación geopolítica”, agregó.

El helio ha sido una materia prima volátil durante años. Esto es especialmente cierto en Estados Unidos, donde una reserva federal de helio con sede en Texas está disminuyendo a medida que el Gobierno intenta transferir la propiedad a los mercados privados.

Hasta este año, Estados Unidos contaba con Rusia para aliviar el escaso suministro. Se suponía que una enorme instalación nueva en el este de Rusia iba a suministrar casi un tercio del helio del mundo, pero un incendio el pasado mes de enero desbarató el calendario. Aunque la instalación podría reanudar su funcionamiento en cualquier momento, la guerra en Ucrania ha detenido, en su mayor parte, el comercio entre ambos países.

[¿De dónde viene la creencia popular de que el 13 es un número de “mala suerte”?]

Ahora, cuatro de los cinco principales proveedores de helio de Estados Unidos están racionando el elemento, dijo Phil Kornbluth, presidente de Kornbluth Helium Consulting. Estos proveedores están dando prioridad a la industria de la salud reduciendo las asignaciones de helio a clientes menos esenciales. 

“El helio está en la asignación, sin duda”, dijo Donna Craft, gerente regional de construcción de Premier Health que contrata a los proveedores de helio para unos 4,000 hospitales. “Probablemente ya no estamos inflando globos en la tienda de regalos”. opinó.

Los hospitales aún no han cancelado las resonancias magnéticas de los pacientes ni han apagado las máquinas. Sin embargo, han visto aumentar los costes del helio a un ritmo alarmante, posiblemente hasta un 30%, según Kornbluth. Pero sin un final a la vista para la escasez de helio, el futuro de la resonancia magnética sigue siendo incierto. 

Un producto esencial

La IRM, abreviatura de resonancia magnética, ha sido un elemento básico de la atención sanitaria desde la década de 1980. Estas enormes máquinas proporcionan imágenes de alta resolución que permiten a los médicos ver detalles de órganos, huesos y tejidos que no aparecen en las radiografías. 

“Se obtienen imágenes nítidas y se pueden distinguir los tejidos blandos. Es fundamental para muchas cosas que hacemos en la medicina moderna”, afirma el doctor Scott Reeder, jefe de resonancia magnética de la Facultad de Medicina y Salud Pública de la Universidad de Wisconsin.

Las resonancias magnéticas ayudan a los médicos a diagnosticar tumores cerebrales, accidentes cerebrovasculares, lesiones de la médula espinal, enfermedades del hígado y cáncer. Las imágenes en 3D son insustituibles, según los expertos.

En lugar de recurrir a los rayos X, que emiten trazas de radiación para observar el interior del cuerpo, las resonancias magnéticas utilizan campos magnéticos y ondas de radio.

[Un concurso fotográfico de Nikon revela el fantástico mundo microscópico que nos rodea]

Cuando una persona permanece inmóvil dentro del campo magnético en forma de tubo, los átomos de su cuerpo se alinean con fuertes corrientes magnéticas. Los pulsos de ondas de radio indican a los sensores de la máquina qué tejidos se encuentran en cada lugar, y la máquina genera su imagen.

Escáner de resonancia magnética en el Hospital Infantil Altona de Hamberg, Alemania, agosto de 2022.
Escáner de resonancia magnética en el Hospital Infantil Altona de Hamberg, Alemania, agosto de 2022.Marcus Brandt / dpa/picture alliance vía Getty Images

Mantener la corriente magnética de una resonancia magnética requiere un frío extremo. Ahí es donde entra el helio: con un punto de ebullición de menos 452 grados Fahrenheit (233 grados Celsius), el helio líquido es el elemento más frío de la Tierra. Bombeado dentro de un imán de resonancia magnética, el helio permite que la corriente viaje sin resistencia.

“El helio es la forma en que el imán existe continuamente. Es un producto esencial”, afirmó Mahesh. 

[El telescopio James Webb ofrece el mejor retrato en 27 años de los Pilares de la Creación]

En cualquier momento, una máquina de resonancia magnética contiene unos 2,000 litros de helio líquido, aunque los proveedores tienen que reponer el helio que hierve. Mahesh calcula que una máquina de IRM utiliza 10,000 litros de helio líquido a lo largo de su vida útil. Según GE Healthcare, fabricante de las máquinas, esa vida útil es de 12.8 años.

En 2015, había unas 12,000 máquinas en Estados Unidos, lo que convierte a las resonancias magnéticas en uno de los mayores consumidores de helio del mundo, muy por encima de las tiendas de globos. 

En cambio, se calcula que los espectadores deben agradecer a unos 400,000 pies cúbicos de helio la suspensión de todos los globos del tamaño de un remolque en el desfile del Día de Acción de Gracias de Macy’s. Convertido en líquido, ese helio sólo mantendría operativas unas dos resonancias magnéticas durante su vida útil. 

No hay solución rápida

El problema es que ningún otro elemento es lo suficientemente frío para la resonancia magnética. “No hay alternativa”, señaló Craft, de Premier Health. “Sin helio, las resonancias magnéticas tendrían que cerrarse”, apuntó.

Fabricantes como GE Healthcare y Siemens Healthineers reconocen esta vulnerabilidad. “Nos preocupa la escasez en el mercado del helio”, señaló Ioannis Panagiotelis, director de marketing de RM de GE. “Todas las industrias y hospitales con sistemas de RM se han visto afectados”, agregó.

[La misión Crew-4 de la NASA regresa del espacio tras seis meses de experimentos]

Tanto GE como Siemens están desarrollando sistemas de RM que requieren menos helio líquido. Siemens acaba de presentar una que requiere sólo 0.7 litros y, según Panagiotelis, GE ha lanzado una máquina “1.4 veces más eficiente que los modelos anteriores”.

Sin embargo, estas tecnologías no están muy extendidas, y la sustitución de las 12,000 máquinas de resonancia magnética del país -que pesan hasta 50,000 libras cada una- es cualquier cosa menos una solución rápida. Mientras tanto, los hospitales siguen instalando más máquinas de IRM convencionales para satisfacer la demanda de exploraciones diagnósticas.

“La preocupación es que la escasez sea tan grave que no podamos instalar nuevos escáneres”, afirmó Reeder. La Universidad de Wisconsin comunicó que tiene previsto abrir un nuevo centro oncológico con dos resonancias magnéticas. “Cuando instalemos esos sistemas, ¿qué va a pasar si no hay helio?”. 

Mahesh dijo que el Johns Hopkins también está añadiendo otra resonancia magnética a su flota, y será el mismo “escáner de trabajo” que sus otras 22 máquinas. 

Mientras los médicos temen los posibles peores escenarios, los científicos que utilizan el helio líquido para la investigación ya están en ese escenario. Cuando los proveedores empezaron a racionar este verano, los físicos de la Universidad de Harvard Amir Yacoby y Philip Kim cerraron alrededor de la mitad de los proyectos de sus laboratorios. En el lado opuesto del país, la Universidad de California en Davis informó de que uno de sus proveedores de helio redujo las asignaciones a la mitad, incluso para uso médico.

[¿Pikachu tiene una mancha en la cola? ¿El hombre de Monopolio lleva monóculo? Si los recuerda así, sufre el efecto Mandela] 

“La escasez nos motiva a buscar formas de hacer los mismos experimentos sin el helio líquido”, indicó Yacoby. La innovación forzada puede anticipar lo que está por venir para las resonancias magnéticas, y puede ser necesaria, con escasez o sin ella.

“Hay una cantidad finita de helio en la corteza terrestre. Una vez que se evapora, se pierde por completo en el espacio exterior”, aseguró Kim.