IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Más de 15,000 celulares mexicanos en el objetivo del programa espía Pegasus

Jueces, activistas, periodistas y hasta familiares y asesores de AMLO figuran en un listado de posibles víctimas, según una investigación. Es el país con más teléfonos bajo sospecha de un total de 50,000 en todo el mundo.

Activistas que defendían a víctimas de agresiones estatales, periodistas investigando corrupción, jueces, organizadores sindicales, profesores que abogaban por políticas contra la obesidad, políticos y hasta familiares del actual presidente mexicano: los números telefónicos de todos aparecen en una lista de 15,000 celulares de un programa espía que había sido pensado para monitorear en vez a grupos criminales y combatir el terrorismo.

Uno de los periodistas que aparece en la lista redactada en 2016 y 2017, Cecilio Pineda, quien había sido víctima de acoso y había denunciado que políticos del estado de Guerrero colaboran con delincuentes, fue asesinado.

La lista de 15,000 teléfonos mexicanos, dada a conocer por un consorcio de investigación de medios internacionales llamado Forbidden Stories a partir de una filtración de datos, demuestra los malos usos dados al software comercializado por la empresa israelí NSO Group.

Los posibles objetivos de vigilancia (estar incluido en esa lista no significa haber sido espiado) habrían sido blanco de agencias del Gobierno previo, de Enrique Peña Nieto (2012-2018).

Aunque el uso del programa espía Pegasus se había dado a conocer ya en 2017, hasta ahora no se sabía la extensión de sus posibles víctimas. México es el país con la lista más larga de las que se obtuvieron en todo el mundo.

Hay reportes de que el programa se seguía usando en 2019, cuando Peña Nieto ya había dejado el cargo, pero los datos obtenidos por Forbidden Stories cubren sólo la segunda mitad de su presidencia, cuando él y su formación política (el Partido Revolucionario Institucional, PRI) se hundían en las encuestas antes de las elecciones.

Su rival Andrés Manuel López Obrador ganó abrumadoramente. De la lista de 15,000 personas bajo posible espionaje en 2016 y 2017, al menos 50 pertenecen al círculo de AMLO (como se abrevia su nombre popularmente), entre ellas su esposa, sus hijos, sus principales asesores y su médico.

"Apenas la punta del iceberg"

Pegasus es un programa que se infiltra en secreto en un celular por medio de un enlace en un mensaje que parece legítimo, y obtiene acceso a toda la lista de contactos, llamadas, mensajes, ubicación, cámara y micrófono sin que el usuario lo sepa.

[Axios Latino: Cómo Cuba hizo estallar las protestas y otros temas que debe saber esta semana]

En 2011, México fue el primer país del mundo que compró Pegasus a NSO Group.

La compañía israelí alega que comercializa el producto a agencias oficiales alrededor del mundo, pero que no es responsable de cómo se maneja. Y dijo a los reporteros del consorcio que la correlación con casos como la muerte de Pineda no significa que un posible espionaje haya sido la causa del homicidio.

Expertos en seguridad advierten que la cibervigilancia no está regulada y está fuera de control en México. Históricamente en el país las autoridades federales y estatales llevan mucho tiempo utilizando informantes, infiltrados y dispositivos de escucha para vigilar y reprimir la disidencia.

"La capacidad de México para espiar a sus ciudadanos es inmensa. Es extremadamente fácil que la tecnología y la información obtenida a través del software de espionaje caiga en manos privadas, ya sea del crimen organizado o comercial", explicó al diario británico The Guardian Jorge Rebolledo, consultor de seguridad de Ciudad de México.

"Lo que conocemos es apenas la punta del iceberg”, aseguró.

En total, la filtración de datos hecha pública por el consorcio abarca más de 50,000 números de teléfono en todo el mundo que se cree han sido seleccionados por clientes gubernamentales de NSO Group desde 2016 por pertenecerles a personas de su interés. Hay más de 50 países que compraron Pegasus, como México, Francia y Emiratos Árabes Unidos.

El actual presidente, bajo vigilancia

Casi seis años antes de que México comprara el software, el país había lanzado su llamada guerra contra el narcotráfico para combatir a los cárteles.

Pegasus en teoría iba a ser utilizado para atrapar a las personas implicadas en la violencia de grupos criminales, no a activistas o periodistas. Pero ya entonces varios cuerpos de las fuerzas del orden habían sido implicados en abusos sistemáticos de derechos humanos, como torturas, desapariciones forzosas y asesinatos extrajudiciales.

[México investiga al expresidente Enrique Peña Nieto por corrupción, revela The Wall Street Journal]

Tres agencias del Gobierno mexicano obtuvieron acceso a Pegasus: la Secretaría de Defensa, la oficina del fiscal general y el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN).

Mientras Peña Nieto gobernaba, el software al que oficialmente solo tenían acceso esas agencias -que niegan los malos usos- fue usado para espiar a activistas, defensores de derechos humanos, al menos una veintena de periodistas que publicaban temas sobre corrupción oficial y hasta a los padres de estudiantes desaparecidos en septiembre de 2014 en el estado sureste de Guerrero.

Y al acercarse las elecciones de julio de 2018, personas muy cercanas a López Obrador fueron designadas también como personas de interés para los clientes mexicanos de NSO Group.

Además de los familiares de AMLO, en la lista aparecen su ahora jefe de Gabinete, Alfonso Romo; su asesor legal, Julio Scherer Ibarra; y el encargado presidencial de comunicación, Jesús Ramírez Cuevas.

Entre las decenas de otros políticos del partido Morena, fundado por López Obrador, está Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de Ciudad de México.

Los datos filtrados sugieren que al menos 45 gobernadores actuales y pasados de los 32 estados de México de todos los partidos fueron candidatos a ser vigilados. El predecesor de Peña Nieto, Felipe Calderón, y su esposa, Margarita Zavala, también fueron objeto de “interés” para el programa espía.

[Los casos de COVID-19 aumentan exponencialmente en México]

Se desconoce cuántos teléfonos fueron realmente infectados con éxito.

"Con Peña, el uso de Pegasus se volvió salvaje", dijo Guillermo Valdés Castellanos, titular del CISEN de 2006 a 2011, al diario The Guardian, que reveló detalles sobre la lista junto a los medios mexicanos Proceso y Aristegui Noticias.

"La tecnología como Pegasus es muy útil para combatir el crimen organizado, pero la falta total de controles y equilibrios hace que fácilmente termine en manos privadas y se utilice para beneficios políticos y personales sin rendir cuentas", aseguró.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, anuncia en Palenque, Chiapas, que le presentará un plan de migración a su homólogo estadounidense. Gobierno de México

López Obrador declinó hacer comentarios a los reporteros que trabajaron en esta investigación.  Pero ha asegurado anteriormente que su Gobierno no utiliza el programa espía, pese a que activistas reportaron que aún se habían registrado usos de Pegasus en 2019, cuando López Obrador ya era presidente.

Como candidato, cuando solo se sabía que el programa había sido usado contra periodistas y activistas, AMLO prometió investigar a fondo el uso de Pegasus en México. Pero su Gobierno no ha realizado tal investigación y este lunes, al darse a conocer que su propia familia fue posible blanco del espionaje, tampoco se anunció que la indagatoria vaya a avanzar.

Con información de The Guardian.