IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Científicos resuelven el enigma de 400 años de antigüedad sobre los anillos de Saturno

Un estudio publicado en la revista 'Science' explica cómo Crisálida fue despedazada por el planeta en un violento evento que alumbra otros dos misterios sobre este gigante gaseoso.

La destrucción de una luna puede explicar el misterio con cuatro siglos de antigüedad sobre origen de los anillos de Saturno, según una nueva investigación publicada este jueves por la revista Science.

El estudio, liderado por investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), sugiere que, hace unos 150 millones de años, el sistema planetario de Saturno experimentó un violento evento: una luna llamada Crisálida, que durante miles de millones de años orbitó el gigante gaseoso, se volvió inestable, se acercó demasiado al planeta, y fue despedazada por su fuerza de gravedad.

Los restos de esta luna siguieron orbitando alrededor de Saturno y con el tiempo se aplanaron hasta formar el disco de partículas que se ve hoy en día, según las conclusiones de esta investigación.

Anillos de Saturno
NASA/JPL-Caltech/Space Science I / vía REUTERS

Este escenario “une dos rompecabezas que hasta ahora se habían tratado por separado”, dijo Francis Nimmo, profesor de ciencias planetarias de la Universidad de California en Santa Cruz y coautor del estudio, al diario The Wall Street Journal.

Descubiertos por Galileo en 1610, hasta ahora se creía que los anillos de Saturno se formaron hace 4,000 millones de años cuando el campo gravitatorio del planeta capturó cometas y asteroides que pasaban y los aplanó lentamente. Pero las observaciones realizadas en tres misiones espaciales pusieron en duda esa hipótesis al revelar que los anillos son mucho más jóvenes (se formaron, según esta investigación conocida el jueves, hace 100 o 200 millones de años).

La investigación también plantea posibles explicaciones a la inclinación del planeta y a la curiosa órbita de la mayor de sus lunas, Titán, dos cuestiones a las que los astrónomos seguían sin encontrar respuesta.

Para hacer el estudio, Jack Wisdom (del MIT) y su equipo utilizaron simulaciones numéricas y datos de la reciente misión Cassini (un proyecto conjunto de la NASA, la Agencia Espacial Europea).

Los autores creen que este mismo evento también podría haber causado que la excentricidad orbital de Titán aumentara hasta su alto valor actual, lo que explicaría la forma oblicua de Saturno.

Para Santiago Pérez-Hoyos, investigador de la Universidad del País Vasco, en España, “los anillos de Saturno son, sin duda, una de las estructuras más llamativas del sistema solar”.

“Gracias principalmente a la misión Cassini, que orbitó el planeta entre 2004 y 2017, existe un cierto consenso en que los anillos son jóvenes en términos astronómicos, habiéndose formado hace solo unos 100 millones de años. El trabajo de Wisdom ofrece una explicación plausible de cómo esa formación tuvo lugar”, dijo.

La nueva investigación representa “un escenario completamente nuevo que puede resolver la edad de los anillos”, dijo Maryame El Moutamid, astrónoma de la Universidad de Cornell que escribió un editorial que acompaña al estudio, pero no participó en él.

Con información de Efe.