IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La NASA lanza una nave que impactará con un asteroide para desviarlo. ¿Podría esto salvar a la humanidad?

Una nave espacial tiene previsto impactar deliberadamente con un asteroide en otoño de 2022 para desviar su órbita, en una misión que no tiene precedentes y que forma parte de la estrategia de defensa planetaria de la agencia estadounidense.

Por Denise Chow - NBC News

Si un asteroide se precipita hacia la Tierra, ¿se puede salvar a la humanidad desviándolo?

La NASA está dispuesta a averiguarlo con una misión, la primera de su clase, para desviar un asteroide estrellando intencionadamente una nave espacial contra él. La misión ofrece una oportunidad única de probar una estrategia de defensa planetaria que podría proteger a la Tierra de una colisión potencialmente catastrófica en el futuro.

La misión DART, con un coste de 325 millones de dólares, abreviatura de Double Asteroid Redirection Test (Prueba de Redirección de Asteroides Doble), se lanzó el miércoles a la 1:21 am (hora del este) desde la Base de la Fuerza Espacial Vandenberg en California. La nave espacial entró en órbita a bordo de un cohete Falcon 9 de SpaceX.

[¿Cómo acabará nuestro sistema solar? Un planeta lejano ofrece pistas]

La sonda pasará casi un año viajando a un sistema de asteroides situado a más de 6.5 millones de millas de la Tierra. El objetivo de la misión es Dimorphos, una roca espacial de 1.5 metros de diámetro que orbita alrededor de un asteroide mucho más grande llamado Didymos, que mide unos 1.5 metros de diámetro.

Ni Dimorphos ni Didymos suponen una amenaza para el planeta, según la NASA, pero el sistema es un “campo de pruebas perfecto” para comprobar si estrellar una nave espacial contra un asteroide puede cambiar su movimiento en el espacio.

Los miembros del equipo DART realizan en agosto una inspección final de uno de los dos paneles solares de la nave.Ed Whitman / NASA / Johns Hopkins APL

El próximo otoño, la NASA estrellará la nave espacial DART contra Dimorphos a una velocidad de unas 15,000 millas por hora. Los telescopios de la Tierra llevan décadas estudiando Didymos y su “lunar” Dimorphos, y han observado que la roca espacial más pequeña rodea a su homóloga más grande una vez cada 11 horas y 55 minutos, según Nancy Chabot, científica planetaria del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins y responsable de la coordinación de la misión.

[Rusia compite con la NASA y con Tom Cruise por rodar la primera película en el espacio. Y ya eligió a su actriz]

Chabot y sus colegas quieren ver si la colisión cósmica puede alterar la órbita de Dimorphos, que dura casi 12 horas. La NASA estima que la maniobra cambiará la velocidad de la órbita de la roca espacial en apenas una fracción de porcentaje -una diferencia de sólo varios minutos-, pero el cambio debería ser detectable por los telescopios terrestres.

“Esto no va a destruir el asteroide, solo le va a dar un pequeño empujón”, explicó a principios de este mes en una sesión informativa. “Va a desviar su trayectoria alrededor del asteroide más grande, así que estamos demostrando la desviación de asteroides en este sistema de asteroides dobles”.

La sonda DART se destruirá en la prueba, pero un pequeño nanosatélite CubeSat de fabricación italiana que la nave espacial desplegará más de una semana antes del choque enviará fotos del impacto y sus consecuencias.

[Planeta Tierra: Esto hay detrás de la ‘marea roja’ que mata miles de peces en Florida cada año]

Una misión de seguimiento desarrollada por la Agencia Espacial Europea realizará una investigación más detallada del sistema Didymos y evaluará el resultado de la desviación de la sonda DART. Esta misión, conocida como Hera, tiene previsto su lanzamiento en octubre de 2024.

Según la NASA, no se conoce ningún asteroide de más de 450 pies que tenga una probabilidad significativa de chocar con el planeta en los próximos 100 años, pero la agencia dijo que hasta ahora sólo se ha encontrado una fracción de los objetos cercanos a la Tierra más pequeños.

La Oficina de Coordinación de la Defensa Planetaria de la agencia se encarga de buscar objetos cercanos a la Tierra que sean potencialmente peligrosos para el planeta, incluidos los que se aventuran a menos 5 millones de millas (8 millones de kilómetros) de la órbita de la Tierra, y objetos lo suficientemente grandes como para causar un daño significativo si chocan contra la superficie.

Si en el futuro se encuentra una gran roca espacial en curso de colisión con la Tierra, pruebas como la misión DART podrían ayudar a la NASA a responder a la amenaza.

“Es muy raro que un asteroide impacte contra la Tierra”, recordó Lindley Johnson, funcionario de defensa planetaria en la sede de la NASA en Washington D.C., “pero es algo que queremos saber con mucha antelación”.