La Luna tiene más agua de lo que se pensaba y puede servir para los astronautas o para viajar hacia Marte

“Es emocionante”, dice un científico de la NASA, porque se creía que el agua no sobreviviría a la luz del sol, pero los hallazgos han sido sorprendentes.

En agosto de 2018, un avión Boeing 747 modificado situó un telescopio en una compuerta de su parte trasera en pleno vuelo a más de 8,000 millas de altura y realizó observaciones de la superficie lunar que, tras dos años de análisis, han confirmado que contiene agua helada en cráteres, algunos muy pequeños, a los que nunca llega la luz solar. 

El descubrimiento puede tener importantes implicaciones en las futuras misiones tripuladas a la Luna, que comenzarán con la misión Artemisa de la NASA y la llegada prevista de la primera mujer a la superficie lunar.

Previamente se había encontrado hielo en las regiones más frías y oscuras en los polos Norte y Sur de la luna. Pero el nuevo hallazgo sugiere que el agua puede estar presente en una mayor parte de la superficie lunar, más allá de las áreas que son frías y permanentemente en la sombra.

[La NASA vuelve a enviar una misión tripulada al espacio. Dos astronautas despegarán en la nave del multimillonario Elon Musk]

"Esto es emocionante porque la expectativa era que cualquier masa de agua presente en la superficie de la luna iluminada por el sol no sobreviviría al día lunar", dijo Paul Hertz, director de astrofísica de la NASA en Washington, DC, durante una conferencia de prensa este lunes.

El descubrimiento tiene implicaciones importantes para la exploración espacial, especialmente porque la NASA planea volver a llevar astronautas al satélite en 2024. Hertz dijo que el agua en la luna podría usarse como un recurso para las tripulaciones o como combustible para otras misiones como la planeadas hacia Marte. 

Nature Astronomy divulgó este lunes dos estudios firmados por científicos estadounidenses: uno señala la inequívoca detección de agua molecular en la Luna y el otro sugiere que unas 1,500 de millas cuadradas de su superficie, lo que equivale aproximadamente al tamaño de Texas, y de las que un 40% están en el sur, tienen la capacidad de retener agua.

[La NASA da luz verde a una histórica misión espacial pese al clima y el coronavirus]

Anteriormente se habían detectado señales del líquido en su superficie, pero el método no pudo distinguir si se trataba de H2O, agua molecular, o hidroxiles (radicales que se denominan OH).

Una panorámica de la luna llena en Pasadena, California, el 2 de octubre de 2020.Reuters

Las observaciones previas señalaban indicios de agua, que “todavía dejaban abierta una explicación alternativa”, pero los nuevos datos “no tienen otra explicación que la presencia de agua molecular”, dijo Ignasi Ribas, astrofísico del Instituto de Estudios Espaciales de Cataluña (IEEC) y del Instituto de Ciencias del Espacio del CSIC, a la agencia de noticias Efe.

El agua, atrapada dentro de granos de polvo o de cristales, vibra cuando es excitada por la luz del Sol y emite señales a una longitud de onda de seis micras.

“En la práctica, es como si esas zonas de la Luna brillaran más que lo que deberían a esa longitud de onda”, agregó Ribas, quien no participó en el estudio.

El segundo estudio, liderado por Paul Hayne de la Universidad de Colorado, examinó la distribución en la superficie lunar de zonas en un estado de oscuridad constante, en las que el hielo podría ser almacenado y permanecer estable.

“En las zonas frías las temperaturas son tan bajas que el hielo se comportaría como una roca”, si el agua entra ahí “no irá a ninguna parte durante mil millones de años”, señala el científico citado por la universidad.

Aunque no se puede probar que estas zonas frías realmente contengan reservas de hielo —“la única forma de hacerlo sería ir en persona o con vehículos y cavar”, dice Hayne—, los resultados “son prometedores” y futuras misiones podrían ahondar en esta investigación.

La existencia de agua que pudiera ser usada en el satélite es una perspectiva “muy interesante” y “emocionante”, destaca Ribas, aunque concluye que el tiempo dirá si se puede utilizar para ayudar a futuras bases lunares. 

Con información de EFE y NBC News