IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La búsqueda de vida extraterrestre pone el foco en nuestro vecino galáctico más cercano

Un telescopio espacial privado podría empezar a detectar planetas alrededor del sistema estelar Alpha Centauri en 2025, el primer paso para determinar si la vida ha evolucionado allí.

Por Tom Metcalfe - NBC News

Los científicos empiezan a buscar vida en nuestro patio trasero galáctico.

El sistema estelar Alpha Centauri, dos estrellas que a poco más de cuatro años luz (unos 25 billones de millas) son las más cercanas a nuestro sistema solar, son el centro de un nuevo foco para encontrar planetas que puedan revelar signos de vida.

El proyecto se centra en la construcción de un pequeño telescopio espacial -apodado TOLIMAN por el nombre medieval de la estrella- que entrará en la órbita de la Tierra en unos dos años y podría empezar a detectar planetas hacia 2025.

[Un exastronauta de la NASA critica el turismo espacial tras el ‘viaje a las estrellas’ del capitán Kirk]

Aunque Alpha Centauri está justo al lado en términos astronómicos, no se han detectado planetas alrededor de su sistema estelar binario. Si se encuentra alguno, sus atmósferas podrían ser escaneadas en busca de las “biofirmas” creadas por vida extraterrestre, una técnica astronómica relativamente nueva que podría permitir a los científicos determinar mediante el telescopio si hay vida extraterrestre, especialmente microbiana, en planetas lejanos.


Ya se han confirmado más de 4,000 planetas extraterrestres, pero se han descubierto en gran parte gracias a alineaciones afortunadas, según explicó el director del proyecto, Peter Tuthill, profesor de astrofísica de la Universidad de Sydney. 

“Hay un pequeño y oscuro secreto que los astrónomos han estado guardando. En realidad no somos muy buenos encontrando planetas”, afirmó.

[¿Cómo acabará nuestro sistema solar? Un planeta lejano ofrece pistas]

La mayoría de los “exoplanetas”, como se les conoce, han sido descubiertos por sistemas automatizados como el telescopio espacial Kepler, que vigila continuamente los planetas que se cruzan frente a cientos de miles de estrellas.

Los astrónomos han guardado un oscuro secreto. No somos muy buenos encontrando planetas”

Peter tuthill

Pero encontrar planetas alrededor de un sistema estelar concreto -como Alpha Centauri- es mucho más difícil.

Para mejorar sus posibilidades, el nuevo telescopio espacial dispondrá de un espejo especialmente grabado para crear lo que se conoce como efecto de “pupila difractiva”, que difunde la luz estelar entrante desde un punto diminuto hasta un patrón mucho más grande, con forma de flor, que puede revelar mejor cualquiera de los ligerísimos “bamboleos” causados por la gravedad de los planetas en órbita.

El sistema Alpha Centauri tiene dos estrellas similares al sol, que orbitan entre sí a una distancia aproximadamente 20 veces superior a la que hay entre el sol y la Tierra, explicó Tuthill.

[Rusia compite con la NASA y con Tom Cruise por rodar la primera película en el espacio. Y ya eligió a su actriz]

Cada una de ellas tiene su propia Zona Ricitos de Oro, donde los planetas rocosos tienen la temperatura justa para tener agua líquida en sus superficies, lo que se cree que es necesario para que la vida, tal y como la conocemos, evolucione.

En 2016 se descubrieron dos planetas alrededor de lo que podría ser una tercera estrella del sistema: la enana roja Próxima Centauri, descubierta por el telescopio en 1915 y ligeramente más cercana a nosotros que las otras dos.

Alfa y Beta Centauri, fotografiadas desde Atacama Lodge, Chile, en marzo de 2010.Alan Dyer / VW PICS/Universal Images Group via Getty Images

Pero no se cree que sean aptas para la vida porque Próxima emite dramáticas llamaradas que pueden ser 100 veces más potentes que las del sol, dijo Tuthill.

Esto significa que las estrellas similares al sol de Alfa Centauri pueden ser nuestra mejor apuesta para localizar signos de vida extraterrestre.

[Planeta Tierra: Esto hay detrás de la ‘marea roja’ que mata miles de peces en Florida cada año]

“Si encontramos un planeta de masa terrestre en las zonas habitables de allí, eso constituiría un Santo Grial: un verdadero análogo de la Tierra. Sería un entorno que podría tener todas las mismas condiciones que conocemos aquí en la Tierra”, afirmó.

El proyecto TOLIMAN está respaldado por Breakthrough Initiatives, un fondo de exploración espacial con sede en California.

El grupo ha propuesto explorar Alpha Centauri con Breakthrough Starshot, un proyecto que consiste en miles de diminutas sondas espaciales que pueden ser impulsadas a muy alta velocidad por láseres en la Tierra.

En teoría, la “nanonave” Breakthrough Starshot [un proyecto que desarrolla una flota de micronaves espaciales (conocidas como StarChip) impulsadas con vela solar] podría llegar a Alpha Centauri en unos 20 años, un viaje épico de 25 billones de millas que llevaría decenas de miles de años con las naves espaciales más rápidas que existen actualmente.

“Alpha Centauri está muy cerca, así que si la gente quiere soñar con un vuelo interestelar algún día, entonces este sistema estelar tiene que ser nuestra primera parada en el camino hacia la galaxia”, señaló Tuthill.

[Un prototipo de la nave Starship de SpaceX explota durante un ensayo en Texas]

Si el telescopio TOLIMAN encuentra algún planeta, el siguiente paso será estudiarlo con otros telescopios para determinar la composición de sus atmósferas y, tal vez, incluso encontrar “biofirmas” químicas producidas por la vida.

Las últimas técnicas astronómicas para estudiar las atmósferas de los exoplanetas sólo funcionan bien con planetas muy grandes que orbitan cerca de su estrella, y el estudio de las atmósferas de planetas del tamaño de la Tierra está fuera de su alcance, explicó el astrofísico Chris Watson, de la Universidad Queen’s de Belfast, en Irlanda del Norte.

Sin embargo, se están descubriendo sustancias químicas en planetas más pequeños y “desafiantes” a medida que los científicos encuentran nuevas formas de analizar sus datos y a medida que se dispone de nuevos instrumentos, como el telescopio espacial James Webb.

Watson, que no participa en el proyecto TOLIMAN, forma parte de un equipo que recientemente ha detectado radicales hidroxilos -un componente del agua- en la atmósfera de un planeta que orbita alrededor de una estrella situada a unos 400 años luz de la Tierra.

[Llega al espacio la primera misión tripulada de la NASA con un cohete y una cápsula de SpaceX reciclados]

La detección de sustancias químicas y, posiblemente, de biofirmas en planetas similares a la Tierra en torno a las estrellas de Alpha Centauri será difícil, pero “la observación del sistema planetario más cercano y brillante nos va a proporcionar la vía más probable para el éxito”, afirmó. “Las señales serán muy débiles, por lo que necesitaremos cada fotón de luz para que funcione”.