IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

¿Es posible controlar el envejecimiento? Un estudio con ratones plantea que sí

Un grupo de científicos consiguió envejecer tejidos del cerebro, ojos, músculos, piel y riñones de ratones, e incluso logró lo contrario: rejuvenecerlos reiniciando sus células.

El envejecimiento puede adelantarse o revertirse por científicos, al menos en ratones, según reveló una investigación publicada este jueves en la revista científica Cell.

“Se trata del primer estudio que demuestra que podemos tener un control preciso de la edad biológica de un animal complejo, que podemos hacerla avanzar y retroceder a voluntad”, aseguró David Sinclair, profesor de Genética en el Instituto Blavatnik de la Facultad de Medicina de Harvard, codirector del Centro Paul F. Glenn de Investigación sobre Biología del Envejecimiento y uno de los autores del estudio.

El estudio plantea que además de envejecer a los ratones, pueden revertir ese proceso y devolverles algunos signos de la juventud.
El estudio plantea que además de envejecer a los ratones, pueden revertir ese proceso y devolverles algunos signos de la juventud.dra_schwartz / Getty Images

“Esperamos que estos resultados sean vistos como un punto de inflexión en nuestra capacidad para controlar el envejecimiento”, recalcó.

Tras descubrir la existencia de genes para manipular el envejecimiento de la levadura, Sinclair empezó a explorar la teoría de que hay "un interruptor" que permite a los científicos controlar la longevidad.

[La popularidad de una medicina para perder peso deja sin su tratamiento a diabéticos]

Trece años después, consiguió envejecer tejidos del cerebro, ojos, músculos, piel y riñones de ratones. E incluso lograr lo contrario: rejuvenecerlos reiniciando sus células.

En un artículo publicado en la página de la Universidad de Harvard, Sinclair explicó que pudo resetear las células de los roedores a su antojo en el laboratorio.

Su investigación demostró que "la degradación de la organización y regulación del ADN, que se conoce como epigenética, puede provocar el envejecimiento de un organismo”. Un error en esa información hace envejecer a los ratones y restaurarla invierte el proceso.

“Es como reiniciar una computadora que funciona mal”, aseguró Sinclair. “Es el primer estudio que demuestra que el cambio epigenético es el principal impulsor del envejecimiento en los mamíferos”.

Su trabajo detalla que los cambios químicos y estructurales de la cromatina, un complejo del ADN y proteínas que forma los cromosomas, propician el proceso de envejecer sin alterar el código genético.

“Esperamos que estos hallazgos transformen nuestra forma de ver el proceso del envejecimiento y de abordar el tratamiento de las enfermedades asociadas a él”, resaltó Jae-Hyun Yang, otro de los autores de la investigación.

[Un nuevo medicamento contra el alzhéimer costará 26,500 dólares al año. ¿Quién podrá adquirirlo?]

La teoría de que células envejecidas conservan una memoria de su epigenoma joven “es muy provocadora” y, pese a que el estudio respalda la idea, “no la prueba”, afirmó a la revista Science Maximina Yun, bióloga regenerativa de la Universidad Tecnológica de Dresde (Alemania). 

Para ella, los investigadores deberán replicar los resultados en otros animales y explicar su mecanismo para que el estudio pueda conducir a tratamientos en humanos con enfermedades relacionadas a la edad.

Los científicos, por su parte, esperan que su trabajo inspire a otros a investigar y encontrar nuevas formas de controlar este proceso para prevenir y eliminar males vinculados a la vejez. Además de comprender qué provoca el deterioro del cuerpo para prolongar no solo “el número de años que una persona permanece viva, sino sana”.

“Estamos hablando de tomar a alguien viejo o enfermo y hacer que todo su cuerpo o un órgano específico vuelva a ser joven, de modo que la enfermedad desaparezca”, remarcó Sinclair.

Sin embargo, esto tomará años o décadas, aclaró. Apenas inició la experimentación con primates y falta mucho para que se puedan realizar pruebas en seres humanos de forma segura.