IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Descubren un esqueleto humano prehistórico en una cueva en la Riviera Maya inundada en la última edad de hielo

"No sabemos si el cuerpo fue depositado allí o si fue allí donde murió esta persona", dijo el arqueólogo especialista en cuevas y cenotes Octavio del Río. Este tipo de hallazgos, únicos en todo el planeta, están amenazados por la construcción del Tren Maya.

Por The Associated Press

Un esqueleto humano prehistórico fue hallado en un sistema de cuevas que se inundó al final de la última era de hielo hace 8,000 años, según un arqueólogo especialista en buceo en cuevas de la costa caribeña de México, en la Riviera Maya.

Octavio del Río aseguró que él y su colega Peter Broger vieron el cráneo destrozado y el esqueleto parcialmente cubierto por sedimentos en un cenote, o cueva sumergida, cerca de donde el Gobierno mexicano planea construir un tren turístico de alta velocidad a través de la selva.

Dada la distancia a la que se encuentra la entrada del cenote, el esqueleto no podría haber llegado hasta allí sin un equipo de buceo moderno, por lo que debe tener más de 8,000 años de antigüedad, afirmó Del Río, refiriéndose a la época en que el aumento del nivel del mar inundó las cuevas.

“Ahí está. No sabemos si el cuerpo fue depositado allí o si fue allí donde murió esta persona”, agregó.

Fragmentos de un esqueleto humano prehistórico parcialmente cubierto por sedimentos en un cenote, o cueva submarina, en Tulum, México, el 10 de septiembre de 2022.
Fragmentos de un esqueleto humano prehistórico parcialmente cubierto por sedimentos en un cenote, o cueva submarina, en Tulum, México, el 10 de septiembre de 2022.Octavio del Río vía AP

El especialista reportó que el esqueleto fue localizado a unos 26 pies bajo el agua, aproximadamente un tercio de milla dentro del sistema de cuevas.

Algunos de los restos humanos más antiguos de Norteamérica han sido descubiertos en los cenotes en la costa caribeña del país, y los expertos dicen que algunas de esas cuevas están amenazadas por el proyecto turístico del Tren Maya del Gobierno mexicano.

Del Río, que ha trabajado con el Instituto Nacional de Antropología e Historia en proyectos anteriores, afirmó que ha notificado el descubrimiento al instituto.

[“Se va a degradar toda nuestra selva”: ambientalistas y líderes indígenas denuncian la devastación del Tren Maya]

La entidad no respondió inmediatamente a las preguntas sobre si tiene intención de explorar el sitio.

Pero Del Río insistió el martes que la arqueóloga del instituto, Carmen Rojas, le dijo que el sitio está registrado y será investigado por el Proyecto de Arqueología del Holoceno del instituto en el estado de Quintana Roo.

Afirmó que el cenote --cuya ubicación no reveló por temor a que el sitio pudiera ser saqueado o perturbado-- estaba cerca de donde el Gobierno ha cortado una franja de selva para colocar las vías del tren, y podría ser colapsada, contaminada o cerrada por el proyecto de construcción y el desarrollo posterior.

“Hay que hacer muchos más estudios para interpretar correctamente” el hallazgo, indicó Del Río, señalando que se necesitaría “datos, algún tipo de estudio fotográfico y alguna colección” para determinar exactamente la antigüedad del esqueleto.

Del Río lleva tres décadas explorando la región y, en 2002, participó en el descubrimiento y la catalogación de los restos conocidos como La mujer de Naharon, que murió más o menos en la misma época que Naia, el esqueleto casi completo de una mujer joven que falleció hace unos 13,000 años.

Se descubrió en un sistema de cuevas cercano en 2007.

El Tren Maya

El presidente Andrés Manuel López Obrador se apresura a terminar su proyecto del Tren Maya en los dos años que le quedan de mandato, a pesar de las objeciones de ecologistas, buceadores de cuevas y arqueólogos.

Aseguran que sus prisas dejarán poco tiempo para estudiar los antiguos restos.

Los activistas afirman que el pesado proyecto ferroviario de alta velocidad fragmentará la selva costera y a menudo pasará por encima de las frágiles cuevas y cenotes de piedra caliza, que --por estar inundadas, ser tortuosas y a menudo increíblemente estrechas-- pueden tardar décadas en ser exploradas.

Los cenotes de parte de la costa ya han sido dañados por la construcción sobre ellos, atravesados por pilotes de cemento utilizados para soportar el peso de arriba.

[Cómo México ha recuperado tesoros arqueológicos desaparecidos (o robados)]

La línea del Tren Maya, de 950 millas de longitud, pretende recorrer la península de Yucatán en forma de bucle, conectando complejos turísticos de playa y yacimientos arqueológicos.

El tramo más controvertido es el que atraviesa la selva entre los centros turísticos de Cancún y Tulum.

Del Río afirmó que la ruta a través de la selva debería abandonarse y que el tren debería construirse sobre la ya afectada carretera costera entre Cancún y Tulum, como se había planeado originalmente.

López Obrador abandonó la ruta de la autopista después de que los propietarios de hoteles expresaran sus objeciones y de que los costos y las interrupciones del tráfico se convirtieran en una preocupación.

“Lo que queremos es que cambien de ruta en este punto, por los hallazgos arqueológicos que se han hecho allí, y su importancia”, aseguró Del Río.

“Que quiten el tren de ahí y lo pongan donde dijeron que iban a construir antes, en la autopista... una zona que ya ha sido afectada, devastada”.