IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

¿De dónde viene la creencia popular de que el 13 es un número de "mala suerte"?

Más de 40 millones de personas en EE.UU. admitieron en una encuesta que les molestaría alojarse en el piso 13 de los hoteles de gran altura. Aunque parezca una cuestión trivial, la fobia a ese número ha sido investigada científicamente y los expertos parecen tener explicaciones.

Barry Markovsky - The Conversation

Más de 40 millones de personas en Estados Unidos admitieron en una encuesta que les molestaría alojarse en el piso 13 de los hoteles de gran altura.

Y, según la compañía de ascensores y elevadores Otis Elevator Co., por cada edificio con una planta numerada ‘13’, otros seis edificios fingen no tenerla, saltando de la ‘12’ directamente a la ‘14’.

Muchas personas en países de Occidente se sienten incómodas los viernes 13. Por supuesto, a veces ocurren cosas malas en esa fecha, pero no hay pruebas de que suceda de forma desproporcionada.

Como sociólogo especializado en psicología social y procesos grupales, no me interesan tanto los miedos y obsesiones individuales. Lo que me fascina es cuando millones de personas comparten la misma idea errónea hasta el punto de que afecta su comportamiento a gran escala.

Es el caso del gran poder que tiene el número 13.

El origen de la superstición

El origen de la mala reputación del 13 —conocido como triskaidekafobia o fobia al 13— es turbio y especulativo. La explicación histórica puede ser tan sencilla como su yuxtaposición fortuita con el afortunado 12.

Joe Nickell hace investigaciones sobre afirmaciones paranormales para el Committee for Skeptical Inquiry, una organización sin ánimo de lucro que examina científicamente afirmaciones controvertidas y extraordinarias.

El investigador señala que el 12 suele representar la “plenitud”: el número de meses del año, los dioses del Olimpo, los signos del zodiaco y los apóstoles de Jesús. Mientras tanto, el 13 contrasta con estos símbolos de bondad y perfección.

Los días número 13 son para muchas culturas de mala suerte.
Los días 13 son, para muchas culturas en el mundo, de "mala suerte". Kinga Krzeminska / Getty Images

El número 13 puede asociarse a algunos invitados famosos pero indeseables en una fiesta. En la mitología nórdica, el dios Loki fue el decimotercero en llegar a un banquete en el Valhalla, donde engañó a otro asistente para que matara al dios Baldur. En el cristianismo, Judas —el apóstol que traicionó a Jesús— fue el decimotercero invitado a la Última Cena.

[La nueva y más inclusiva manera de celebrar a una quinceañera sin importar la identidad sexual]

Pero lo cierto es que los procesos socioculturales pueden asociar la mala suerte a cualquier número. Cuando las condiciones son favorables, un rumor o superstición genera su propia realidad social, haciendo una bola de nieve como una leyenda urbana rodando cuesta abajo por la colina del tiempo.

En Japón, el 9 da mala suerte, probablemente porque suena parecido a la palabra japonesa que en español significa “sufrimiento”.

En Italia, el número de la "mala suerte" es el 17.

En China, el 4 suena como la palabra “muerte” y la gente lo trata de evitar con más ímpetu que las personas de Occidente con el 13 —incluso hay personas que pagan dinero a las compañías de celulares para evitarlo.

Y aunque el 666 se considera una combinación numérica de la suerte en China, muchos cristianos de todo el mundo lo asocian con una bestia maligna descrita en el libro bíblico del Apocalipsis. Incluso existe una palabra para designar el miedo intenso al 666: hexakosioihexekontahexafobia.

¿Qué dicen los expertos?

Hay muchos tipos de fobias específicas, y las personas las tienen por diversas razones psicológicas.

Pueden surgir de experiencias negativas directas: el miedo a las abejas después de haber sido picado por una, por ejemplo. Otros factores de riesgo para desarrollar una fobia son ser muy joven, tener familiares con fobias, tener una personalidad más sensible y estar expuesto a otras personas con fobias.

Parte de la reputación del 13 puede estar relacionada con un sentimiento de desconocimiento, o “sensación de anomalía”, como se denomina en la literatura psicológica.

En la vida cotidiana, el 13 es menos común que el 12. No hay un mes 13, una regla de 13 pulgadas o las 13 horas. Por sí misma, la sensación de falta de familiaridad no provoca una fobia, pero investigaciones psicológicas demuestran que favorecemos lo que nos resulta familiar y desfavorecemos lo que no.

Esto hace que sea más fácil asociar el 13 con atributos negativos.

[Imágenes de las primeras (e inusuales) nevadas de 2022 que sorprendieron a muchas ciudades de EE.UU.]

La gente también puede asignar significados oscuros al 13 por la misma razón que muchos creen en los “efectos de la luna llena”.

Las creencias de que la luna llena influye en la salud mental, los índices de criminalidad, los accidentes y otras calamidades humanas han sido ampliamente desmentidas.

Aun así, cuando la gente busca confirmar sus creencias, es propensa a inferir conexiones entre factores no relacionados. Por ejemplo, tener un accidente de auto durante la luna llena o un viernes 13 hace que el suceso parezca más memorable y significativo. Una vez que se han fijado, es muy difícil deshacerse de estas creencias.

También están los potentes efectos de las influencias sociales.

Hace falta un pueblo entero —o Twitter— para que los miedos se aglutinen en torno a un número inofensivo. La aparición de cualquier superstición en un grupo social —miedo al 13, a pasar por debajo de las escaleras, a no pisar una grieta, a tocar madera, etc.— no es diferente al surgimiento de un meme.

Aunque ahora el término se refiere más a menudo a imágenes ampliamente compartidas en Internet, fue introducido por primera vez por el biólogo Richard Dawkins para ayudar a describir cómo una idea, una innovación, una moda u otra información puede difundirse a través de una población.

Un meme, según su definición, es similar a un fragmento de código genético: se reproduce a medida que se comunica entre la gente, con el potencial de mutar en versiones alternativas de sí mismo.

El meme del 13 es una simple información asociada a la mala suerte. Por las razones expuestas anteriormente, tiene eco en la gente y se propaga culturalmente. Una vez adquirido, este pedazo de pseudoconocimiento da a los creyentes una sensación de control sobre los males asociados a él.

Falsas creencias, pero consecuencias ciertas

Quienes trabajan en relaciones públicas de distintas empresas han parecido sucumbir también a las supersticiones populares por distintos motivos.

Tal vez debido a la casi trágica misión Apolo 13, la NASA dejó de numerar secuencialmente otras misiones.

En Bélgica, las quejas de los pasajeros supersticiosos llevaron a la aerolínea Brussels Airlines a renovar su logotipo en 2006. Hasta entonces era una imagen en forma de “b” formada por 13 puntos. La aerolínea añadió el decimocuarto. Al igual que muchas otras aerolíneas, la numeración de las filas de sus aviones se salta el 13.

[Este mural de Angelina Jolie en Italia busca crear conciencia sobre el cáncer de mama]

Como las creencias supersticiosas son intrínsecamente falsas, es tan probable que hagan daño como que hagan bien.

Me gustaría creer que las organizaciones influyentes —quizás incluso las empresas de ascensores com Otis Elevator Co.— harían un bien mayor en advertir al público sobre los peligros de aferrarse a las falsas creencias, en lugar de seguir legitimándolas.