IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Así ha cambiado 2020 nuestra relación con Internet y la tecnología, posiblemente para siempre

La pandemia de coronavirus ha impulsado el uso de muchas herramientas tecnológicas que se han acoplado a nuestro estilo de vida. Pese a que en 2019 la adicción a Internet y a las redes sociales se hizo patente, la idea de pasar aún más tiempo delante de una pantalla ya no suena tan loca.
Educación en casa
Angela Atkins ayuda a su hijo a resolver un problema de matemáticas en su computadora portátil en su casa en Oxford, Mississippi, el 18 de diciembre de 2020.AP Photo/Leah Willingham

Por David Ingram - NBC News

En 2020, conversamos a través de Zoom. Nos ejercitamos con Peloton. Cenamos gracias a DoorDash. Hicimos la compra con Instacart. Meditamos con Headspace.

En retrospectiva, tal vez no estábamos usando Internet lo suficiente.

Esa podría haber sido una idea absurda en 2019, cuando el "tiempo de pantalla" y la adicción de las redes sociales se hizo patente. Fue el año en que se arraigó una reacción política contra la industria de la tecnología, junto con el creciente rechazo de los empleados de la industria de la tecnología, que temían haber levantado monstruos que no podían controlar.

Pero después de un año de pandemia que impulsó más la vida en línea, la idea de pasar aún más tiempo en Internet ya no suena tan loca. Y eso podría cambiar la sensibilidad de algunas personas hacia la tecnología o incluso que se sientan un poco más agradecidas usando estas herramientas.

Incluso si están cansados ​​de las conversaciones a través de Zoom.

"Hay mucha negatividad en torno a la tecnología, pero sin Zoom, no hubiéramos superado este 2020", afirmó Om Malik, fundador de la empresa de medios tecnológicos GigaOm e inversor.

[Google enfrenta acusaciones de racismo tras el despido de dos empleadas negras]

Zoom, el popular programa de videollamadas y reuniones virtuales, y aplicaciones como esta han sido "la madera flotante a la que necesitábamos aferrarnos en los mares agitados de este año", escribió Malik en una publicación de su blog el mes pasado. Millones de personas fueron atendidos por sus médicos a través de una pantalla o se conectaron a aulas en línea para que sus hijos pudieran seguir recibiendo clases durante el confinamiento o hicieron videoconferencias para celebrar sus cumpleaños.

Llámelo la zoomificación de la sociedad, y puede que apenas haya comenzado.

"Los hábitos de consumo que comenzaron durante la pandemia son tan duraderos que serán permanentes. Creo que serán pegajosos", opinó Nicole Quinn, socia de la firma de capital de riesgo Lightspeed Venture Partners.

Preguntas persistentes

La utilidad de la tecnología en 2020 no significa que se hayan respondido las preguntas más complejas sobre su uso. Aunque en muchos sentidos, la pandemia hizo que algunas se despejaran. La educación remota significaba que los ciudadanos sin varias computadoras en casa y un acceso fácil o barato a Internet de banda ancha lo tuvieran más complicado. La desinformación sobre el COVID-19 y sus vacunas ha sido desenfrenada en las redes sociales. E Internet también fue un arma para que los estafadores se beneficiaran del caos provocado por la pandemia.

[Entraron a robar mientras estaba en una clase por Zoom y esa fue su salvación]

El escrutinio gubernamental persiste. Es probable que las demandas antimonopolio iniciadas por casi todos los estados en los últimos meses por el dominio de Facebook y Google duren años, y es poco probable que la Administración entrante de Biden sea tolerante con la industria tecnológica.

El Congreso está debatiendo una reescritura de algunas de las leyes que rigen Internet, incluidas las protecciones de privacidad y el escudo de responsabilidad del que disfrutan las plataformas tecnológicas. Y los estados de todo el país se están convirtiendo en campos de batalla sobre la mejor manera de regular a empresas que ofrecen trabajos autónomos como Uber, Lyft y DoorDash.

Cambio de actitudes

Pero para los afortunados, el papel central de la tecnología durante la pandemia puede moderar su opinión hacia Silicon Valley. Incluso las familias que antes no tenían pantallas en su vida han reconsiderado el lugar que ocupan celulares y computadoras en sus hogares.

Según Malik, puede ser un cambio tan fundamental como el surgimiento del motor de búsqueda de Google hace dos décadas.

[El periodista Jeffrey Toobin es despedido de la revista The New Yorker tras mostrar sus partes íntimas en una videollamada de Zoom]

"Cuando apareció Google, todos tuvimos esta experiencia de búsqueda que fue bastante asombrosa, y comenzamos a acostumbrarnos a la idea de que la búsqueda aumentara nuestra capacidad para encontrar e investigar información. Recableó a toda una generación", recordó en una entrevista.

"Las personas que crecieron de forma nativa en Google piensan de manera diferente sobre la información y cómo la consumen", dijo. "Cuando algo tan grande se arraiga en la sociedad, comienza a cambiarlo todo".

Las videoconferencias con médicos y enfermeras alguna vez fueron raras, pero ahora son utilizadas por millones de pacientes, incluidos los estadounidenses mayores que tienen Medicare. Las nuevas empresas de aprendizaje en línea están planificando un futuro en el que millones de personas más utilicen las videollamadas para la educación, incluso después de que las aulas vuelvan a abrir por completo. Algunos piensan que la comunicación basada en hologramas puede ser lo siguiente.

Y eso sin mencionar a los empleados de oficinas, que pueden continuar trabajando a distancia al menos parte de sus semanas dependiendo de sus empresas.

"Lo digital se ha convertido en un muy buen sustituto de algunas experiencias", apuntó David Thacker, socio de la firma de capital de riesgo Greylock. "Te permite hacer más. Puedo ver y hablar con más personas. Puedo asistir a más reuniones. Puedo hacer más ejercicio", expuso.

Una captura de pantalla de la reunión por Zoom de la Junta de Educación del Estado de Kansas, el miércoles 22 de julio de 2020, en Topeka, Kansas.Kansas State Board of Education via AP

Algunas personas pueden maldecir la cantidad de tiempo que pasan delante de las pantallas durante la pandemia y esperan tener la oportunidad de pasar menos tiempo en línea y más tiempo juntos, recuperándose de la "fatiga del zoom". Pero la eficiencia y la conveniencia de servicios como la telesalud pueden ser demasiado buenas para dejarlas pasar.

"Creo que la gente querrá viajar de nuevo. Y creo que querrán conocerse en persona, pero también pienso que serán más selectivos cuando se reúnan", opinó Thacker.

Dijo que espera que el cambio a las compras en línea persista más allá de la crisis del coronavirus incluso para compras importantes que involucran una deliberación significativa, como los automóviles. Amazon, el mayor minorista en línea, ha estado agregando un promedio de 1.400 trabajadores por día en anticipación de que continuará el rápido crecimiento.

Lo viejo es nuevo

Una característica del boom tecnológico de 2020 es que muchos de los productos tecnológicos recientemente populares no eran realmente nuevos. Zoom, por ejemplo, se fundó en 2011. DoorDash, la aplicación para pedir comida a domicilio, Headspace proveedor de sesiones de meditación guiada, Peloton, fabricante de bicicletas estáticas que ofrece clases de ejercicio en línea, o Instacart, plataforma que ofrece servicio de entrega de comestibles a casa, ya existían, pero no formaban parte de las rutinas de muchas personas.

[Así es cómo los genes determinan sus rasgos faciales]

Se necesitó una crisis para que la gente las descargara, acelerando años lo que había sido una evolución lenta.

"La gente no cambia su forma de hacer las cosas muy a menudo", afirmó Thacker. "Tiene que haber algo que los impulse, y la pandemia simplemente los obligó. No sé si alguna vez hemos tenido un suceso como este en la historia moderna", añadió.

El impacto más duradero de la pandemia sobre los hábitos tecnológicos podría estar en la dinámica diaria de cada hogar, donde ahora el trabajo se mezcla con la familia como si fueran comerciantes de un siglo pasado. Los límites establecidos en los últimos años se están difuminando.

[Un hacker logró adivinar la contraseña de Twitter de Trump: “maga2020!”, según fiscales]

"Concebir el hogar como un castillo de vida doméstica y retiro del mundo es algo reciente en la historia de la humanidad", recordó Alex Soojung-Kim Pang, autor y consultor que ha escrito tres libros sobre la relación de las personas con la tecnología.

"La idea de una casa suburbana en la que no se cultivaba ningún alimento o no se tenía un taller ni una oficina, habría sido completamente ajena a alguien hace 100 años", señaló. "Estamos regresando a un modelo de vida laboral y familiar que nuestros padres no habían conocido, pero sí lo hicieron nuestros bisabuelos", apuntó.