IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Amaterasu o 'Diosa del sol': la misteriosa partícula de otra galaxia que intriga a los científicos

“Debería ser un importante mensajero del universo sobre fenómenos extremadamente energéticos, pero necesitamos desentrañar su misterioso origen”, afirma uno de los investigadores que hizo el hallazgo.

Una misteriosa y potente partícula que habría llegado a la Tierra en una lluvia de otros fragmentos tiene entusiasmada a la comunidad científica gracias a su nivel de energía, un millón de veces superior al que se puede generar incluso en los más potentes aceleradores de partículas que existen en los laboratorios.

La partícula Diosa del sol, un rayo cósmico que arribó al planeta desde regiones lejanas del universo, fue apodada Amaterasu por Amaterasu Omikami, la diosa del sol y del universo en la mitología japonesa, cuyo nombre significa “que brilla en el cielo”.


"Amaterasu", rayo cósmico de ultra alta energía captado el 27 de mayo de 2021 por el experimento Telescope Array.
"Amaterasu", rayo cósmico de ultra alta energía captado el 27 de mayo de 2021 por el experimento Telescope Array.Osaka Metropolitan University/L-INSIGHT, Kyoto University/Ryuunosuke Takeshige

“Se trata de la partícula cargada más energética que se ha detectado por el experimento Telescope Array”, le dijo a space.com Toshihiro Fuji, investigador de la Universidad Metropolitana de Osaka y uno de los descubridores de la partícula.

La expectativa alrededor de esta partícula es tal que se cree que pueda crear una rama completamente nueva de la astrofísica, gracias al nivel de energía nunca visto en 30 años de detecciones de rayos cósmicos.

En la detección de Amaterasu participaron 507 detectores repartidos en 270 millas cuadradadas del alto desierto del condado de Millard, en Utah y fue tan sorpresiva que inicialmente se creyó que se trataba de algún tipo de error.

“Pensé que era un fallo mío, pero después de comprobar los detalles del suceso me entusiasmó constatar que no se trataba de un error”, explicó Fujii.

Más allá de lo establecido

Amaterasu fue detectada por primera vez el 27 de mayo de 2021 y llegó a exhibir una energía de 224 exa-electronvoltios (EeV), situándola al nivel de la energía similar al del rayo cósmico más energético jamás descubierto, la partícula Oh My God!, la cual fue detectada en octubre de 1991 por la cámara Fly’s Eye en Dugway Proving Ground, Utah.

“La partícula Amaterasu debería ser un importante mensajero del universo sobre fenómenos extremadamente energéticos, pero necesitamos desentrañar su misterioso origen”, explicó Fujii.

Sin tener ningún objeto astrofísico o acontecimiento cósmico en la dirección de la que parece proceder Amaterasu, los científicos plantean algunas vías de investigación más allá del Modelo Estándar de la física de partículas, considerado el mejor esbozo sobre estos rayos cósmicos en el universo y su interacción entre sí.

[Científicos descubren el agujero negro más antiguo del universo: 470 millones de años después del “Big Bang”]

Fuji precisa que una posibilidad es que Amaterasu “haya sido acelerada por fenómenos extremadamente energético”, tal como una explosión de rayos gamma o u chorro desde un agujero negro supermasivo que se alimenta en el centro de núcleos galácticos activos. “Otra posibilidad es la creación en un escenario exótico, como la desintegración de materia oscura superpesada, una nueva partícula, procedente de una física desconocida más allá del Modelo Estándar”.

El equipo en el que se desenvuelve Fuji lleva cazando rayos cósmicos con el experimento Telescope Array en Utah desde 2008, y ahora lo hará con una sensibilidad cuatro veces mayor gracias al proyecto recién actualizado.

Desde este equipo de investigación esperan que otros observatorios de nueva generación también se unan a la cacería de rayos cósmicos para ayudar a los científicos a generar una investigación más detallada sobre Amaterasu.

“Estoy entusiasmado por haber encontrado un nuevo misterio en la ciencia que resolver”, indicó Fujii.