Caso bebés robados: Hallan culpable a un doctor en España. Pero no irán a prisión

Eduardo Vela, de 85 años, considerado el autor de los tres delitos de los que se le acusaba, no ha sido condenado porque todos los cargos prescribieron cuando la denunciante cumplió la mayoría de edad en 1987

Un tribunal español considera culpable de “tráfico de niños” al ex ginecólogo Eduardo Vela, de 85 años, pero no irá a prisión. El autor de los tres delitos de los que se le acusaba: detención ilegal, suposición de parto cometido por facultativo y falsedad en documento oficial, no ha sido condenado este lunes porque todos los cargos prescribieron cuando la denunciante, Inés Madrigal, cumplió la mayoría de edad en 1987. Esta tiene ahora 42 años y denunció el caso en 2012.  La Fiscalía pedía para el médico 11 años de prisión y 350,000 euros (401,000 dólares) para la víctima.  

Madrigal fue arrebatada a su madre en la clínica San Ramón de Madrid en 1969 y entregada a una mujer estéril. Cuando cumplió 18 años, la que pensaba que era su madre, Inés Pérez, le contó que era adoptada. La joven fue a hablar con un cura que había mediado en el proceso y le dijo que su madre no la podía tener. No le dio más explicaciones. Finalmente en 2012 denunció. Tenía una prueba de ADN que apunta que Pérez no es su madre, mientras que el doctor Vela firmó su acta de nacimiento asegurando que sí. Ahora se ha convertido en la protagonista del primer juicio de bebés robados de España y la primera víctima reconocida.  

Para acelerar el proceso tuvo que denunciar a su madre adoptiva. Esta aceptó y fue imputada en el caso. En el juicio, Pérez acusó al doctor Vela de haber sido el hombre que le explicó a fingir el embarazo. “Me decía que hiciera como que tenía náuseas y simulara la barriga con un cojín…”, dijo, según informa EL PAÍS.

Pérez murió en 2016 y según cuenta su hija adoptiva nunca supo que engañaron a otra mujer. “Quería ayudarme a conocer mi origen. A ella le dijeron que mi madre era una mujer casada que había tenido una aventura”, reporta este diario.  

En España han sido archivados miles de casos de robo de bebés por haber prescrito. La niña robada recurrirá la sentencia en el Tribunal Supremo y solicita 13 años de prisión para el doctor Eduardo Vela. Aunque según reconoce Madrigal no quiere dinero, ni cárcel. “Sí me gustaría que esto terminara en una sentencia condenatoria, pero más que vaya a la cárcel, me gustaría que contara la verdad. Para que esas madres puedan decirle a sus hijos: ‘No te abandoné’ y esos hijos saber que no les abandonaron”, dice.  

La sentencia de este lunes considera probado que el doctor simuló "la existencia de un parto que no se había producido", entregó a la niña "fuera de los cauces legales" e hizo "una filiación falaz" sin consentimiento de sus verdaderos padres. No obstante, no ha sido condenado porque el tribunal considera que todos los delitos prescribieron al alcanzar la denunciante la mayoría de edad.  

En la clínica San Ramón, rodeada de miles de denuncias por robos de bebés, también trabajaba la monja María Florencia Gómez Valbuena, la primera persona a la que un juez abrió diligencias en España por un caso de estas características, aunque falleció cuatro días después de la llamaran a declarar, en 2013. 

Los casos en España de recién nacidos que fueron quitados a sus padres con engaños para entregarlos a otras familias, que en muchas ocasiones pagaron previamente, ocurrieron sobre todo entre 1950 y 1990.