Casi la mitad de los empleados en un centro de ICE en Arizona dan positivo de COVID-19

Un guardia ha muerto. Dos empleados y 14 migrantes dicen que la escasez de personal ha dejado a los detenidos en celdas sin acceso a duchas, lavandería y otras necesidades.

Julia Ainsley y Jacob Soboroff - NBC News

Casi la mitad de los empleados en un centro de detención del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés) en Arizona ICE han dado positivo por el COVID-19. Un guardia de seguridad ha muerto por complicaciones de la enfermedad y, de acuerdo a dos empleados y 14 inmigrantes bajo custodia, la escasez de personal ha dejado a los detenidos en sus celdas sin acceso a duchas, lavandería y otras necesidades.

[Nuestra cobertura completa sobre el coronavirus]

CoreCivic, la compañía contratada para administrar el centro de detención de Eloy en Arizona, dijo que 127 de sus aproximadamente 200 empleados han dado positivo en coronavirus desde el comienzo de la pandemia, aunque algunos se han recuperado y volvieron a trabajar.

ICE no ha informado sobre el número de empleados contratados infectados, por lo que no se sabía previamente cuántos miembros del personal de Eloy habían contraído el virus.

Centro de detención de Eloy en Arizona.AP

"Hay miedo en nuestro personal. ¿Cómo puedes trabajar en un lugar donde temes por tu vida o temes por tu familia?", se preguntó uno de los trabajadores recientemente, hablando bajo condición de anonimato.

ICE informa que 222 inmigrantes detenidos en Eloy han dado positivo desde el comienzo de la pandemia, y grupos de defensa de los derechos de los inmigrantes han demandado que se libere a inmigrantes por temor a que puedan infectarse. La población de la instalación cambia constantemente, pero puede albergar hasta 1,500 detenidos.

Los abogados del Proyecto Florence, uno de los grupos que luchan por liberar a más migrantes, hablaron con 13 de sus clientes de Eloy en junio y dijeron que casi todos informaron una disminución en el número de guardias que generalmente vigilan sus celdas.

[Piden liberaciones de centros de ICE por la amenaza del coronavirus: "Vamos a ver gente morir"]

Cuatro informaron haber sido retenidos en sus celdas al menos una vez durante más de 24 horas debido a la falta de guardias para vigilarlos; otros denunciaron que permanecieron en sus celdas de forma sistemática en todo momento a excepción de 20 minutos al día.

Abogados de un inmigrante informaron a mediados de junio que su cliente "dijo que durante las últimas dos semanas, el número de guardias ha estado disminuyendo".

"Como resultado, nadie ha podido tomar el tiempo de recreo durante una semana y media. Otro servicio que se ve afectado es la lavandería, que se reduce a una vez por semana. La gente está empezando a lavar su propia ropa ", se quejó.

Otra firma en representación de otro inmigrante asegura que “un cliente ayer [martes 16 de junio] dijo que, debido a la falta de guardias en Eloy, los mantienen encerrados en las habitaciones (celdas) todo el día, y está afectando ser trasladados a los teléfonos para llamar sus abogados ".

Una tercera, con un mensaje correspondiente a otro detenido en junio, reportó que "otro cliente en Eloy informa que fue encerrado a partir de las 6 pm en adelante durante una semana y todo el día durante el fin de semana. Informa que no recibió alimentos ni agua durante más de 24 horas durante el fin de semana debido a la falta de personal".

Una cuarta firma de otro de los encerrados y de ese mismo día explica que "un cliente informó nuevamente que están aislados desde las 7 p.m. hasta las 3 p.m. del día siguiente. El momento en que están fuera del encierro es el único momento para bañarse o hacer llamadas".

[ICE promete liberar a migrantes tras denuncias de ocultamiento de contagios en sus cárceles]

CoreCivic negó que durante la pandemia se les haya negado a los detenidos el acceso a necesidades básicas como comida, duchas, lavandería o acceso a sus abogados.

"Parece que los detenidos pueden estar usando la palabra 'encierros' para referirse a los procedimientos de cohorte de la instalación, que tienen como objetivo prevenir la propagación de la infección. Durante esos procedimientos, no hay pérdida de privilegios o actividades. Los detenidos nunca han sido confinados a sus celdas durante 23 horas ", destacó un portavoz de CoreCivic.

Uno de los empleados dijo a NBC News en julio que "a veces no tenemos suficiente personal para dejar salir a una cápsula", en referencia a bloques de celdas en las que están encerradas unas 50 personas.

"Permanecen en el interior de las celdas porque no tenemos suficiente personal para abrir esa cápsula", añadió.

Un portavoz dijo que ICE ha comenzado a realizar pruebas voluntarias en todos los detenidos en Eloy y ha suspendido nuevas admisiones "para evaluar aún más a la población actual y reducir la propagación del COVID-19".

Los detenidos y los empleados aseveraron que creen que se debería haber hecho más antes para contener el brote.

Denuncias de ocultamiento de contagios en los centros de ICE]

Según una presentación en la corte federal de Arizona que no se había hecho pública hasta ahora, el detenido Yarjelis Madueno Dávila informó a su abogado en mayo que "los oficiales de correccionales no usan máscaras y guantes regularmente. Incluso si tienen máscaras puestas, a veces se las quitan para hablar ".

Un portavoz de CoreCivic  aseguró que "de acuerdo con las recomendaciones de los CDC, se han proporcionado máscaras faciales a todo el personal y las personas bajo nuestro cuidado en todas las instalaciones, incluido Eloy, desde abril. El personal debe usar máscaras".

En su conversación con su abogado, Dávila también denunció “para la higiene, obtenemos tres pequeños recipientes de champú, aproximadamente 1.5 onzas por semana. No obtenemos jabón".

En respuesta a las acusaciones de Dávila, CoreCivic sostuvo que "se proporciona jabón y otros productos básicos como champú a los detenidos de forma gratuita. Los detenidos pueden solicitar y obtener jabón adicional según sea necesario".

Dávila también reveló a su abogado que recibió solo una máscara durante un mes entero y que pudo acercarse y tocar a la mujer que estaba a su lado cuando hablaba con su abogado por teléfono de Eloy, según el documento judicial.

Sobre esa última queja, CoreCivi respondió que "si algún detenido necesita una nueva máscara facial, se le proporciona una. A los detenidos se les ha entregado dos máscaras faciales y se las puede lavar con sus uniformes en los días de lavado".

Además, "el personal de la instalación ha marcado ciertos teléfonos que no deben usarse con una 'X' o los ha cubierto en una bolsa de plástico para crear un distanciamiento social apropiado cuando los detenidos necesitan hacer llamadas telefónicas", explicó.

[Inmigrantes en custodia de ICE exigen protección ante el coronavirus]

En un comunicado a NBC News, la compañía indicó que "COVID-19 ha creado desafíos extraordinarios para cada sistema correccional y de detención en los Estados Unidos, públicos y privados. Al mismo tiempo, el estado de Arizona, en general, está experimentando un crecimiento significativo en caso del COVID -19. Hemos trabajado en estrecha colaboración con nuestros socios gubernamentales y funcionarios de salud estatales para responder a esta situación sin precedentes de manera adecuada, exhaustiva y con cuidado para el bienestar de los que nos han sido confiados a nosotros y a nuestras comunidades".

"Estas son acusaciones sin fundamento, y los reclamos simplemente no reflejan las medidas afirmativas y proactivas para combatir la propagación del COVID-19 que nuestra instalación ha estado tomando durante meses. Nos preocupamos profundamente por nuestros empleados dedicados y trabajadores y los detenidos en nuestro cuidado y estamos comprometidos con su seguridad. Trabajamos duro para garantizar que tengan las herramientas necesarias para sentirse seguros haciendo su trabajo todos los días", según la misma nota.

Una 'zona de guerra'

Un empleado reveló que en las últimas semanas él y otros han tenido miedo de ir a trabajar a Eloy y mantuvo que los líderes en las instalaciones deberían haber hecho un mejor trabajo informando al personal desde el principio si habían entrado en contacto con alguien con el virus.

"La mayoría de nuestro personal está en una zona de guerra. Estamos expuestos a diario", lamentó el empleado. "No estaban haciendo el mejor seguimiento de contratos en las instalaciones, y por eso creo que la exposición se ha extendido entre el personal, los detenidos y los familiares del personal".

Centro de detención de Eloy en Arizona en una imagen de archivo.Getty Images

CoreCivic explicó que Eloy defendió que "ha contado el personal adecuado durante toda la pandemia" y ha trasladado a 50 de sus empleados a las instalaciones desde otros centros del país.

"Parte de nuestra planificación integral de COVID-19 incluye contingencias para emplear personal de otras instalaciones de todo el país con menores impactos del COVID-19 para apoyar a aquellas instalaciones que pueden tener mayores impactos del COVID-19", según un aviso de la empresa.

CoreCivic ofrece un aumento salarial para todos los miembros del personal que eligen ser asignados a otros lugares, así como un bono de 500 dólares para todos los trabajadores de primera línea.

Pero otro empleado que habló con NBC News especificó que los miembros del personal se han llevado el virus a casa y que algunos miembros de la familia han sido infectados.

Después de la muerte del guardia, dijo el otro empleado, algunos trabajadores dejaron de acudir al trabajo "por temor a sus familias".

Ese empleado, que aún acude a trabajar a Eloy, subrayó que se compadece de los detenidos que permanecen en sus celdas durante la pandemia.

"Están encerrados. No pueden lidiar con sus casos", dijo. "A veces no podemos dejar que usen el teléfono debido a la falta de empleados. Es abrumador, no solo para los detenidos, sino también para el personal. Podemos verlo en sus caras".

Vea también:

Este 'dreamer' se contagia de COVID-19 en un centro de detención de ICE

Muere un inmigrante infectado por el COVID-19 en un centro de detención de ICE

Inmigrantes en centros de detención de ICE denuncian intentos de separación de madres e hijos