Caravana migrante coloca a México ante un dilema por la presión de EEUU: expertos

"El dilema en que se encuentra México es, por un lado, tratar de ser diplomático y garantizar los derechos humanos de los migrantes, como pide Estados Unidos, y por otro lado enfrentar amenazas de los Estados Unidos y esperar tener una buena relación con la nueva administración", dijo un experto

miles de migrantes que se dirigen hacia el norte a través de méxico colocan a las autoridades de ese país ante un "dilema" sobre cómo abordar la llamada caravana ante el aumento de la presión por parte de estados unidos.

expertos en la región dijeron que la evidencia muestra que méxico estaba adoptando una posición dura en algunos aspectos ante la caravana de aproximadamente 7,0000 migrantes que comenzó en honduras, pero las autoridades también fueron más acogedoras de lo que uno esperaría para un país que en los últimos años ha deportado más centroamericanos que estados unidos.

relacionado: la caravana migrante retoma la marcha antes del amanecer desde huixtla

"el dilema en que se encuentra méxico es, por un lado, tratar de ser diplomático y garantizar los derechos humanos de los migrantes, como pide estados unidos, y por otro lado enfrentar amenazas de los estados unidos y esperar tener una buena relación con la nueva administración", dijo ariel ruiz soto, analista asociado de políticas en el instituto de políticas de migración.

"¿entonces aumenta la aplicación de la ley, aunque ya es bastante importante y luego, cómo mantiene una apariencia pública positiva en la forma en que maneja la migración?" preguntó, y agregó: "méxico se está adaptando a la idea de ser un país de tránsito".

el departamento de seguridad nacional de los estados unidos también está rastreando una nueva caravana que se está formando, esta vez desde el salvador, según dos funcionarios de estados unidos, así como una fuente local en américa central y un informe interno del gobierno de los estados unidos obtenido por nbc news.

relacionado: cinco mitos desmentidos sobre la caravana migrante

el martes, el presidente donald trump pidió un cambio en la ley de inmigración y dijo que "no podemos permitir que nuestro país sea violado de esta manera" en referencia a la caravana y repitió sin presentar evidencia que personas de oriente medio, "los buenos y los malos", estaban en el grupo.

trump tuiteó el lunes que, "lamentablemente, parece que la policía y el ejército de méxico no pueden detener la caravana" y que le había dicho a la patrulla fronteriza de los estados unidos y al ejército que la situación era una emergencia nacional. había dicho anteriormente que estados unidos rechazará a los que no intenten buscar asilo en méxico, pero que los migrantes no tienen la obligación de hacerlo.

el asilo es una forma de ayuda reconocida por el derecho internacional y ley en estados unidos. las personas pueden buscar asilo en los estados unidos si han sido perseguidas en sus países de origen o temen ser perseguidas por su raza, religión, nacionalidad o pertenencia a un grupo social o político en particular.

en 2014, méxico comenzó su política de frontera sur para acabar con la inmigración no autorizada a través de américa central después de que el gobierno de obama declarara una crisis por el número de niños migrantes que llegaban a la frontera.

aunque el gobierno mexicano ya había priorizado la "aplicación de la ley” en lugar de “la protección y el asilo" durante la última década, "el plan de la frontera de 2014 incrementó los esfuerzos de aplicación de la ley de inmigración", dijo daniella burgi-palomino, asociada senior del grupo de trabajo de américa latina.

"lo que vimos en 2014 fue que el gobierno mexicano intensificó eso con el apoyo, la presión y el financiamiento de estados unidos", señaló.

los datos proporcionados por el instituto de política de migración mostraron que méxico ha deportado a más personas del triángulo del norte (guatemala, honduras y el salvador) de su país que estados unidos cada año desde 2015.

después de sacar a aproximadamente 77,000 migrantes de méxico en 2013, la nación deportó a 91,000 personas en 2014, aproximadamente 165,500 en 2015, otras 149,000 en 2016 y más de 94,500 en 2017.

en contraste, estados unidos deportó a aproximadamente 104,500 personas en 2013, en comparación con aproximadamente 121,800 en 2014, aproximadamente 75,350 en 2015, aproximadamente 76,470 en 2016 y aproximadamente 74,800 en 2017.

los datos de enero a agosto de 2018 muestran que méxico ha deportado a más de 86,400 personas.

esos números no incluyen los retornos voluntarios de los propios migrantes con la ayuda de las autoridades de inmigración en ambos países.

miles de personas han solicitado asilo en méxico, pero la organización de asilo del gobierno ha sufrido por menos financiamiento y menos personal, dijo burgi-palomino.

el gobierno de enrique peña nieto solicitó la asistencia del alto comisionado de las naciones unidas para los refugiados para brindar asistencia en el terreno a los migrantes que buscan solicitar asilo, una medida que se consideró en gran medida positiva, según ruiz y burgi-palomino.

la secretaría del interior de méxico ha indicado que el gobierno mexicano no utilizará la violencia para detener la caravana y no está tratando de deportar a todos los migrantes, sino que busca un flujo migratorio organizado.

el gobierno de méxico ya ha recibido más de 1,000 solicitudes de asilo de la caravana de migrantes.

el presidente electo, andrés manuel lópez obrador, quien asumirá el cargo en diciembre, dijo la semana pasada que su administración dará empleo y visas a quienes abandonen los países centroamericanos.

la nueva secretaria del interior mexicana, olga sánchez cordero, declaró que los inmigrantes serán empleados en la construcción del tren maya, la rehabilitación del istmo de tehuantepec y la plantación de un millón de hectáreas de árboles frutales y madera.

pero burgi-palomino dijo que el movimiento de la administración actual para enviar un convoy de policías federales con equipo antidisturbios y helicópteros a la frontera del río entre méxico y guatemala "cobró fuerza fuera de las entidades de control de migración que estamos viendo en la frontera" y envió un mensaje de que se aplicará la ley.

y un informe interno del gobierno de eeuu muestra que el instituto nacional de migración de méxico tiene planes de bloquear el punto de entrada de hidalgo a los estados unidos y patrullar el río suchiate para evitar nuevos cruces.

hasta el momento, guatemala repatrió a unos 1,500 migrantes con la caravana y méxico ha devuelto 955.