Cada vez más niños llegan a las salas de emergencias con crisis de salud mental, revela estudio

Un gran número de niños nunca llega a ver a un doctor especializado en temas de salud mental
Entrada a la sala de emergencias en un hospital en California.
Entrada a la sala de emergencias en un hospital en California. AP / AP

Un estudió reveló que cada vez son más los niños de algunas minorías raciales que llegan a los hospitales de todo el país con crisis de salud mental.

"Es realmente desalentador. Los recursos comunitarios para la salud mental, especialmente para los jóvenes, son increíblemente escasos ”, dijo la Dra. Anna Abrams, pediatra e investigadora del Children's National Medical Center en Washington, D.C.

Los investigadores desconocen la causa por la que este patrón se repite en toda la nación, pero coincidieron en que "es impactante"., de acuerdo a NBC News.

"El acceso a los servicios de salud mental entre los niños puede ser difícil, y los datos sugieren que puede ser aún más difícil para los niños pertenecientes a minorías en comparación con los jóvenes no pertenecientes a minorías", dijo la doctora Monika Goyal, directora de investigación en la medicina de urgencias para niños.

Según Abrams, los casos de este tipo comenzaron también a aumentar en su clínica médica, por lo que decidió analizar los datos de 45 hospitales infantiles de todo el país desde el 2012 hasta el 2016.

"En este periodo de tiempo hubo un aumento del 55% en estos casos. Entre los niños blancos fue un número similar, alrededor del 48%, pero en la población negra no hispana fue del 64%, y entre los hispanos, el 77%”, aseguró.

Asimismo, el estudio arrojó que en el 2012 por cada 100.000 visitas a la sala de emergencias, 50 fueron por causas relacionadas con la salud mental.  Para el 2016, la cifra había aumentado a casi 80 visitas de este tipo.

"Cuando las visitas relacionadas con problemas de salud mental se dividieron por raza y origen étnico, la cifra aumentó para los niños y adolescentes negros no latinos, casi el doble de lo que se registró para los niños y adolescentes blancos no latinos", agregó Goyal.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) también señalaron un aumento en los problemas de salud mental, específicamente la depresión grave, entre los adolescentes de todo el país.

"Un gran número de niños nunca ve a un proveedor de atención médica especializada, y la gran mayoría de las veces necesitan atención médica especializada que va más allá de la capacidad de un pediatra general", aseguró Abrams.

Por su parte, los CDC aseguran que uno de cada cinco niños de 3 a 17 años, aproximadamente 15 millones, tiene un trastorno mental, emocional o de comportamiento diagnosticable.