Beirut inicia las operaciones de rescate tras la explosión que ha dejado al menos 100 muertos y 4,000 heridos

Un cargamento de nitrato de amonio de 2,750 toneladas sin custodiar fue la causa de la explosión. El suceso ha dejado a "alrededor de 200 o 250,000 personas sin hogar", según el gobernador de Beirut.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE
/ Source: Telemundo

Líbano ha comenzado las operaciones de rescate en busca de supervivientes tras la devastadora explosión que el martes arrasó el puerto de Beirut, el principal del país, y que hasta el momento ha causado 100 muertos y más de 4,000 heridos, según la Cruz Roja.

El Gobernador de Beirut, Maruan Abboud, confirmó este miércoles que aún hay más de 100 desaparecidos y más de 200,000 personas se han quedado sin casa tras la explosión.

En declaraciones a medios locales, Abboud señaló que hay al menos un centenar de personas a las que no se ha podido ubicar y que los daños en Beirut son enormes, en torno a los 3,000 o 5,000 millones de dólares.

"Alrededor de 200 o 250,000 personas se han quedado sin hogar y estamos trabajando para proveer comida, agua y vivienda", indicó en declaraciones que recogen diversos medios locales.

Un cargamento de nitrato de amonio de 2,750 toneladas sin custodiar fue la causa de la explosión, aunque se desconoce el origen.

"No descansaré hasta que encontremos a la persona responsable de lo sucedido para imponerle las sanciones más severas. Es inaceptable que un envío de nitrato de amonio estimado haya estado almacenado durante 6 años sin tomar medidas preventivas", declaró Hassan Diab, primer ministro del país.

La deflagración provocó una enorme onda expansiva que afectó a miles de viviendas y edificios destruyendo vidrios y muros, lo que ha llevado a gran parte de la población de esa zona de la ciudad a buscar un techo en otros lugares.

Soldados libaneses buscan supervivientes entre los escombros.AP Photo/Hassan Ammar

“Es como Hiroshima”, dijo Jamal Itani, alcalde de Beirut en una entrevista con el canal local LBC. “Hay mucha destrucción y los heridos yacen en las calles”. 

Los hospitales en Beirut, algunos fuertemente dañados por la explosión, se encuentran hacinados, también con pacientes de coronavirus, cuyos contagios se han disparado en este país en el que se impuso el confinamiento de la población.

La Organización del Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares (CTBTO, por sus siglas en inglés) se encuentra analizando los datos de la gran explosión, según confirmó a EFE este miércoles en Viena Gill Tudor, portavoz de este organismo del sistema de Naciones Unidas con sede en la capital austríaca.

[“El ataque los agarró por sorpresa”. Así puede vengarse Irán del bombardeo ordenado por Trump]

La enorme detonación fue registrada por el Sistema Internacional de Vigilancia (SIV) de la organización, una red mundial de instalaciones de vigilancia sismológica, hidroacústica e infrasónica.

La explosión tendrá importantes consecuencias económicas puesto que la destrucción del principal puerto del país dificultará el suministro de alimentos en el futuro, lo que se suma a la crisis financiera y a la hiperinflación en el país, que pasa por su peor crisis económica desde el final de la guerra civil (1975-1990).

La explosión arrasó gran parte de el puerto y dañó numerosos edificios de la ciudad.AP Photo/Hassan Ammar

 

El Consejo Supremo de Defensa libanés decretó ayer Beirut como "zona catastrófica".

El primer ministro libanés, Hasan Diab, pidió ayuda a todos los países y "amigos del Líbano" y aseguró que los libaneses están "lidiando con una auténtica catástrofe", que además de haber destrozado el puerto, deja calles, edificios y plazas en ruinas en toda la ciudad.

Países como Holanda y Francia ya tienen equipos de trabajadores humanitarios en Beirut. La ministra holandesa de Cooperación al Desarrollo, Sigrid Kaag, confirmó que 67 trabajadores holandeses, incluidos médicos y enfermeros, ya se encuentran en la capital libanesa y "tiene una experiencia especial en búsqueda de supervivientes".

Fuentes de la presidencia francesa informaron del envío de dos aeronaves, con 55 personas, 15 toneladas de material, así como una unidad sanitaria móvil que permite atender a 500 heridos. Militares franceses de la Fuerza de Paz de Naciones Unidas en el Líbano (FINUL) intervinieron el mismo martes tras la explosión en el puerto.

Rusia anunció el envío de cinco aviones con médicos, rescatistas y equipos sanitarios que estarán equipados con medios de protección contra el coronavirus y tendrán a su disposición un laboratorio móvil para hacer pruebas en el lugar.

[Los bomberos víctimas de una explosión en Los Ángeles cruzaron una “bola de fuego” para salvarse. “Todos pensaron que fue una bomba”]

La República Checa puso a disposición de las autoridades libanesas un equipo de 37 especialistas de su Unidad de Rescate y Rastreo Urbano (USAR, por sus siglas en inglés) y Grecia envió un primer avión transportando una Unidad Especial de Desastres (EMAK, por sus siglas en inglés) que incluye doce rescatistas, un perro rastreador, dos vehículos y equipamiento.

Este miércoles es el primer día de luto nacional declarado en el país, en estado de emergencia durante dos semanas.

El presidente de Líbano, Michel Aoun, sigue recibiendo en las últimas horas muestras de condolencias de numerosos líderes políticos como el presidente de Rusia, Vladímir Putin; el presidente de Irán, Hasan Rohaní; el rey Mohamed VI de Marruecos, y también del papa Francisco, quien llamó a la comunidad internacional a ayudar a este país a superar la grave crisis.

La Unión Europea (UE) mostró su solidaridad con el pueblo libanés y se declaró preparada para dar su asistencia al país a través del alto representante para la Política Exterior, Josep Borrell, y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, extendió sus condolencias al pueblo libanés y se refirió a lo ocurrido como “un ataque”, aunque no hay evidencias que respalden tal afirmación.

Con información de EFE y AP.