IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Auto volador: de la ciencia ficción a la realidad

Auto volador: de la ciencia ficción a la realidad

Auto volador: de la ciencia ficción a la realidad
Por: Paul A. Eisenstein

NBC News

Los autos voladores han sido durante mucho tiempo tema de la ciencia ficción, a pesar del esfuerzo de muchos visionarios y hombres de negocios – entre ellos Henry Ford – por hacerlos realidad.

El grupo de graduados del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) que desarrolló el auto volador Transition dijo estar listo para asumir un nuevo reto. El grupo está trabajando en un nuevo concepto, el TF-X, que está próximo a convertir la idea en realidad.

Para empezar, este auto volador de cuatro asientos podrá hacer despegues y aterrizajes verticales. Según muestra el video promocional de Terrafugia, estará controlado en gran parte por un sistema central de computadoras,  por lo que el piloto-conductor necesitará solo cinco horas de entrenamiento, lo que representa una pequeña fracción de lo requerido para obtener una licencia básica de piloto privado.

Y si eso no fuera lo suficientemente atractivo, el grupo añade que el nuevo diseño del auto volador incluye un sistema de propulsión híbrido que protege el medio ambiente.

Terrafugia, con sede en Massachusetts, ha sido objeto de atención por el diseño del auto volador Transición, de 280.000 dólares, el que ha estado inmerso en un complejo proceso de desarrollo y de regulaciones federales. Este auto volador tiene 19 pies de largo, y alas de 27 pies que se pliegan hacia arriba, lo que le permite transitar por cualquier carretera convencional y se puede guardar dentro de un típico garaje suburbano.

"No piensen en él como un auto que vuela," dijo Carl Dietrich, graduado de MIT y Director General de Terrafugia. "Piensen en él como un avión que se maneja", agregó.

Más allá de la capacidad de plegar sus alas, el Terrafugia operaría casi como cualquier otra aeronave que necesita de una larga pista para poder despegar vuelo. Con el TF-X, esta compañía se acerca más al tipo de artificio que uno pudiera imaginar usarían los Jetsons, la familia de dibujos animados de ciencia ficción.

Terrafugia asegura que el TF-X, de cuatro asientos, podría levantar el vuelo a 100 pies,  girando los motores de las hélices ubicados en las alas hacia una posición vertical. Durante el vuelo, las alas girarían de nuevo a la posición convencional, similar al Osprey, un avión más grande que utiliza el ejército de los Estados Unidos.

Se prevé que en el aire el TF-X podrá alcanzar las 200 millas por hora y volar unas 500 millas de distancia - más las reservas – suficiente como para dar un rápido viajecito de Washington, D.C. a Boston, o de Los Ángeles a San Francisco.La aeronave puede ser maniobrada por un piloto licenciado, o por un sistema avanzado de piloto automático que requiere un entrenamiento mínimo. Terrafugia explicó que el sistema de computadoras al que estará conectado esquivaría automáticamente las rutas aéreas congestionadas, el mal tiempo, y podría aterrizar la nave si el piloto quedara incapacitado. En caso de que ocurriese un problema grave, el TF-X está equipado con su propio paracaídas.

De modo que, el TF-X "puede ser estadísticamente más seguro que conducir un automóvil moderno", afirmó esta compañía.

La aeronave podría resultar especialmente atractiva para los amantes de las opciones de vuelo más ecológicas, debido a su inusual sistema híbrido de propulsión. En total, será capaz de producir 1.500 caballos de fuerza, 600 por cada uno de los motores eléctricos que accionan las hélices y 300 del motor de gasolina, que funcionará como un generador cuando se gaste la batería del TF-X.

¿Cuándo se podrá solicitar un auto volador? Terrafugia asegura que el proceso de desarrollo tomará de ocho a doce años.

Teniendo en cuenta el tiempo que se ha necesitado para simplificar el vuelo del Transition, poco sorprendería si se tardara más tiempo. De hecho, un siglo de esfuerzos no ha logrado hacer del auto volador una realidad práctica, aunque Terrafugia es una entre el grupo de compañías que parecen están cerca de descifrar el código y hacer que el sueño de ciencia ficción se convierta en realidad.