500 menores migrantes reunidos con sus familias desde mayo, según alto funcionario

Según informa AP, no está claro cuántos de los aproximadamente 500 niños aún están detenidos con sus familias.
Un grupo de menores inmigrantes en el centro Casa Padre en Brownsville, Texas.
Un grupo de menores inmigrantes en el centro Casa Padre en Brownsville, Texas.Departamento de Salud y Servicios Sociales / Departamento de Salud y Servicios Sociales

Alrededor de 500 menores de los más de 2.300 separados de sus familias en los últimos meses en la frontera se han reunido con sus padres desde mayo, según ha informado un alto funcionario de la administración Trump a AP y ha confirmado NBC. 

Según informa esta agencia, no está claro cuántos de los aproximadamente 500 niños aún están detenidos con sus familias. Las agencias federales están trabajando para establecer un proceso de reunificación centralizado para el resto de los niños separados y sus familias en el centro de detención Port Isabel al norte de la frontera e de Texas, según este funcionario, que no está autorizado a hablar públicamente y ha hablado con The Associated Press bajo anonimato.

Según esta fuente, muchas de las familias volvieron a estar juntas después de unos días de separación, aunque otros padres han dicho que no saben dónde están sus hijos y están luchando para obtener respuestas. Algunas madres han sido deportadas sin sus hijos.

En los últimos día ha habido algunas señales de cambio en la administración. "En el futuro, ya no presentarán cargos penales contra un padre o padres que ingresen a los Estados Unidos si tienen a su hijo con ellos", ha escrito Maureen Scott Franco, defensora pública federal para el Distrito Oeste de Texas, en un correo electrónico al que ha tenido acceso AP.

En la ciudad fronteriza de McAllen, Texas, los fiscales federales inesperadamente no presentaron cargos contra 17 inmigrantes. Un fiscal federal dijo que "no se buscó un enjuiciamiento" a la luz de la orden ejecutiva de Trump que puso fin a la práctica de separar familias.

Pero el presidente Donald Trump no ha mostrado signos de que vaya a suavizar su postura. La administración ha comenzado a diseñar un plan para albergar hasta 20,000 migrantes en bases militares de los EE. UU., aunque los funcionarios dieron diferentes versiones de si esas camas serían para niños o para familias enteras.

 

El Departamento de Justicia también ha ido a los tribunales para permitir que el gobierno detenga a las familias migrantes por períodos más largos. Un intento de anular los 20 días que como máximo pueden estar encerrados los menores con sus familias.

"Tenemos que ser muy, muy fuertes en la frontera. Si no lo hacemos, os veréis inundados de personas y realmente no tendréis país ", dijo Trump.