IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Los demócratas logran el control del Senado, ¿por qué es tan importante?

Por primera vez, en una década, el Partido Demócrata tendrá la mayoría en ambas cámaras legislativas, lo que le permitirá ayudar a impulsar la ambiciosa agenda progresista del presidente electo Joe Biden.

Las victorias de Jon Ossoff y Raphael Warnock en Georgia consagran el dominio de los demócratas en el Senado, durante los próximos dos años. Es la primera vez, en una década, que ese partido tendrá el control tanto de la Casa Blanca como de ambas cámaras del Congreso.

Con los resultados de Georgia cada partido tiene 50 escaños y la vicepresidenta electa, Kamala Harris, es la encargada de emitir el voto del desempate. Uno de los grandes cambios es que el actual líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, demócrata por Nueva York, será quien decida lo que sucede en la Cámara Alta en vez del republicano Mitch McConnell.

Schumer ha dicho que el control demócrata de la cámara “sería el mayor diferenciador” para ayudar a Biden a implementar sus planes de campaña.

[Por qué las elecciones al Senado son tan importantes como la Casa Blanca aunque reciban menos atención]

“La mejor manera de garantizar que se pueda realizar una agenda positiva y brindar ayuda a las familias trabajadoras en Georgia y en todo el país es elegir a Raphael Warnock y Jon Ossoff para el Senado”, dijo Schumer en un comunicado de noviembre, luego de la victoria de Biden en las elecciones presidenciales.

Sin embargo, el control del Senado será bastante ajustado lo que significa que los demócratas tendrán que ser ingeniosos para superar el filibuster, un procedimiento político usado en la Cámara Alta para bloquear leyes o nominaciones no deseadas por parte de quienes constituyen la minoría. A menudo, los demócratas dependerán de sus senadores más moderados, como Joe Manchin de West Virginia y Kyrsten Sinema de Arizona.

Biden estará en la Casa Blanca después del 20 de enero; y aunque la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes, liderada por Nancy Pelosi, trabajará para aprobar su agenda, las victorias en la contienda legislativa de Georgia marcan una gran diferencia para el gobierno entrante. Eso permite que, mientras los demócratas permanezcan unidos, se aprueben proyectos de ley de presupuesto y puedan confirmarse a los jueces de la Corte Suprema (ninguna de esas decisiones puede ser obstaculizada por el filibuster).

Otro elemento que presionaba a la nueva Administración es que gran parte de las propuestas económicas que Biden hizo durante la campaña estaban en juego, antes de conocerse los resultados de Georgia. Se trata de una agenda audaz y progresista, que incluye planes para reducir los costos médicos, expandir Medicare, crear empleos de manufactura y promover la energía limpia, así como aumentar los impuestos de los ricos. Muchas de esas políticas, así como las medidas para acelerar un programa de vacunación masiva y aumentar el paquete de estímulo económico, pueden incluirse en un proyecto de ley de presupuesto este año.

[A quién ayuda Trump con su visita a Georgia: ¿a los senadores republicanos al Senado o a sí mismo?]

Pero, a pesar de la victoria, es probable que Biden necesite distintos niveles de apoyo republicano en el Senado para lograr sus prioridades. Se necesitan 60 votos para impedir el filibuster que obstruye las propuestas en el Senado, lo que significa la mayoría demócrata necesitará el apoyo de los republicanos para la mayoría de los proyectos de ley. Una excepción es el proceso de conciliación presupuestaria anual, que el Partido Republicano utilizó en 2017 para aprobar su ley fiscal con un voto mayoritario.

El Senado también puede confirmar a los nominados al gabinete y a los jueces por mayoría simple. El control de la cámara y sus comités también permite que el partido decida cuándo celebrar audiencias y enviar una nominación al Senado.

Aunque algunos demócratas han presionado para poner fin al obstruccionismo y ampliar la Corte Suprema, Biden aún no ha adoptado ninguna de esas ideas.

Otros temas clave que están por definirse en el nuevo Senado son:

-El tamaño del próximo paquete de ayudas por el COVID-19.

-La posibilidad de que el próximo proyecto de ley incluya la prioridad demócrata de proporcionar ayuda estatal y local, o si se aprueban las protecciones de responsabilidad para las empresas, una prioridad del Partido Republicano.

-Conseguir la aprobación de los nominados del Gabinete del gobierno entrante.

[Los demócratas logran el control del Senado, tras confirmarse las victorias de Ossoff y Warnock]

La necesidad de más ayuda por la pandemia

Biden ha dicho que otro paquete de ayuda para el coronavirus será su prioridad cuando asuma el cargo. Si bien los demócratas podrían aprobar un proyecto de ley de ayuda con el apoyo del Partido Republicano, tener la mayoría en el Senado los ayuda a diseñar esa propuesta priorizando sus iniciativas.

Antes, McConnell podía evitar que se realizara una votación sobre la propuesta que incluye las ayudas de los gobiernos estatales y locales, una prioridad demócrata, o excluir las protecciones de responsabilidad para las empresas, a lo que se oponen los demócratas.

Biden vinculó el lunes la segunda vuelta con la capacidad de Washington para enviar cheques. “Si mandan a Jon [Ossoff] y al reverendo [Raphael Warnock] a Washington, los cheques de 2,000 dólares serán aprobados, devolviendo la esperanza, la decencia y el honor a las personas que luchan en este momento”, dijo.

La plataforma de recuperación económica de Biden contempla una serie de medidas que contarán con la oposición de muchos republicanos como el aumento de los impuestos para las corporaciones y los estadounidenses más ricos, así como proyectos de infraestructura de energía limpia (probablemente impulsados ​​por importantes fondos públicos).

Ossoff, Warnock y Biden en un mitin el 4 de enero en Georgia. AFP via Getty Images / AFP via Getty Images

El presidente electo también ha presionado por una opción de seguro público pero la gran mayoría de los republicanos se oponen a agregar más planes gubernamentales de atención médica, y algunos demócratas más conservadores tampoco han apoyado esa idea.

Además, Biden y los líderes demócratas del Congreso quieren aumentar el salario mínimo de 7.25 a 15 dólares por hora, una iniciativa a la que se opone la mayoría de los legisladores republicanos.

Así que esta victoria en el Senado le da un respiro a la Administración entrante, ampliando sus posibilidades de presión y negociación, pero no es suficiente para garantizar que se podrá impulsar la agenda demócrata sin obstáculos.

Ahora más que nunca, el diálogo y la concertación, dos cualidades que Biden posee luego de haber pasado décadas en el Congreso, serán muy importantes para garantizar las medidas urgentes que el país necesita con el fin de superar la crisis sanitaria y económica generada por la pandemia del COVID-19.

Con información de AP, NBC News, CNBC y The New York Times.