IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

El ambiente paralelo de los seguidores de Trump afuera del Capitolio: fiestas, fotos y bailes a 10 cuadras del asalto al Congreso

A pocas cuadras del Capitolio, asaltado por una turba de manifestantes partidarios de Trump, otros seguidores del mandatario transcurrieron una jornada sin violencia. El ambiente fue alegre, aunque se vieron pocos cubrebocas. “Solo pedimos un recuento. Y si ganó Biden lo aceptamos”, decía uno de los presentes. 
/ Source: Telemundo

WASHINGTON D.C.— Se vivió una jornada paralela a pocas cuadras del Capitolio en Washington D.C., donde este miércoles una turba de manifestantes instigados por el presidente, Donald Trump, irrumpió con violencia y paralizó durante horas el funcionamiento del Congreso. 

Una multitud de partidarios del mandatario se congregó en apoyo a sus reclamos y quejas, no respaldadas por ninguna prueba hasta el momento, de que hubo trampas en las elecciones de noviembre, donde el demócrata Joe Biden le arrebató la Casa Blanca. En medio de un ambiente hasta festivo, hubo espacio para fotos y hasta un baile. “Solo pedimos un recuento. Y si ganó Biden lo aceptamos”, decía uno de los presentes. 

Era el día en que el Congreso de Estados Unidos debía validar la victoria de Biden, un asunto protocolario nada más. Pero las cosas se tornaron violentas en las proximidades del Capitolio y dentro de este, después de que un grupo de seguidores se tomaron el edificio. El vicepresidente, Mike Pence, y algunos congresistas fueron evacuados, y otros tuvieron que esconderse en sus despachos durante horas. 

[Los demócratas logran el control del Senado al ganar los dos escaños en Georgia. Joe Biden gobernará con la mayoría de su partido en el Congreso]

Una mujer, identificada como Ashli Babbitt, fue baleada mortalmente dentro del edificio por la policía del Capitolio. Otras tres personas fallecieron por “emergencias médicas” en las afueras del edificio durante los disturbios, según la policía de Washington D.C. 

Tres partidarias de Donal Trump provenientes de Michigan, este miércoles en Washington D.C. Milli Legrain / Noticias Telemundo

Tan solo unas horas antes, desde el parque de la Ellipse, en la parte trasera de la Casa Blanca, llamando al fraude electoral, Trump había animado a sus seguidores a caminar hacia el Capitolio. “No vamos a rendirnos nunca”, dijo el mandatario, “los que estamos aquí hoy no queremos ver que los demócratas radicales nos roben nuestra victoria electoral.”

Además, desde hace varios días el presidente llevaba diciendo, erróneamente, que la Constitución le daba al vicepresidente, anfitrión de la sesión en el Congreso, la potestad de rechazar la confirmación de los resultados electorales. 

Se esperaba que algunos congresistas republicanos, como el senador por Texas Ted Cruz, se opusieran este miércoles a declarar la victoria de Biden como presidente, lo cual se esperaba que pudiese retrasar la votación hasta el jueves, pero no cambiar el resultado final. 

Al final, la sesión no pudo llevarse a cabo como previsto debido a los acontecimientos imprevistos. Se reanudó a eso de las 8 pm, hora local, y seguía en curso en la madrugada de este jueves. 

Lo que estaba previsto

Las autoridades locales habían emitido un permiso para una manifestación con hasta 30,000 participantes. La propia alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, hizo un llamado a que los residentes de la capital se mantuvieran alejados del centro, temiendo enfrentamientos entre residentes de la ciudad y miembros de los Proud Boys, un grupo de ultraderecha con un historial de actos violentos en el pasado, incluyendo el incendio de una bandera Black Lives Matter de una iglesia histórica negra. 

Pero Enrique Tarrio, líder de los Proud Boys, vio prohibida su entrada a la ciudad tras ser detenido este lunes. Y un grupo nutrido de miembros de este grupo se vieron en la ciudad. Hay indicios de que los actos se venían planeando en línea desde hace semanas.

“Nosotros tenemos armas pero hoy las hemos dejado en casa”

Los eventos del día iniciaron pacíficamente, con una multitud de manifestantes provenientes de estados tan lejanos como Michigan, Wisconsin, Carolina del Norte, Kentucky o los más cercanos Pennsylvania y Virginia. Una enorme multitud de hombres, mujeres, ancianos y jóvenes, muchos de ellos en familia, la mayoría de ellos blancos pero también numerosos asiáticos y algunos negros e hispanos ocuparon rápidamente el centro de la capital estadounidense. A pesar de la emergencia sanitaria por la pandemia de COVID-19, la mayoría no llevaban mascarilla, y el ambiente era alegre, hasta festivo.

Donald Trump, este miércoles durante un mitin en Washington D.C.REUTERS

Varios expresaban su inconformidad con el resultado electoral de noviembre y su convicción -infundada- de que hubo fraudes. Aun así, una manifestante de Fayetteville, Carolina del Norte, dijo: “La gente de Trump somos alegres”. A pesar de los reportes de que varios manifestantes de Trump estaban armados y al ver muchos de ellos sujetando bastones largos en la mano, la mujer se quedó sorprendida: “Nosotros  tenemos armas pero hoy las hemos dejado en casa. Sabemos que en Washington están prohibidas.” 

[La mujer baleada fatalmente en el Congreso era veterana de guerra]

“Dicen que en pueblos con 50,000 habitantes, votaron 100,000 personas, ¿cómo es posible eso?”, se preguntaba Kenneth Simmons, policía retirado procedente del mismo estado. Se trata de una de las teorías de la conspiración circulantes en redes sociales y entre seguidores de Trump de que personas podrían haber votado con cédulas de personas difuntas, una circunstancia nunca comprobada en los tribunales. Simmons dijo que aceptaria la victoria de Biden si así se determinara después de un recuento de los votos. 

El policía retirado de Carolina del Norte Kenneth Simmons, partidario del presidente, Donald Trump.Milli Legrain / Noticias Telemundo

Entre la multitud también estaban tres mujeres cristianas venidas desde Michigan, un viaje en carro de 14 horas. Se mostraron convencidas de que Trump, y no Biden, había ganado la elección y sorprendidas de que las múltiples demandas de Trump para denunciar supuestos fraudes en distintos estados no hayan prosperado en las cortes. “Estamos aquí por la Biblia, por América y como patriotas, más que por Trump’ dijo Angela Drayton.  “Aunque Trump ha sido el presidente más pro-vida que hemos tenido jamás” agregó.

El ambiente festivo puso en evidencia cierta desconexión entre los actos violentos dentro de la Capitolio y el ambiente en la calle. Ignorando el asalto a la democracia que a diez cuadras de allí se producía, una mujer de la tercera edad se dejaba fotografiar al lado de una actriz posando como la demócrata Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de los Representantes, en un cubo de basura. 

Otros se sacaban fotos ante un camión gigante que sujetaba pancartas de todos los lemas ya clichés de la campaña Trump desde “Build a Wall“ hasta “Drain the Swamp“. Una pareja bailó al ritmo del YMCA, una canción ya apropiada por la campaña de Trump. 

Mientras tanto, la policía halló cinco armas en el interior del edificio y arrestó a 14 personas. Otras 12 habían sido detenidas en días previos en conexión con los eventos esperados para el miércoles. 

 

Funcionarios de policía de todo el país criticaron la actuación de las fuerzas del orden este miércoles en Washington por no lograr evitar el caos en el Capitolio: algunos dijeron que la policía estaba "totalmente desprevenida" y otros calificaron la respuesta de "vergonzosa", según nuestra cadena hermana NBC News.

Eso sí, ante los acontecimientos se decretó un toque de queda en la ciudad a las 6 pm. Frente al cierre de numerosas calles del centro, los transportes públicos de la ciudad sufrieron retrasos. A las 4 pm, numerosos trabajadores de cafeterías y restaurantes, muchos ellos personas de color, se veían esperando el autobús que los llevara a casa. “Es que vivo a dos horas de aquí” dijo una de ellas. 

Organizaciones de derechos civiles no tardaron en criticar como los que tomaron el Congreso de los Estados Unidos, la mayoría de ellos blancos, fueron escoltados de manera pacífica fuera del edificio. “Solo el privilegio blanco te deja llegar tan lejos,” comentaba un hombre negro en Twitter, mientras que en redes sociales se hizo viral una foto de un hombre blanco sonriendo y sentado cómodamente en el despacho de la representante demócrata Nancy Pelosi, con los pies en su escritorio.

Con información de NBC News (también en este caso).