IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Manifestantes violentos irrumpen en el Capitolio tras protesta radical contra el resultado electoral. "Tienen que irse a casa", dice Trump

Cientos de los seguidores de Trump ingresaron a la fuerza en la sesión del Congreso para confirmar la victoria de Joe Biden, lo que forzó el cierre del Capitolio. Los legisladores fueron evacuados y hay por lo menos una persona herida.

La sesión del Congreso de Estados Unidos para realizar el conteo final de los votos electorales, para confirmar la victoria de Joe Biden como presidente electo y que suele ser un acto protocolario, fue dispersada después de que manifestantes violentos de una protesta radical a favor de Donald Trump irrumpieron en el Capitolio.

Los vándalos –algunos de ellos armados– asaltaron a los policías de la capital, Washington D.C., y rompieron barricadas y ventanas. Ambas cámaras del Congreso fueron clausuradas y varios legisladores, además del vicepresidente Mike Pence, fueron evacuados o llevados a ubicaciones seguras, según autoridades.

Integrantes del grupo violento lograron ingresar al pleno de las salas de ambas cámaras e incluso se tomaron fotos sobre el estrado, así como en las oficinas de congresistas como la demócrata Nancy Pelosi, recién reelegida presidenta de la Cámara de Representantes.

Por lo menos una persona resultó herida de bala dentro del Capitolio. Autoridades indican que encontraron un dispositivo explosivo improvisado en la sede legislativa, sin especificar dónde, y que este fue desactivado.

[En video: El momento en que Trump pidió a sus seguidores "marchar hasta el Capitolio"]

"El conteo de votos del Colegio Electoral debe ser un ritual sagrado", dijo el presidente electo Joe Biden en un mensaje a la nación. "Pero lo sucedido de hoy es un recordatorio de lo frágil que puede ser la democracia. Y preservarla requiere que haya gente de buena voluntad y líderes dispuestos a defenderla", agregó.

“Esto no es una protesta, es insurrección”, indicó el presidente electo, quien tomará posesión el 20 de enero según lo prevé la Constitución.

Biden instó al mandatario saliente, Donald Trump, a salir en televisión a pedirles a sus seguidores a que detengan sus acciones.

Un tiempo después, Trump publicó un video en Twitter donde dice: "Tienen que irse a casa, hay que tener paz, ley y el orden". Agregó en su mensaje dirigido a los vándalos que él y su equipo "los queremos, son especiales".

Policía de Washington D.C. con armas desenfudadas intentan proteger la sala de la Cámara de Representantes después de la irrupción violenta de manifestantes pro-Trump.AP /

Las autoridades de Washington D.C. emitieron también un toque de queda a partir de las 6pm, hora del este, ante las acciones violentas, y pidieron ayuda de la Guardia Nacional. 

Washington D.C. no es como otros estados, donde un gobernador puede desplegar a la guardia: en la capital es necesario que esta sea convocada por el presidente. Eso sucedió hasta las 3:30pm, hora del este.

El FBI indicó hacia la tarde que también asistirá a las autoridades.

Trump, que convocó a la protesta después de prometer que "nunca concederá" pese a haber perdido en noviembre, lanzó el video y antes había tuiteado una solicitud corta a sus seguidores para que se "mantengan pacíficos".

Aunque horas antes, durante su discurso en la marcha llamada "Save America" (Salvemos a Estados Unidos, en inglés), Trump incitó a sus seguidores a ir hacia el Capitolio. 

[Caos y violencia en el Capitolio por la irrupción de los seguidores de Trump]

Así lo hicieron: hacia el mediodía cientos de ellos corrieron hacia el edificio sede del poder legislativo.

Antes de que empezara el movimiento violento contra la sede legislativa, el vicepresidente Pence había emitido una carta en la que indicó que la Constitución le impedía actuar de manera "unilateral" para revertir el resultado a confirmarse en la sesión del Congreso.

Eso es lo que buscaban algunos de los manifestantes, así como algunos congresistas que planeaban desconocer los votos electorales certificados por estados como Arizona y Pennsylvania. 

Oficiales de policía intentan vigilar a los manifestantes violentos pro-Trump reunidos afuera del Capitolio el 6 de enero. Algunos de los manifestantes sí lograron irrumpir en el edificio.AP /

[Pese a las acciones legales republicanas y las denuncias de Trump, no existen evidencias de fraude generalizado]

Después de que Pence emitió su carta, Trump tuiteó que consideraba "falto de coraje" a su propio vicepresidente. Trump también arremetió contra los congresistas republicanos que no han apoyado sus acusaciones de un supuesto fraude electoral, a quienes llamó "líderes débiles" y "patéticos". 

El líder de la actual mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, también dijo en un discurso en el predio que se sentaría un "precedente peligroso" si los republicanos intentaran revertir el resultado electoral desde el Congreso.

Pence, que además de vicepresidente es presidente del Senado, está obligado a anunciar como ganador al candidato que recibió los votos requeridos para convertirse en presidente, y no está en su poder rechazar los votos electorales que ya fueron asignados.  

Joe Biden, con 306 votos del Colegio Electoral y una mayoría en el voto popular, es el ganador de las elecciones del 3 de noviembre. Sin embargo, Trump y algunos de sus simpatizantes han argumentado que hubo un supuesto fraude.

Esas acusaciones han sido desestimadas por legislaturas estatales y por tribunales con jueces tanto republicanos como demócratas. En ninguna de las demandas legales que presentó el equipo de Trump se ofrecieron pruebas que comprobaran el supuesto fraude. 

  Desde la noche del martes hubo varios arrestos en Washington D.C. en la víspera de la protesta radical a favor de Trump.

Seis personas fueron arrestadas y denunciados por múltiples cargos, como portar armas de fuego sin licencia, posesión de municiones no registradas y fueron acusados ​​de agredir a un oficial de policía.

Las manifestaciones en apoyo al presidente saliente contaron con una serie de oradores conservadores y atrajeron a multitudes que viajaron a la capital de la nación antes del conteo de los votos del Colegio Electoral este miércoles.