IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Pausa en las deportaciones por 100 días y un camino a la ciudadanía en 8 años: Biden inicia su Gobierno con grandes cambios migratorios

El presidente arrancó su primer día de Gobierno con acciones para transformar el sistema de inmigración heredado de Trump: aplaza las deportaciones por 100 días, suspende el programa 'Quédate en México' y presenta un camino a la ciudadanía para 11 millones de indocumentados, entre otras medidas profundas.
/ Source: Telemundo

El presidente, Joe Biden, presentó este miércoles –a horas de ser juramentado– una serie de medidas para transformar el sistema de inmigración, entre ellas un ambicioso proyecto de reforma migratoria que crearía un camino de ocho años para la ciudadanía y una moratoria a las deportaciones de 100 días.

El proyecto, llamado la Ley de ciudadanía estadounidense de 2021 (U.S. Citizenship Act of 2021), representaría el cambio migratorio más importante desde 1986, pero no es la única medida que ha impulsado Biden en esta materia.

También emitió órdenes ejecutivas y memorandos para terminar con algunas de las iniciativas migratorias más controversiales de la Administración Trump.

Los decretos de Biden suspenden el programa ‘Quédate en México’, continúan la protección a los dreamers amparados por DACA, acaban con el veto migratorio hacia países de mayoría musulmana y vuelven a incluir a los indocumentados en el Censo, entre otras medidas.

Además, el presidente propone reforzar la seguridad fronteriza con nuevas tecnologías y da por terminada la declaración de emergencia que Trump usó para desviar recursos para construir un muro fronterizo con México, dando fin a uno de los proyectos insignia del exmandatario.

[Un camino a la ciudadanía para indocumentados: este es el plan migratorio de Joe Biden]

Algo que incluso provocó la reacción del Gobierno de México. En un tuit el miércoles por la noche el canciller mexicano Marcelo Ebrard felicitó al Gobierno de Biden por las medidas en favor de los migrantes.

  • Se aplazan las deportaciones por 100 días

El secretario interino de Seguridad Nacional, David Pekoske, publicó un memorando este miércoles por la noche por el que se pausarán las deportaciones de "ciertos inmigrantes" en el país durante 100 días a partir del 22 de enero de 2020.

Las autoridades explicaron que la medida les otorgará tiempo para que se puedan asegurar de que existe un "sistema de aplicación de las leyes migratorias justo y efectivo", mientras revisan las prácticas y la implementación de las políticas en la agencia, según se lee en el documento. 

Un migrante guatemalteco deportado de Estados Unidos llega a la ciudad de Guatemala, el 6 de enero de 2020. AFP via Getty Images / AFP via Getty Images

"Durante 100 días, a partir del 22 de enero de 2021, el DHS [Seguridad Nacional] detendrá las deportaciones de ciertos no ciudadanos a los que se haya ordenado la deportación para garantizar que tengamos un sistema de control de inmigración justo y eficaz centrado en proteger la seguridad nacional, la seguridad fronteriza y la seguridad pública", indica un comunicado.

La pausa en las expulsiones se aplica a cualquier ciudadano no estadounidense presente en el país cuando esta directiva entre en vigor con excepción de: las personas sospechosas de terrorismo o espionaje (o cualquiera que represente un peligro para el país); las personas que no hayan estado físicamente en EE.UU. antes del 1 de noviembre de 2021; las que hayan aceptado voluntariamente renunciar a cualquier derecho a permanecer en el país.

El director interino de ICE emitirá por escrito instrucciones sobre la aplicación de esta pausa a más tardar el 1 de febrero de 2021, señala el documento.

"El proceso deberá prever la evaluación de alternativas a la expulsión, incluyendo, pero no limitándose a, la permanencia o reapertura de casos, formas alternativas de detención, detención bajo custodia, la concesión de un aplazamiento temporal u otra acción apropiada", agrega el memorando.

  • El fin de un polémico programa que mantenía a solicitantes de asilo en peligrosas ciudades fronterizas

El Departamento de Seguridad Nacional anunció este miércoles que dejará de enviar a los solicitantes de asilo que lleguen a la frontera a esperar por sus audiencias en México, anunciando el fin de una de las políticas más polémicas de la Administración Trump.

A partir del jueves, la nueva Administración dejará de enlistar a nuevos individuos en el programa.

Bajo los Protocolos de Protección al Migrante, cientos de migrantes, en su mayoría centroamericanos, fueron víctimas de secuestro, violación, abuso sexual, extorsión y otros actos de violencia por parte del crimen organizado en las ciudades fronterizas de México.

Sin embargo, las autoridades de la nueva Administración han pedido a los migrantes que actualmente se encuentran esperando por sus casos de asilo en México, que se mantengan en su sitio y esperen nuevas instrucciones.

Pero advirtieron que la frontera seguirá afectada por restricciones relacionadas con la pandemia de coronavirus.

['Quédate en México': un año de caos, improvisación y desesperanza para migrantes centroamericanos]

  • ¿A quién beneficia la propuesta de abrir un camino a la ciudadanía?

El proyecto de ley ofrece una vía para la ciudadanía a alrededor de 11 millones de inmigrantes indocumentados en el país.

En el plan de ocho años, los inmigrantes entrarían en el primer lustro en un estatus de protección temporal que después les permitiría solicitar una tarjeta de residencia permanente, siempre y cuando cumplan con ciertos requisitos como haber pagado impuestos y no contar con antecedentes penales.

Finalmente, después de tres años más (en el octavo año), les sería posible solicitar la ciudadanía.

[Biden reitera su promesa de luchar por un sistema migratorio "justo y humano"]

Para evitar un flujo desproporcionado en las fronteras, la legislación solo consideraría a los inmigrantes sin documentos que estuvieran en Estados Unidos antes del 1 de enero.

  • Más visas de trabajo y menos trabas al asilo

La propuesta de ley incluye un aumento en la lotería de visas de diversidad, una oportunidad migratoria basada en la suerte para personas de países de los que no emigran tantas personas a Estados Unidos (menos de 50,000 en los últimos cinco años, por lo que ciudadanos de países como México están excluidos).

El número de este tipo de visas pasaría de 55,000 personas a 80,000. También se prohibiría discriminar por motivos religiosos.

Aunque el resumen del proyecto de ley que se dio a conocer este miércoles no establece un número específico de refugiados que serían permitidos anualmente dentro del país, Biden prometió que pasarían de los 15,000 que Trump limitó a unos 125,000.

La ley también otorgaría fondos para la integración de los refugiados, incluyendo clases de inglés.

  • Atender las causas

El proyecto de ley también ofrece ayuda para el desarrollo a Centroamérica, reduce la acumulación de 1.2 millones de casos en los tribunales de inmigración y proporciona más visas para países subrepresentados y víctimas de delitos.

Respecto a Centroamérica, Biden plantea destinar 4,000 millones de dólares en ayuda para el desarrollo a El Salvador, Guatemala y Honduras, que se destinarían para combatir la corrupción, la violencia y la pobreza.

La propuesta también permitiría que los familiares elegibles para obtener una residencia esperen en Estados Unidos por las tarjetas verdes, al otorgar un estatus temporal hasta que se procesen sus peticiones, una población que Kerri Talbot, del grupo de defensa Immigration Hub, estima en 4 millones.

[México nunca pagó el muro fronterizo. Pero ¿y el resto de promesas de Trump?]

  • ¿Cuánto podría tardar?

No está claro qué tan rápido se podrían implementar las medidas que ha prometido. Temas prioritarios, como las crisis de salud y economía, así como la dificultad para dar vuelta atrás a las estrictas políticas implementadas por Trump, podrían retrasar los cambios que plantea. 

Migrants de países en los que se incluyen Venezuela, Honduras, Cuba y Nicaragua hacen una fila para recibir alimentos al lado del puente que cruza de Matamoros, Tamaulipas, a Brownsville, Texas, en el lado mexicano de la frontera; el 26 de junio de 2019.  AP

Algo similar ocurrió con el presidente Barack Obama, quien no presentó su prometida reforma migratoria sino hasta el segundo mandato. Esfuerzos pasados para reformar la política de inmigración fracasaron en 2007 y 2013.

El nominado de Biden para ocupar el cargo de secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, recalcó en su primer audiencia de confirmación en el Senado el martes que revertir las políticas de Trump, no sería tan simple como “apretar un interruptor”.

Según Domingo García, expresidente de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos, Biden dijo en una llamada telefónica con varios activistas antes de su inauguración que el juicio político de Trump en el Senado podría retrasar la discusión de la reforma migratoria más allá de los primeros 100 días de la nueva Administración.

[Trump intenta frenar la reforma migratoria de Biden con una peligrosa zancadilla política de última hora]

Algunos analistas opinan que la mejor estrategia sería aprobar pequeñas legislaciones que servirán como base de un proyecto legislativo más amplio. De hecho, el equipo de Biden anunció este miércoles que presentarán más acciones sobre inmigración el próximo 29 de enero.

Jake Sullivan, el asesor de Seguridad Nacional de Biden, dijo que las acciones del presidente "revertirían inmediatamente los elementos de las políticas de Trump que eran profundamente inhumanas y no reflejaban los valores de nuestro país".

Al mismo tiempo, dijo, envían "una señal práctica, creíble y clara de que este no es el momento de llegar a la frontera suroeste porque nuestra capacidad para llevar gente a través de esa frontera es extremadamente limitada", agregó.