IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La Policía y las Fuerzas Armadas investigan si sus miembros participaron en el asalto al Capitolio

Se sospecha que algunos militares activos y retirados y agentes de la policía participaron en los disturbios incitados por el presidente. Esto es lo que se teme.

Por Janelle Griffith y Phil McCausland – NBC News

Miembros activos y retirados de la policía y de las Fuerzas Armadas parecen haber participado en los hechos violentos de la semana pasada en Washington D.C., lo que alarmó a los legisladores en el Capitolio y a la población en todo el país, ya que cada día se divulgan nuevos videos e información sobre el asalto y los responsables de la violencia, incitada por el propio presidente, Donald Trump.

Las investigaciones de los cuerpos policiales y los medios de comunicación, junto con una serie de arrestos, han expuesto un problema de extremismo cada vez mayor dentro de las filas de quienes están encargados a proteger a los estadounidenses.

La Policía del Capitolio anunció el lunes que habían suspendido a "varios" de sus agentes y que investigarían al menos a otros 10 funcionarios.

Los cuerpos policiales de Nueva York, Seattle y Philadelphia, así como policías más pequeñas en todo el país, están investigando si sus oficiales participaron en el asalto, en el que murieron cinco personas en distintas circunstancias, entre ellos un policía del Congreso. Las investigaciones se basan en testimonios y publicaciones en redes sociales.

[Trump ya es el primer presidente en enfrentar dos ‘impeachments’. ¿Ahora qué sigue?]

El Ejército informó que estaba investigando a un oficial de operaciones psicológicas que llevó a 100 partidarios de Trump desde Carolina del Norte a Washington.

El FBI arrestó a un teniente coronel retirado de la Fuerza Aérea en Texas, después de que ingresara al Senado con un equipo táctico y esposas. Se ha pedido la renuncia de un legislador de Pennsylvania, que es coronel retirado del Ejército y enseñó en el Army War College durante cinco años, debido a que él y su esposa asistieron a las manifestaciones del miércoles que luego terminaron en violencia.

Ashli ​​Babbitt, de 33 años, seguidora de QAnon que murió de un disparo durante el asalto al Capitolio, era una veterana de 14 años en la Fuerza Aérea.

Según informes, el Departamento de Justicia está investigando a 25 miembros de las Fuerzas Armadas, aunque no está claro si están activos o retirados de las filas militares.

La senadora demócrata Tammy Duckworth dijo en una carta al secretario interino de Defensa, Christopher Miller, que el Pentágono debía abrir una investigación para determinar si los miembros retirados o activos de las Fuerzas Armadas “participaron en una insurrección contra la autoridad de Estados Unidos, o en una conspiración sediciosa que utilizó la fuerza para oponerse a la autoridad de Estados Unidos; prevenir, obstaculizar y retrasar la ejecución de la Ley de Conteo Electoral; y confiscar, tomar o poseer ilegalmente propiedades de Estados Unidos".

El hecho de que los grupos extremistas hayan tenido como objetivo el reclutamiento de miembros de los cuerpos policiales y del Ejército, así como de veteranos, no es sorpresa para Elizabeth Neumann, quien fue hasta abril la subsecretaria de Prevención de Amenazas en el Departamento de Seguridad Nacional.

Neumann dijo que las Fuerzas Armadas y las policías saben desde hace mucho tiempo que el reclutamiento de miembros activos por parte de la extrema derecha es un problema, pero que han hecho poco para solucionarlo. Aseguró que cuando Trump llegó a la Casa Blanca se le restó importancia a todo este tema.

[El FBI y la policía de Nueva York advirtieron a la seguridad del Capitolio sobre la posibilidad de violencia]

"Es un movimiento", dijo Neumann, quien dijo que el extremismo de derecha se ha desarrollado en torno al apoyo a Trump, "muchos de ellos están muy descentralizados, pero hay una sofisticación en quién y cómo preparan a las personas, cómo las reclutan y dónde intentan alentar a las personas a que busquen sus objetivos a largo plazo. No tengo ninguna duda de que tenemos un problema de supremacía blanca y extremismo dentro de los cuerpos policiales y el Ejército".

En el pasado, los esfuerzos del Congreso para investigar a los miembros de las Fuerzas Armadas y los cuerpos policiales se han visto obstaculizados en gran medida.

Recientemente se presentó en el Congreso un proyecto de ley para prevención del terrorismo doméstico, pero nunca se sometió a votación. Entre otras disposiciones, habría exigido que el secretario de Seguridad Nacional, el fiscal general y el director del FBI presentaran un informe anual sobre "la amenaza de terrorismo interno que representan los supremacistas blancos y neonazis, incluidos los supremacistas blancos y neonazis. Infiltración nazi de los cuerpos policiales federales, estatales y locales y los servicios uniformados".

Partidarios del presidente, Donald Trump, asaltan el Capitolio el 6 de enero de 2021.Reuters

El Senado nunca consideró la legislación que fue presentada por el senador Dick Durbin junto con 13 copatrocinadores demócratas. 

Un exempleado de la Cámara de Representantes que trabajó en la legislación dijo que los demócratas y republicanos lucharon para apoyar la disposición del proyecto de ley para requerir una evaluación de terrorismo nacional con la posible infiltración de grupos extremistas en los cuerpos policiales y las Fuerzas Armadas.

"Antes del asalto al Capitolio, un político ni siquiera podía reconocer públicamente que esto podía ser un problema. Hace dos años, estábamos tratando de obtener un informe para ver si se trataba sólo de casos aislados, porque seguíamos viendo el crecimiento de los complots de terror", dijo el funcionario sobre el trabajo en el proyecto de ley, "pero todo el mundo decía: 'Dios mío, ¿de quién es el jefe que va a perder su puesto por esto?".

La aplicación de la ley en cuestión

Los departamentos de policía de todo el país están investigando la participación de sus propios miembros en el motín del Capitolio.

[Quiénes son los radicales que asaltaron el Capitolio y qué se sabe de los que fueron arrestados]

La turba se presentó a instancias de Trump para marchar sobre Washington en apoyo de su falsa afirmación de que las elecciones de noviembre fueron robadas y para evitar que los legisladores confirmaran la victoria del presidente electo Joe Biden.

El alcalde de la ciudad de Nueva York y el comisionado de policía han dicho que tienen la intención de despedir a cualquiera que asaltara el Capitolio.

"Este es un grupo de personas que atacaron nuestro Congreso, lo atacaron para interrumpir el conteo de votos presidenciales", dijo el alcalde, Bill de Blasio, "cualquiera que haya participado en eso, cualquiera que haya asaltado ese edificio tratando de interrumpir el funcionamiento del Gobierno, no debe ser permitido servir en el Gobierno."

El comisionado, Dermot Shea, dijo el lunes en el canal de noticias NY1 que hasta ahora se sabe de al menos un oficial de policía de Nueva York que presuntamente participó en el ataque. "Cualquiera que cometa crímenes ciertamente tendría una vida útil muy corta en la policía de Nueva York", agregó.

Shea dijo que el nombre del oficial no fue revelado "porque no se sabe si es verdad o no".

El fin de semana, el Departamento de Policía de Filadelfia dijo que estaba al tanto de los mensajes de los medios sociales que alegaban que uno de sus detectives "podría haber asistido a los eventos".

Un portavoz de la policía, el sargento Eric Gripp, dijo que se había iniciado una investigación de asuntos internos para determinar si alguna de las políticas del departamento "fue violada por el detective, y si participó en alguna actividad ilegal mientras asistía".

La policía de Filadelfia se negó el lunes a identificar al detective, citando la investigación interna. Gripp dijo que la asignación del detective ha sido cambiada en espera del resultado.

El diario Philadelphia Inquirer, citando fuentes del departamento de policía, identificó al oficial como la detective Jennifer Gugger, miembro de la Unidad de Investigación de Antecedentes de Reclutamiento. Gugger no pudo ser localizada para hacer comentarios en los números listados para ella.

[La policía se prepara ante el riesgo de violencia y purga sus filas de sospechosos pro-Trump]

El departamento de policía de la ciudad de Rocky Mount, Virginia, dijo en un comunicado el domingo que estaba al tanto de que "dos oficiales fuera de servicio estuvieron presentes en un evento en Washington, D.C. el miércoles".

La policía de Rocky Mount dijo que había notificado a las autoridades federales y que los oficiales están en licencia administrativa pendiente de revisión.

"El pueblo de Rocky Mount apoya plenamente todas las expresiones legales de libertad de expresión y de reunión de sus empleados, pero no aprueba los actos ilegales que ocurrieron ese día", dice la declaración.

La policía de Rocky Mount no devolvió una solicitud de comentario por correo electrónico. La afiliada de NBC WSLS de Roanoke, Virginia, identificó a los oficiales a través de los medios de comunicación social como Thomas Robertson y Jacob Fracker, ninguno de los cuales pudo ser contactado para hacer un comentario.

Mientras tanto, el jefe interino de la policía de Seattle, Adrián Díaz, dijo el viernes que al menos dos oficiales fueron puestos en licencia administrativa y remitidos a la Oficina de Responsabilidad Policial del departamento después de que el departamento recibió publicaciones en las redes sociales que mostraban que los oficiales estaban en Washington el miércoles.

[La última semana de Trump: con pocos aliados, sin Twitter y al borde de un juicio político]

La investigación interna determinará si se violaron las políticas del departamento y si cualquier actividad ilegal potencial debe ser referida para una investigación criminal, dijo Díaz, y agregó que si algún oficial de Seattle estuvo directamente involucrado, lo despedirá de inmediato.

"No podemos violar las mismas leyes que juramos proteger", dijo en un comunicado.

En Troy, New Hampshire, el jefe de policía David Ellis enfrenta demandas de renuncia por parte de los residentes, después de que una entrevista con Intelligencer, una publicación web dirigida por la revista New York Magazine, lo ubicara en Washington el miércoles.

Ellis le dijo a la Radio Pública de New Hampshire que asistió al mitin de Trump en el National Mall, pero dijo que estaba allí como espectador y condenó a la turba que irrumpió en el Capitolio. Dijo que la violación del Capitolio "no iba a resolver nada, y luego ver a la policía ser tratada de la forma en que fue tratada, es ridículo", informó el Intelligencer.

Ellis no pudo ser contactado para hacer comentarios.

Cientos de soldados de la Guardia Nacional se preparan dentro del Capitolio para brindar protección durante el voto del juicio político a Trump. AP

Lynda García, directora del programa policial en la Conferencia de Liderazgo sobre Derechos Civiles y Humanos en Washington, dijo que la policía tiene la obligación de proteger al público de la discriminación y la conducta criminal.

 "Cuando los oficiales muestran este tipo de comportamiento, especialmente porque está profundamente ligado al odio y los prejuicios, se reflejan mal en los departamentos de policía", dijo García. "Envían mensajes a las mismas personas que están encargadas de proteger y servir, que se oponen a ellos".

También disminuye la confianza de la comunidad, dijo.

García, quien fue litigante en la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia de 2015 a 2018, dijo que los departamentos de policía deben responsabilizar a los oficiales y disciplinarlos "cuando se involucran en este tipo de actividades".

[Trump anticipa protestas de sus seguidores contra la toma de posesión de Biden y pide que sean pacíficas]

Cada departamento de policía tiene una política sobre conducta profesional, dijo García, así como un código de ética o políticas de redes sociales que prohíben y restringen a los agentes publicar contenido que pueda desacreditar a las personas o reflejar mal al departamento.

Ella dijo que cualquier oficial que se encuentre en violación de las políticas con respecto a los disturbios puede ser despedido si se aplica la disciplina.

"Y eso ni siquiera habla de la posible conducta criminal en la que podrían haberse involucrado", dijo García.

Extremismo en el Ejército

La violencia y el caos del miércoles, así como la aparición de alborotadores que utilizan tácticas militares, han alarmado a los militares actuales y anteriores, así como a los líderes del Congreso que supervisan las fuerzas armadas.

El temor es que los grupos extremistas nacionales puedan apropiarse del entrenamiento y de la popularidad del Ejército, que mantiene altos índices de aprobación incluso cuando muchos elementos del Gobierno son históricamente impopulares, para legitimar sus operaciones. Los servicios no siempre han sido particularmente activos para erradicar a los extremistas potenciales, incluso cuando sus miembros y posibles reclutas han sido atacados.

Eso ha llevado a los líderes del Congreso a solicitar que el número histórico de tropas de la Guardia Nacional enviadas para garantizar la seguridad en la inauguración de Biden se someta a controles de seguridad antes de ser asignados.

"Los militares se han mostrado fríos y calientes en esto. Ha sido muy desigual. Su capacidad e incluso su voluntad de indagar en las personas dentro de la fuerza, lo que publican en sus cuentas de redes sociales, qué tipo de causas respaldan, han sido limitadas", dijo el teniente general retirado del ejército David Barno, exjefe de fuerzas combinadas en Afganistán. "Creo que vamos a necesitar una nueva legislación que permita a los militares tener una mirada más profunda".

Es difícil cuantificar la infiltración de grupos extremistas o supremacistas blancos dentro del Ejército. Una encuesta de tropas de 2019 realizada por Military Times encontró que el 36% de los miembros del servicio dijeron que habían visto evidencia de ideologías supremacistas blancas o racistas en el Ejército, un aumento significativo con respecto al año anterior, cuando solo el 22% informó lo mismo.

[Banderas confederadas, legisladores aterrados y hasta una horca: las imágenes más perturbadoras del asalto al Capitolio]

Sin embargo, el Departamento de Defensa dijo en una carta de 2018 a Keith Ellison, entonces miembro demócrata de la Cámara de Representantes de Minnesota, que había recibido solo "27 informes de actividad extremista por parte de miembros del servicio en los últimos cinco años".

"El castigo no puede, en sí mismo, ser descriptivo de acciones extremistas de actividad", agrega la carta.

El umbral para ser castigado por compartir ideologías extremistas o racistas es mucho más estricto en el Ejército que en la vida civil o incluso en la aplicación de la ley. Los miembros de las ramas de servicio se rigen por el Código Uniforme de Justicia Militar, que es mucho más estricto en cuanto al discurso y puede aplicarse incluso a aquellos que se han retirado del Ejército dependiendo del delito.

John Altenburg, un juez adjunto y abogado general retirado del Ejército, procesó más de 700 casos bajo el código militar. Dijo que los miembros de las fuerzas armadas sacrifican algunas de sus libertades en apoyo de la misión de los servicios. La libertad de expresión puede ser limitada.

"Algunos de nuestros derechos se ven restringidos debido a la naturaleza de la organización militar y la importancia de la cohesión y la preparación para el combate", dijo, "así que no podemos simplemente decir lo que queramos".

Los veteranos son mucho más libres para participar en el discurso y son un bloque de votantes populares cortejado por los políticos. Sin embargo, aún podrían ser llevados a corte marcial si se retiraron como oficiales.

Barno dijo que le preocupa que oficiales y generales retirados, como el exasesor de seguridad nacional Michael Flynn, un teniente general retirado del Eejército, participaran en los movimientos y les dieran mayor legitimidad. El ejemplo de Flynn, dijo, "es el epítome de lo que no se debe hacer durante los últimos cinco años".

[Trump indulta a Michael Flynn, exasesor de Seguridad Nacional quien se había declarado culpable de mentir al FBI]

En cambio, dijo, los oficiales de bandera deben salir y recordar a los miembros del servicio el juramento que tomaron, condenar los disturbios y comprometerse con Biden como el futuro comandante en jefe, lo que dijo el Estado Mayor Conjunto en un memorando el martes.

"La participación en estos grupos es absolutamente inaceptable", dijo Barno. Están buscando socavar la Constitución de los Estados Unidos, algo que todos los miembros del servicio han jurado apoyar y defender".