IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

El primer voto sobre el juicio político a Trump en el Senado revela la falta del apoyo necesario para condenarlo

Sólo cinco republicanos defendieron la constitucionalidad del juicio al expresidente, un indicador de que será muy difícil para los demócratas conseguir los 17 votos extra para prohibirle que ostente un cargo público en el futuro.

Por Dareh Gregorian para NBC News

Los republicanos en el Senado votaron este martes a favor de una medida que declara inconstitucional el proceso de juicio político contra el expresidente Donald Trump, alegando que no puede ser juzgado para ser destituido porque ya no está en el cargo.

La moción, presentada por el senador Rand Paul, republicano por Kentucky, fue derrotada por una votación de 55-45, lo que demuestra que los demócratas tienen un camino cuesta arriba para asegurar los 67 votos necesarios para una condena a Trump.

Entre los que votaron a favor de la moción de Paul se encontraba el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, quien dijo que está indeciso sobre si condenar a Trump y que trabajó en el calendario de juicios con el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, demócrata por Nueva York.

En esta captura de pantalla de un video del Senado, se muestra al senador republicano por Kentucky Rand Paul, cuando presenta una moción para declarar inconstitucional el juicio político contra el expresidente Donald Trump; el 26 de enero de 2021.AP

McConnell, cuando todavía era el líder de la mayoría, rechazó los esfuerzos de los demócratas por realizar el juicio mientras Trump aún estaba en el cargo.

Los senadores prestaron juramento para el segundo juicio político de Trump el martes temprano, un día después de que los fiscales demócratas de la Cámara Baja entregaran al Senado el artículo de juicio político contra Trump por incitar a la insurrección en los disturbios del Capitolio a principios de este mes.

Los senadores recibieron el juramento del senador Patrick Leahy, demócrata por Vermont y presidente pro tempore del Senado.

[El inspector general investigará si algún funcionario del Departamento de Justicia intentó ayudar a Trump a revertir las elecciones]

"¿Jura solemnemente, que en todo lo relacionado con el juicio de Donald John Trump, expresidente de Estados Unidos, ahora pendiente, hará justicia imparcial de acuerdo con la Constitución y las leyes, entonces Dios le ayude?", declaró Leahy a los senadores reunidos.

Leahy preside el juicio en lugar del presidente del Tribunal Supremo John Roberts, porque Trump es ahora un expresidente.

El estatus de "ex" de Trump ha llevado a varios republicanos a argumentar que no puede ser sometido a un juicio político, porque la Constitución dice que "el juicio en los casos de impeachment no se extenderá más allá de la destitución del cargo y la descalificación para ejercer y disfrutar de cualquier oficina de honor, confianza o lucro en Estados Unidos".

Un defensor de ese punto de vista, el profesor de derecho de la Universidad George Washington, Jonathan Turley, habló con los republicanos del Senado en un almuerzo antes de la juramentación el martes.

Turley, quien testificó contra el primer juicio político de Trump en la Cámara Baja, ha dicho que también está en contra del segundo juicio político, diciendo que está "en contradicción con el lenguaje de la Constitución" porque el juicio se lleva a cabo cuando Trump ya no está en el cargo.

[Qué dice la carta que Trump le dejó a Biden en la Casa Blanca y cómo dejarle una al sucesor se convirtió en una tradición en EE.UU.] 

"Tienen que tomar una decisión difícil", dijo Turley a los periodistas después del almuerzo.

Mientras tanto, Paul presionó para que se votara el tema de constitucionalidad en el Senado el martes. "Los ciudadanos privados no son acusados [en un impeachment]. El juicio político es por destitución del cargo, y el acusado aquí ya dejó el cargo", dijo.

"Este juicio político no es más que un ejercicio partidista diseñado para dividir aún más al país", agregó Paul, "los demócratas afirman querer unificar el país, pero llevar a juicio político a un expresidente, un ciudadano privado, es la antítesis de la unidad".

Paul celebró el fuerte apoyo de sus compañeros republicanos: "45 senadores coincidieron en que esta farsa de juicio es inconstitucional. Eso es más de lo que se necesitará para absolver y eventualmente terminar con este proceso de destitución partidista. Este juicio está muerto al llegar al Senado", tuiteó después de votar.

Pero el senador Rob Portman, republicano por Ohio, afirmó más tarde que su voto solo significaba que estaba a favor de debatir el tema de la constitucionalidad, y que el voto no significa necesariamente que no votará para condenar al final del juicio. "Es un tema totalmente diferente en lo que a mí respecta", dijo Portman.

[Dónde será obligatorio usar mascarilla según las órdenes ejecutivas de Biden]

Sólo cinco de los 50 senadores republicanos votaron en contra de la moción de Paul. Fueron Ben Sasse por Nebraska, Susan Collins por Maine, Mitt Romney por Utah, Lisa Murkowski por Alaska y Pat Toomey por Pennsylvania.

"En mi opinión, el texto y el contexto de la Constitución, el significado del término 'juicio político' para los fundadores y los precedentes más relevantes indican que es constitucionalmente permisible que el Senado considere el juicio político del presidente Trump", dijo Toomey en una declaración posterior.

Los demócratas mantienen que tienen un precedente de su lado. Si bien ningún expresidente ha sido juzgado por el Senado después de dejar el cargo, el secretario de Guerra William Belknap fue juzgado en el Senado en 1876 después de que ya había renunciado.

Y los expertos legales, como el profesor de derecho de Harvard Laurence Tribe y el profesor de derecho de la Universidad de Texas Steve Vladeck, enfatizan que el juicio es constitucional porque una de las consideraciones que debe hacer el Senado es si le prohibirá a Trump ostentar un cargo en el Gobierno federal.

Los demócratas señalan que Trump fue acusado por la Cámara Baja mientras aún estaba en el cargo, y mantener un juicio es necesario para responsabilizarlo. Por ello, Schumer llamó "la cosa más despreciable que haya hecho un presidente", incitando a un disturbios en el Capitolio mientras una sesión conjunta del Congreso contaba los votos del Colegio Electoral.

Los fiscales demócratas Cheryl Johnson y Tim Blodgett al frente de la procesión para entregar el artículo de juicio político contra Trump, el 25 de enero de 2021.AP

Si Trump fuera condenado por dos tercios de los votos, el Senado podría votar para descalificarlo para ocupar un cargo en el futuro.

[Los republicanos se rinden y cesan su bloqueo del Senado, que amenaza con retrasar las reformas prometidas por Biden]

Si bien algunos senadores han comparado su papel en el juicio político con el de los miembros del jurado en un juicio tradicional, en realidad son más que eso. Pueden votar para anular a Leahy y tomar decisiones sobre la admisibilidad de pruebas y testigos, por ejemplo.

El entonces presidente de la Corte Suprema, William Rehnquist, cuando presidía el juicio político de Bill Clinton en 1999, señaló: "El Senado no es simplemente un jurado. Es un tribunal en este caso".

En este juicio en particular, ellos también son víctimas, después de tener que luchar por su seguridad después de que una turba de partidarios de Trump irrumpiera en el Capitolio el 6 de enero. Cinco personas murieron en el caos, incluido un oficial de policía del Capitolio, Brian Sicknick.

Se espera que el juicio en el Senado comience la semana del 8 de febrero en virtud de un acuerdo alcanzado entre las partes. Los republicanos del Senado habían solicitado más tiempo para permitir que los abogados de Trump se prepararan.

[Los demócratas logran el control del Senado, ¿por qué es tan importante?]

La Cámara Baja, controlada por los demócratas, aprobó el artículo de juicio político el 13 de enero en una votación de 232-197. En esa ocasión diez republicanos votaron por enjuiciar a Trump, el voto con más apoyo bipartidista en la historia en un juicio político presidencial, duplicando a los cinco demócratas que votaron para enjuiciar a Clinton.