IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Banderas confederadas, legisladores aterrados y hasta una horca: las imágenes más perturbadoras del asalto al Capitolio de EE.UU. por manifestantes pro-Trump

Los historiadores aseguran que la democracia estadounidense nunca había sido atacada de tal manera en la historia reciente. Quienes irrumpieron en el Capitolio este miércoles pueden enfrentar cargos por allanamiento, ingreso a un edificio federal restringido con armas y daño físico a la propiedad del Gobierno. 

La democracia de Estados Unidos, dijeron analistas políticos a Noticias Telemundo, nunca había sido atacada en la historia reciente de la nación como este miércoles 6 de enero de 2021.
 

Un primer plano del momento en que los manifestantes trepan los muros del Capitolio, burlando la seguridad del edificio federal. REUTERS

Cientos de manifestantes burlaron la seguridad de la sede del Congreso, en la capital, sembrando el terror entre los legisladores y otros trabajadores del Capitolio y obligando a posponer un ritual sagrado para la nación: el conteo de los votos del Colegio electoral para confirmar la victoria del presidente electo.

Un manifestante grita consignas dentro del Senado de Estados Uniodos, mientras otros desordenan documentos y objetos de los legisladores. Getty Images

Los disturbios, que obligaron a movilizarse a la Guardia Nacional y decretar un toque de queda en Washington, D.C., a partir de las 6:00 pm, dejaron imágenes perturbadoras. También un saldo de al menos cuatro muertos, entre ellos una veterana de la Fuerza Aérea y ferviente seguidora del presidente Trump, quien recibió un disparo de la policía en medio del caos

La Policía del Congreso, con armas en la mano, observa cómo los manifestantes intentan irrumpir en la Cámara de Representantes, en el Capitolio de Estados Unidos. AP

Por varias horas, los legisladores y otros empleados del Capitolio tuvieron que buscar refugio en oficinas seguras y túneles de escape, mientras el Capitolio era tomado por la turba, en ocasiones violentas. El presidente Trump tardó más de dos horas en pedir a los manifestantes que se "fueran a casa", aunque emitió este mensaje junto a sus ya refutadas afirmaciones de que los demócratas le "robaron la elección". 

Una horca es instalada en las afueras del Capitolio de Estados Unidos durante las manifestaciones, por momentos violentas, que se extendieron hasta la noche en Washington, D.C.AFP via NBC News

Los manifestantes no solo subieron las escaleras del Capitolio y lo invadieron, sino que lo hicieron rompiendo ventanas y trepando paredes, y se infiltraron en las oficinas de varios congresistas, incluyendo la de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi. Aún así, permanecieron en las instalaciones del Congreso por horas sin que la policía hiciera mucho para controlarlos.

Un manifestante cuelga de un balcón en el Senado de Estados Unidos. Getty Images

Los sucesos también dejaron al menos 10 oficiales de policía heridos. Dos agentes han sido hospitalizados tras sufrir heridas durante los disturbios. Otro oficial sufrió heridas graves después de estos, al ser arrastrado hacia la multitud y agredido.

La Policía del Capitolio detiene a varios manifestantes fuera de la Cámara de Representantes, luego de irrumpir en el edificio y obligar a que se pospusiera la sesión conjunta del Congreso para confirmar la victoria de Joe Biden.Getty Images

La Policía de la capital dijo haber descubierto dos bombas de tubo, una en el Comité Nacional Republicano y otra en el Comité Nacional Demócrata, así como armas largas y cócteles Molotov que fueron hallados en un camión en las inmediaciones del Capitolio

Un manifestante sostiene una bandera de apoyo a Trump dentro del edificio del Capitolio, cerca de la Cámara del Senado.Getty Images

Al menos 30 personas fueron arrestadas por violar el toque de queda, el doble del número de manifestantes arrestados tras el asalto al Capitolio. La alcaldesa de la capital, Muriel Bowser, decidió extender su orden de emergencia por dos semanas más, hasta el final del mandato del presidente Trump.

Un partidario de Trump irrumpe en la oficina de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y se sienta en la silla de la líder demócrata.AFP via Getty Images

Tras la toma del Capitolio, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo que el estado enviará a 1,000 efectivos de la Guardia Nacional a la capital. Los efectivos serán enviados a solicitud de la Guardia Nacional de Estados Unidos, dijo Cuomo en un comunicado. Se quedarán en D.C. "hasta dos semanas para ayudar y facilitar la transición pacífica del poder", agregó.

Las representantes Lucille Roybal-Allard, demócrata por California, y Annie Kuster, demócrata por New Hapshire, (al centro) buscan resguardo mientras los manifestantes intentan irrumpir en la sesión conjunta del Congreso para confirmar el voto del Colegio Electoral a favor de Joe Biden. Getty Images

Los disturbios llevaron a que varios representantes demócratas redactaran una carta al vicepresidente, Mike Pence, instándolo a iniciar los procedimientos de la Enmienda 25 de la Constitución contra el presidente Trump. Esta Enmienda fue introducida después del asesinato del expresidente John F. Kennedy, para tener un plan establecido de transferencia de poder en caso de que el mandatario fallezca, quede incapacitado o sea depuesto.

Sonriente, un manifestante pro-Trump carga con el atril de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, tras irrumpir en el Capitolio. Getty Images

“Jamás habríamos podido imaginar el ataque a la democracia que ocurrió el día de hoy”, dijo la presidenta de la líder demócrata Nancy Pelosi, luego de que los legisladores pudieron reingresar a la Camara a continuar con el proceso de confirmación de la victoria de Biden. Pelosi recalcó que "(en Estados Unidos) la trasferencia de poder se hace de manera pacífica".

La turba de manifestantes pro-Trump burla la seguridad del Capitolio e interrupe la sesión conjunta del Congreso para confirmar los votos del Colegio Electoral que le dan la victoria electoral a Joe Biden. REUTERS

"Estamos agradecidos a los que defendieron el Capitolio", dijo Pence. "A los que causaron daños: ustedes no han ganado, la violencia nunca gana, la democracia gana y esta sigue siendo la casa del pueblo". 

Una explosión causada por una munición policial se observa en la imagen, mientras los partidarios del presidente Trump se reúnen frente al edificio del Capitolio de Estados Unidos.REUTERS

El expresidente Barack Obama también condenó lo sucedido: "La historia recordará con razón la violencia de hoy en el Capitolio, incitada por un presidente en funciones que ha seguido mintiendo sin fundamento sobre el resultado de una elección legal, como un momento de gran deshonra y vergüenza para nuestra nación. Pero nos estaríamos engañando si lo tratamos como una sorpresa total".

"Libertad", grita este manifestante pro-Trump dentro del Senado de Estados Unidos. Getty Images

La toma del Capitolio fue conducida por personas mayoritariamente —sino totalmente— blancas. Algunos funcionarios electorales señalaron que el ataque constante de Trump a la legitimidad de las elecciones generales fue el factor que llevó al sector más radical de su base a manifestarse de forma intempestiva este miércoles.

Un partidario del presidente Trump sostiene una bandera de batalla confederada en el segundo piso del Capitolio de Estados Unidos, cerca de la entrada al Senado, luego de violar la seguridad de las instalaciones. REUTERS

Nunca, en sus más de 220 años de historia, había ocurrido en el Capitolio de Estados Unidos algo semejante a lo que se vio este miércoles. Los sucesos más recientes que se comparar a lo ocurrido en 2021 se dieron en 1814, solo 14 años después de que el edificio fuese inaugurado, cuando fuerzas británicas intentaron prenderlo en fuego. 

En la galería de la Cámara de Representantes se observa a algunas personas portando máscaras antigás.AP

Quienes irrumpieron en el Capitolio este miércoles pueden enfrentar cargos por las violaciones cometidas: tanto por delitos menores como mayores. Entre las imputaciones que aplican a lo sucedido en la capital, se cuentan los delitos de allanamiento, ingreso a un edificio federal restringido con armas y daño físico a la propiedad del Gobierno. 

Algunas personas se refugian en la galería de la Cámara de Representantes, mientras los manifestantes intentan irrumpir. AP