IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Se disparan las peticiones de beneficios por desempleo mientras la ayuda económica vuelve a fluir pero con retrasos

Las familias latinas y negras son las más afectadas y los niños pueden sufrir las peores consecuencias. Le contamos qué está pasando y qué viene después.
/ Source: Telemundo

Casi un millón de personas pidieron ayuda por desempleo por primera vez en Estados Unidos la semana pasada, la cifra más alta de solicitudes (965,000) registrada desde agosto, y que ha superado las pronósticos de los especialistas. Entre tanto, la ayuda federal para quienes se han quedado sin trabajo empieza a llegar a los estados, pero aún con retrasos.

[Cómo rastrear el cheque de ayuda por la pandemia. El IRS habilitó una herramienta]

El mercado laboral no logra recuperarse de la crisis económica causada por el coronavirus, que se agudizó en las últimas semanas por la explosión de contagios en el país. Estados Unidos aún tiene 10 millones de puestos de trabajo menos que antes de la pandemia. 

La cifra de pedidos por desempleo de la semana pasada, dada a conocer este jueves por el Departamento del Trabajo, supera las previsiones de expertos, que esperaban unas 800,000 solicitudes, aunque esté lejos del récord de siete millones de pedidos registrado en marzo. 

 

Los pedidos de ayudas por desempleo semanales se dispararon en enero. Noticias Telemundo

"Incluso una vez que la distribución de vacunas comience a hacer mella en el número de casos, aún será un largo camino hacia una recuperación económica total", explicó AnnElizabeth Konkel, economista de Indeed Hiring Lab, a la cadena NBC News.

 

El impacto en los más pequeños 

Las familias latinas y negras tienen el doble de probabilidades de sufrir consecuencias económicas y de salud por la pandemia en comparación con blancos y asiáticos, según un análisis de los datos del Censo publicado este viernes. Los beneficios federales resultan así una ayuda crucial para estas familias, que luchan para llegar a cubrir gastos básicos como alimento y vivienda. 

[La economía perdió 140,000 puestos de trabajo en diciembre, el último reporte de la presidencia de Trump]

La organización de investigación no partidista Child Trends analizó las respuestas de la encuesta del Censo y encontró que el 29% de los hogares latinos y el 31% de los hogares negros con niños están enfrentando tres o más dificultades debido a la pandemia. Estas incluyen desempleo, dificultad para pagar los gastos, no estar al día con la renta o la hipoteca, así como falta de alimentos y seguro médico y problemas de salud a nivel físico y mental. 

El estrés que las familias y los padres experimentan definitivamente se filtra a sus hijos”, alertó Dana Thomson, investigadora de Child Trends y coautora del informe, a nuestra cadena hermana NBC News. 

Los pequeños sienten el estrés de los mayores tanto de forma directa como indirecta. "Si una familia no paga el alquiler y tiene que mudarse, eso también tiene un gran impacto en la estabilidad y el entorno de un niño",  explicó Thomson. 

 

 

Los expertos indican que esto sugiere que las desigualdades no se basan sólo en los ingresos, sino que hay otros motivos. Personas latinas y negras tienen menos probabilidades las blancas de recibir beneficios por desempleo.

Además, es más probable que estas familias tengan poco o ningún acceso a tener una cuenta de banco, lo que dificulta que reciban algunos fondos de ayuda por el COVID-19. Algunas familias inmigrantes y con estatus migratorio mixto también pueden enfrentar barreras adicionales para acceder a los recursos y servicios existentes. 

La pandemia, al final de cuentas, sólo ha exacerbado problemas de racismo y violencia sistémicos, dicen los investigadores.

Niños eligen sus juguetes en un centro de ayuda en Los Angeles en la época de la Navidad de 2020. AP

[Latinos que no recibieron el primer cheque de ayuda sí disfrutarán del segundo]

Sin ayuda gubernamental, las familias pueden verse totalmente abrumadas. “Las dificultades simplemente los sobrepasan y pueden caer en cascada en múltiples áreas de sus vidas", dijo Thomson. 

La experta considera que se necesitan servicios integrados y que las familias sepan, por ejemplo, que si reciben tarjetas de ayuda para alimentos, las llamadas SNAP, también pueden ser elegibles para beneficios de desempleo y Medicaid.

 

Llega más ayuda, pero con demoras

El dinero extra en subsidios por desempleo que el Congreso aprobó en el paquete de ayuda de 900,000 millones de dólares de finales de diciembre comenzó a llegar a los bolsillos de las familias del país. Sin embargo, los fondos llegan con demoras

El nuevo acuerdo de estímulo otorga una ayuda semanal de 300 dólares por desempleo hasta el 14 de marzo y extiende por 11 semanas los dos programas por desempleo que se crearon al comienzo de la pandemia con la Ley CARES y vencieron en diciembre. Muchos beneficiarios de esos programas que caducaron tienen que esperar a que se actualicen los sistemas y reinicien los pagos. 

Cerca de la mitad de los estados deberían estar pagando los 300 dólares esta semana, indicó Michele Evermore, analista senior de políticas del Proyecto Nacional de Ley de Empleo, a la cadena CNN. Expertos habían advertido que a muchas agencias estatales les tomaría entre dos o tres semanas actualizar sus sistemas. 

 

 

Algunos estados, incluyendo Nueva York y California, se movieron rápidamente para otorgar los beneficios. El Departamento de Desarrollo del Empleo de California, por ejemplo, había pagado hasta el martes un total de 434 millones de dólares en ayudas federales a más de 1 millón de beneficiarios. 

En otros estados, los residentes que se quedaron sin empleo aún no han recibido los subsidios, como en Ohio, donde por el momento no se pueden presentar solicitudes. 

Con información de NBC News y CNN