IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Este crimen atroz era “el ejemplo perfecto de un misterio sin resolver”. Pero Google entregó al culpable

Cuando una mujer fue secuestrada y violada, el detective intentó algo que no se había probado hasta entonces. “De verdad queremos ayudar porque lo sucedido es la peor pesadilla”, le respondió Google.
Ilustración sobre el uso de geocercado para identificar a sospechosos de un delito.
Julien Posture para NBC News

Por Jon Schuppe - NBC News

La madrugada del 16 de junio de 2017, una mujer llegó a una parada de autobuses en Milwaukee, Wisconsin, y le rogó a un conductor que le prestara su celular para poder llamar al 911.

Dijo que dos hombres recién la habían atacado y dejado al lado de la carretera: “Me robaron el auto, me golpearon y me violaron”, indicó la mujer, una enfermera identificada solo como M. D. para proteger su privacidad.

Era un delito difícil de resolver. Ella recordaba suficientes detalles de uno de los criminales como para hacer un bosquejo policial; tenía una recolección general de la camioneta a la cual la subieron tras amenazarla con un cuchillo y un martillo, y sabía que en algún momento pasaron cerca del aeropuerto internacional General Mitchell.

Los atacantes se quedaron con el celular de M. D., pero fue apagado por lo que no era localizable.

Los oficiales tomaron huellas del auto de la mujer después de que fue abandonado por los delincuentes, revisaron cámaras de vigilancia y usaron un kit forense de agresión sexual con la esperanza de que fuera suficiente para armar un perfil de ADN con el cual encontrar a los criminales.

“Era el ejemplo perfecto de un misterio policiaco sin resolver”, dijo el detective de Milwaukee Eric Draeger a NBC News, cadena hermana de Noticias Telemundo.

Sin embargo, hubo un detalle que le llamó la atención a Draeger: cuando M. D. describió la camioneta de sus atacantes mencionó que ella alcanzó a ver que uno de ellos tenía abierto Google Maps en su celular.

[Cómo la policía usó sitios web de genealogía para atrapar al Asesino de Golden State]

El detective de Milwaukee Eric Draeger en el sitio de la carretera donde los atacantes de M.D. la dejaron la madrugada del 16 de junio de 2017.Darren Hauck para NBC News

Una pista crucial

Draeger ha sido parte de investigaciones de la Policía de Milwaukee que recurren a la alta tecnología, como usar los datos de empresas telefónicas para confirmar si un sospechoso estuvo en el sitio del crimen a partir de si su celular rebotó señal de alguna torre.

Pero el proceso para conseguir esa información es lento y costoso, y los resultados no son tan útiles si se desconoce el número telefónico del posible sospechoso.

Draeger pensó que sería más fácil, rápido y preciso pedir los datos a alguien más: a Google.

[Así fue como un hombre se convirtió en el sospechoso de un robo: por andar en bicicleta con su celular en mano]

Nunca lo había hecho, ni conocía a algún oficial que lo hubiera hecho, pero contactó a la fiscala Erin Karshen para acelerar el proceso de conseguir una solicitud judicial.

Y hacia la noche del viernes 16 de junio de 2017, unas 12 horas después de que M. D. llamara al 911, mandó un correo urgente al gigante tecnológico, pidiendo cualquier información de “geocercado” (o perímetro virtual) de los aparatos que hubieran estado usando Google Maps a la hora del secuestro y cerca del aeropuerto.

Para sorpresa de Draeger, recibió una llamada apenas 20 minutos después.

Al otro lado del teléfono estaba una empleada del departamento de cumplimiento legal de Google. Draeger recuerda que le dijo: “No sé si esto es posible, pero de verdad queremos ayudar porque lo sucedido es la peor pesadilla de todos”.

Para dar con el responsable

Los representantes de Google trabajaron con Draeger mientras él ajustaba su solicitud para que se pudiera hacer la búsqueda más allá del área del aeropuerto, pues cientos de equipos habían estado activados ahí al momento.

Para encontrar coincidencias buscaron también entre dispositivos usando Google Maps cerca del sitio del secuestro y en un bar de Chicago donde fue usada la tarjeta que le robaron a M. D. el día después del ataque.

Una imagen captada por una cámara de seguridad cerca del aeropuerto internacional de Milwaukee muestra la camioneta en la que secuestraron a M.D.Policía de Milwaukee

El 20 de junio los encargados habían encontrado un solo celular que estuvo activado en los tres puntos.

Con eso fue posible arrestar a José Arévalo Viera, quien había estado en prisión en Kentucky una década antes del ataque a M. D. por cargos de privación de la libertad (retener a alguien en un sitio).

[El 2020 cambió nuestra relación con internet y la tecnología, posiblemente para siempre]

La policía le pidió a T-Mobile, la operadora telefónica del número de Arévalo, que hiciera un rastreo de emergencia (posible pero solo en circunstancias muy contadas) con el cual pudieron ubicarlo en Louisville, Kentucky. Las autoridades de Milwaukee les pidieron a sus pares de Louisville que ayudaran con el arresto.

Cuando a M. D. le mostraron una serie de fotografías que incluía la de Arévalo, ella de inmediato lo reconoció a él y lo señaló como el responsable.

José Arévalo Viera en un juzgado de Kentucky en junio de 2017.Telemundo Wisconsin

Con esa confirmación adicional, lo arrestaron y acusaron de agresión sexual, secuestro y robo a mano armada. Un análisis de ADN después arrojó también una coincidencia con el material genético que habían conseguido del kit de violación. El hombre fue condenado a 100 años de prisión.

"Sin la información de Google, hubiéramos terminado sin nada", dijo Draeger a NBC News. "Ellos nos ayudaron con información que ayudó a darle justicia a una mujer que la necesitaba", añadió.

Controversias y preocupaciones por la privacidad

El pedido de Draeger para resolver los delitos cometidos contra M. D. es uno de los primeros ejemplos conocidos de una solicitud judicial para geocercado, la cual empieza a ser utilizada por autoridades para intentar cerrar casos irresueltos. 

[Este artista logró engañar a Google Maps después de caminar por una calle con 99 celulares]

Se ha reportado que con ello fue posible encontrar a un sospechoso de bombardeos en Texas, y arrestar a los responsables de un allanamiento del hogar en Minnesota y de un robo en San Francisco.

Pero la herramienta no está libre de polémica.

Abogados defensores y activistas para temas de privacidad temen que con esas solicitudes sea más fácil que el Gobierno pueda rastrear a personas incluso cuando no tuvieron nada que ver con un delito. Las autoridades, en tanto, indican que el asunto es legal porque los usuarios de Google acceden a compartir su ubicación, de manera anonimizada, para usar algunas de las aplicaciones.

La carretera de Milwaukee donde M.D. fue secuestrada en 2017.Darren Hauck para NBC News

“Protegemos vigorosamente la privacidad de nuestros usuarios al tiempo que apoyamos el trabajo importante de las autoridades”, dijo a NBC News el director para agencias policiales y seguridad informática de Google, Richard Salgado.

“Hemos desarrollado un proceso específico para responder a estas solicitudes tal que cumplimos la responsabilidad legal mientras reducimos la cantidad de datos que se comparten”, agregó.

En 2019 en Florida, un hombre fue declarado sospechoso de un robo solamente porque pasó cerca del hogar asaltado como parte de su ruta típica en bicicleta; posteriormente la policía lo dejó de considerar sospechoso.

[Una guía detallada para aprender a borrar tu historial de Google]

En Virginia las solicitudes de geocercado fueron declaradas inconstitucionales; en Nueva York se estudia si prohibirlas.

Sin embargo, la técnica continúa usándose, y cada vez más, con casos reportados desde Carolina del Norte hasta Arizona y desde Minnesota hasta Nueva York.

Google indicó que entre 2017 y 2018 las solicitudes de geocercado aumentaron 1,500% y que crecieron 500% más hacia 2019.

Aunque el mayor volumen también ha significado que el proceso es más tardado; mientras en el caso de M. D. hubo un análisis listo dentro de una semana, ahora eso puede tardar meses, por lo que la policía recurre a las solicitudes como último recurso.

“Son solo una de las herramientas que tenemos para asegurarnos de que la comunidad está a salvo”, dijo M. D,“No creo que se trate de una violación de la privacidad, sino que es algo que realmente necesitamos”.