IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La variante del coronavirus detectada en el Reino Unido puede ser más mortal, advierte el primer ministro británico

La mutación, conocida como B.1.1.7, ya está en Estados Unidos y es también más contagiosa que la cepa original del virus. Otras variantes encontradas en Sudáfrica y Brasil ya generan preocupación por la eficacia que tendrán las vacunas.

Una nueva variante del coronavirus, detectada por primera vez en Inglaterra y que ahora se está extendiendo por todo el mundo, incluido Estados Unidos, "puede estar asociada con un mayor grado de mortalidad", dijo el viernes el primer ministro británico, Boris Johnson, en una conferencia de prensa. 

La nueva mutación se contagia con más facilidad que el coronavirus que comenzó la pandemia. Algunos estudios han sugerido que es entre un 50 y un 70% más infecciosa. Estados Unidos registró a finales de diciembre el primer caso confirmado de la variante, conocida como B.1.1.7, pero los expertos habían dicho hasta ahora que no era más letal de la conocida hasta entonces.

En la conferencia de prensa del viernes en Downing Street, Johnson y sus asesores dieron poca información sobre cuánto más mortal es la nueva cepa.

Sin embargo, el principal asesor científico de Inglaterra, Patrick Valance, dio un ejemplo. En un grupo de 1,000 hombres de 60 años o más, el virus original mataría a 10. La nueva cepa, indicó, mataría a 13 o 14.

 

 

La noticia llega cuando ya hay otras mutaciones del virus, detectadas en Sudáfrica y Brasil, que generan preocupación por la eficacia que pueden tener las vacunas aprobadas hasta ahora para frenar el contagio. 

Preocupación por la eficacia de las vacunas 

Expertos sanitarios han asegurado que la variante que se detectó en el Reino Unido no muestra resistencia a las dos vacunas aprobadas hasta el momento (Pfizer-BioNTech y Moderna). 

Esta semana, sin embargo, los científicos estadounidenses comenzaron a mostrar preocupación por otra variante del virus, localizada en Sudáfrica y conocida como 501Y.V2. Algunos expertos ven potencial para que esta mutación, que hasta la fecha no ha sido registrada en Estados Unidos, pueda complicar la respuesta a la pandemia.

Esta preocupación se basa en dos estudios publicados este martes que sugieren que las mutaciones en la variante de Sudáfrica, ya presente en al menos 23 países, pueden provocar un mayor riesgo de reinfección por COVID-19 en las personas que ya han estado enfermas con el virus y deberían haber desarrollado cierta inmunidad.

Los científicos no han confirmado que esta variante sea más contagiosa, aunque la evidencia apunta en esa dirección. También les preocupa que 501Y.V2 pueda complicar la respuesta a tratamientos existentes contra el COVID-19.

Personal de las Farmacias CVS revisa las notas antes de administrar la vacuna contra el COVID-19 en un asilo de ancianos en el barrio de Harlem, en Nueva York, el viernes 15 de enero de 2021.AP

Por ejemplo, Regeneron, una empresa que ha desarrollado un cóctel de dos anticuerpos monoclonales como terapia para pacientes con la enfermedad, informó que 501Y.V2 podría evadir uno de los anticuerpos en su mezcla.

Pero quizás lo más alarmante es la posibilidad de que estas mutaciones puedan limitar la efectividad de las vacunas existentes, una de las mejores herramientas para controlar la pandemia.

[Biden lanza un plan de acción ante la pandemia con 10 órdenes ejecutivas para más vacunas, mascarillas y la reapertura de escuelas]

Los estudios publicados el martes muestran que esta variante es menos susceptible a los anticuerpos creados por la infección natural y por las vacunas de Pfizer-BioNTech y Moderna.

Michel Nussenzweig, inmunólogo de la Universidad Rockefeller en Nueva York, quien dirigió uno de los estudios, dijo al diario The New York Times que las vacunas existentes seguirán previniendo los síntomas más graves y que las personas deberían seguir recibiéndolas:

“Si el objetivo es mantener a las personas fuera del hospital, entonces esto va a funcionar bien”, afirmó.

Pero tal vez las vacunas no eviten que las personas se infecten leve o asintomáticamente con las variantes, advirtió Nussenzweig; “Es posible que ni siquiera sepan que estaban infectados”. Si estos infectados aún pueden transmitir el virus a otras personas que no están inmunizadas, el virus seguiría cobrándose vidas.

Científicos sudafricanos informaron este fin de semana que, tras realizar exámenes de laboratorio a un grupo de 44 sobrevivientes de COVID-19, en casi la mitad de ellos las vacunas no destruyeron la nueva variante.

Las muestras que sí tuvieron éxito contra la variante se tomaron de pacientes que habían sido hospitalizados. Estos pacientes tenían niveles sanguíneos más altos de los llamados anticuerpos neutralizantes (el subconjunto de anticuerpos necesarios para desarmar el virus y prevenir la infección) que aquellos que solo estaban levemente enfermos.

Los resultados "sugieren fuertemente que varias mutaciones que vemos en la variante de Sudáfrica van a tener un efecto significativo en la sensibilidad de ese virus a la neutralización", dijo Penny Moore, viróloga del Instituto Nacional de Enfermedades Transmisibles de Sudáfrica, y quien dirigió el estudio antes mencionado.

Otra mutación preocupante en Brasil

El Gobierno federal ha suspendido los viajes de algunos de los países donde han surgido nuevas variantes del COVID-19, como Reino Unido y Brasil.

Este jueves, el presidente, Joe Biden, firmó una decena de órdenes ejecutivas que incluyen restricciones para los viajeros internacionales que arriben al país. La nueva Administración exigirá exámenes negativos de COVID-19 antes de entrar en el territorio nacional. Los viajeros también deberán permanecer en cuarentena a su llegada.

Además de la que circula en Sudáfrica, la variante de Manaus, Brasil, conocida como P.1, también es fuente de preocupación.

Investigadores de este país documentaron el caso de una paciente de COVID-19 de 45 años sin otras dolencias que, meses después de su primer contagio con la enfermedad, volvió a infectarse con la nueva variante. La paciente experimentó una enfermedad más grave la segunda vez.

Si bien hasta el momento la evidencia es limitada, "podría tener importantes implicaciones para las políticas de salud pública, las estrategias de vigilancia e inmunización", según los científicos brasileños.

[Verdades, mentiras, dudas y tonterías sobre la vacuna del coronavirus]

En Manaus, después de que se estimara que más de las tres cuartas partes de la población estaba infectada con el virus durante una oleada de primavera, los casos se están acumulando nuevamente y los hospitales se están llenando. Los investigadores sospechan que una causa podría ser la nueva variante.

Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, la información sobre las características de las nuevas variantes en el mundo está surgiendo rápidamente.

“Los científicos están trabajando para aprender más sobre la facilidad con la que se pueden propagar, si pudieran causar una enfermedad más grave y si las vacunas actualmente autorizadas protegerán a las personas contra ellas”, han asegurado los CDC en su página oficial. “En este momento, no hay evidencia de que estas variantes causen una enfermedad más grave o un mayor riesgo de muerte”, añade.

Más de 400,000 personas han muerto en Estados Unidos a causa del COVID-19 desde el inicio de la pandemia en el país, en marzo de 2020. 

Con información de The Associated Press, The Washington Post y The New York Times