IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Estados Unidos supera las 400,000 muertes por COVID-19 un año después del primer caso confirmado en el país

EE.UU. ha registrado más de 24 millones de casos de COVID-19 y un 20% de las muertes globales, que superan los dos millones. Biden anunció que no levantará la restricciones de viaje internacional a partir del 26 de enero desde Europa y Brasil después de que así lo anunció este lunes Trump.

Estados Unidos alcanzó este martes las 400,103 muertes por coronavirus registradas, según el recuento de NBC News, cadena hermana de Telemundo. Se trata de un hito dramático que parecía inimaginable al comienzo de la pandemia, hace un año.

El virus ha provocado más de dos millones de muertos en todo el mundo, de acuerdo con datos de la Universidad Johns Hopkins. El número de fallecidos en Estados Unidos es el peor a escala global, aunque su población representa menos del 5% de los 7,700 millones de personas que habitan el planeta (según el dato de Naciones Unidas). 

Estados Unidos confirmó el primer caso de coronavirus detectado en su territorio el 21 de enero de 2020. Se trató de un hombre residente en Seattle, Washington. 

[¿Por qué miles de vacunas están terminando en la basura en EE.UU.?]

Casi un año después, más de 24 millones de personas han resultado infectadas en el territorio nacional, la mayor cantidad de casos confirmados en el mundo. California se convirtió el lunes en el primer estado del país en alcanzar los tres millones de casos, y el condado de Los Ángeles superó la marca de un millón de casos durante el fin de semana, según datos de NBC News.

El número de muertos es mucho mayor de lo esperado al comienzo de la pandemia. La doctora Deborah Birx, coordinadora de la gestión de la pandemia coronavirus de la Casa Blanca, advirtió en abril que hasta 240,000 estadounidenses podrían morir de coronavirus incluso si se siguieran "casi a la perfección" las medidas de contención.

Pacientes en el pasillo del Centro Médico St. Mary en Apple Valley, California, el 12 de enero de 2021.REUTERS/Mike Blake

El presidente saliente, Donald Trump, describió esa cifra estimada como "preocupante". Después, ha recibido duras críticas por minimizar la amenaza que representa el virus y luego obstaculizar la respuesta del Gobierno federal. Él mismo resultó contagiado a principios de octubre y tuvo que ser hospitalizado. 

[Inquietud en Nueva York y otros estados ante la escasez de vacunas]

Mientras los funcionarios de salud se apresuran a vacunar a la mayor cantidad posible de personas vulnerables, el coronavirus ha continuado propagándose a tasas récord en todo el país, y Estados Unidos enfrentaba el riesgo de que nuevas cepas de virus mutantes se propagaran desde el Reino Unido, Brasil y Sudáfrica. así como nuevas cepas emergentes en los EE. UU.

Pero en California, la doctora Erica Pan, epidemióloga estatal, recomendó que los proveedores suspendan la administración de dosis de un lote de vacuna Moderna mientras investigan informes de posibles reacciones alérgicas.

"Menos de 10 personas requirieron atención médica en un lapso de 24 horas", comunicó Pan, y agregó que están lanzando esta advertencia "debido a una extrema precaución y también reconociendo el suministro extremadamente limitado de vacunas".

[¿Cuál es el plan de Joe Biden para acelerar la vacunación contra el COVID-19 en EE.UU.?]

El presidente electo, Joe Biden, declaró la semana pasada que desplegaría la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por su sigla en inglés) y la Guardia Nacional para ayudar a establecer clínicas de vacunas a lo largo del país como parte de un ambicioso plan para incrementar la velocidad de vacunación.

Restricciones de viaje a EE.UU.

Biden, que tomará posesión este miércoles, no levantará las restricciones de viaje internacional a partir del 26 de enero desde Europa y Brasil tal y como anunció este lunes Trump, precisó Jen Psaki, su futura responsable de prensa.

"Bajo el consejo de nuestro equipo médico, la Administración (de Biden) no tiene previsto levantar estas restricciones el 26 de enero. De hecho, planeamos reforzar las medidas de salud pública en los viajes internacionales para mitigar aún más la extensión del coronavirus", señaló Psaki en un mensaje en Twitter.

En esa fecha, Biden, quien toma posesión el 20 de enero, será ya presidente de EE.UU. y, por tanto, será quien tenga la capacidad para mantener o suspender esas restricciones.

La futura portavoz de mandatario electo replicaba así minutos después de que Trump anunciase el fin de las restricciones de viaje a Estados Unidos desde la Unión Europea, el Reino Unido y Brasil a partir del 26 de enero

"Con la pandemia empeorando, y más variantes contagiosas emergiendo en todo el mundo, no es el momento de levantar las restricciones en los viajes internacionales", agregó Psaki.

[La India inicia la mayor campaña de vacunación en el mundo]

La prohibición a los pasajeros procedentes de la Unión Europea y el Reino Unido se impuso en marzo de 2020, mientras que la referente a Brasil data de mayo.

A partir del 26 de enero entra en vigor de la exigencia de un test negativo de coronavirus para todos los pasajeros aéreos internacionales, incluidos los ciudadanos estadounidenses, con destino a EE.UU., anunciada recientemente por los Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés).

Con información de NBC News y EFE.