IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

El Gobierno promete acelerar la vacunación de negros y latinos, que sufren tasas más altas de mortalidad por el coronavirus

Enero registra un nuevo récord con casi 80,000 fallecimientos pero la Administración de Biden pretende frenar la pandemia con una nueva oleada de vacunaciones. Así lo haría.
/ Source: Telemundo

La Administración presidida por Joe Biden ha renovado sus promesas de impulsar la vacunación contra el COVID-19, con la compra de millones de dosis adicionales y un plan que intentará mejorar la inminización de las comunidades negra y latina, con tasas de mortalidad más altas debido al coronavirus

“Queremos asegurarnos que damos a cada estadounidense acceso igualitario a la vacuna y a servicios de salud”, señaló este miércoles Andy Slavitt, responsable del equipo ante el coronavirus en la Casa Blanca, en la primera conferencia de prensa del grupo. Advirtió además que se estima que unas 90.000 personas morirán de COVID-19 en las próximas cuatro semanas en el país. 

El anuncio de una serie de medidas para asegurar una distribución más equitativa se realiza después de que se conociera que las dosis están llegando, en promedio, al 4% de la población blanca, pero sólo al 1.9% de la negra y el 1.8% de la latina.  

La desigualdad en la distribución resulta crítica en medio de la escasez de dosis y los retrasos en la campaña de vacunación. En el último mes, solo se han inyectado 23.5 millones de dosis y unas 3.4 millones de personas han completado las dos dosis necesarias para tener la máxima inmunidad ante al virus. 

 

 

Las comunidades negras, indígenas y latinas son además las más afectadas por el recrudecimiento de la pandemia en el país, que registra cifras récord de mortalidad. Con casi 80,000 muertes hasta la fecha, enero ya se ha convertido en el mes más trágico a causa del coronavirus, según los datos de la Universidad Johns Hopkins.

En todo el país, la población negra es la que tiene la tasa de mortalidad más alta a causa del virus: 147 fallecimientos cada 100,000 personas. En segundo lugar están las comunidades indio-estadounidenses o los nativos de Alaska, con 138, y luego los latinos, con 121 fallecimientos cada 100,000 habitantes, según los datos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). 

La llegada de nuevas mutaciones detectadas en el Reino Unido y Brasil, que en principio serían más contagiosas, ha aumentado el temor de que se disparen las hospitalizaciones, y funcionarios estatales están demandando una mayor cantidad de dosis lo más pronto posible. 

Se han detectado 294 contagios de la mutación descubierta en el Reino Unido en 24 estados, confirmó este miércoles en la conferencia de prensa ante el COVID-19 el doctor Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas del país. Florida y California encabezan la lista con la mayor cantidad de contagios.  

 

 

Fauci indicó que hay evidencia inicial de que las vacunas ya aprobadas para su uso de emergencia tienen efectividad ante esta mutación, como así también para la detectada en Brasil, pero la respuesta inmunitaria sería más débil en la cepa identificada en Sudáfrica, de la cual aún no hay casos aún detectados en Estados Unidos. 

La conferencia de prensa, la primera por la pandemia de la nueva Administración, se realizó de manera virtual y fue liderada por el equipo de expertos de la Casa Blanca, marcando un fuerte contraste con los shows del expresidente Donald Trump, quien con frecuencia contradecía a los especialistas. 

El presidente también ha decidido, a diferencia de su antecesor, invertir más fondos para conseguir dosis de las vacunas ya autorizadas.

Biden anunció el martes que su Administración firmará un acuerdo con Pfizer y Moderna para tener dosis suficientes para vacunar a casi todos los ciudadanos del país para el final del verano o comienzos del otoño. A cada compañía le comprará 100 millones de dosis adicionales, 200 en total, que se sumarán a las 400 millones que el Gobierno federal ya ha adquirido. 

La medida no implica que se deben abandonar las precauciones. "La cruda verdad es que pasarán meses antes de que podamos vacunar a la mayoría de los estadounidenses", dijo Biden al anunciar la compra, “en los próximos meses, las mascarillas, no las vacunas, son la mejor defensa contra el COVID-19”. 

La Administración de Biden confirmó este miércoles que los envíos de dosis aumentarán un 16% a partir de la próxima semana y que los gobernadores tendrán ahora certeza sobre la cantidad de dosis que recibirán y los plazos de entrega. 

 

Personas hacen fila para recibir la vacuna contra el COVID-19 en una iglesia en el Bronx, en Nueva York, una de las áreas más afectadas por la pandemia. AP

 

Biden tiene el objetivo de vacunar a 100 millones de personas en 100 días (un plazo que se cumple el 29 de abril). Los Gobiernos estatales han celebrado su iniciativa, pero temen que incluso si se envían dosis adicionales, esto no será suficiente ante la gran escasez actual.

[¿Por qué están apareciendo ahora nuevas variantes del coronavirus?]

“Apreciamos que la Administración indique que proporcionará a los estados asignaciones ligeramente más altas durante las próximas semanas, pero vamos a necesitar muchas más”, dijo el martes en un comunicado el gobernador de Maryland, Larry Hogan, un republicano centrista. 

Con información de CNN, NBC News y The New York Times