"No nos sentimos seguros, no estamos listos para reabrir las escuelas": maestros y padres explican por qué están en desacuerdo con Trump

La posición de la Administración continúa siendo presionar a los estados para que las escuelas reabran sus puertas. Este domingo la secretaria de Educación Betsy DeVos dijo a CNN que es tiempo de regresar: “Los niños necesitan volver a los salones de clases, las familias lo necesitan”.
/ Source: Telemundo

Presionados por el gobierno del presidente Donald Trump para reanudar clases presenciales en las escuelas, los expertos en salud pública advierten que una reapertura generalizada podría aumentar incluso más las tasas de infecciones y muertes.

De modo que urden una estrategia más cautelosa, que es lo que muchos gobiernos locales y distritos escolares ya buscan. Algo con lo que la Administración parece no estar de acuerdo.

[Pese al repunte del coronavirus, el gobierno de Trump presiona a los estados para que las escuelas reabran en otoño]

La secretaria de Educación Betsy DeVos –quien no tiene experticia ni en medicina ni en educación– hizo eco de la insistencia de Trump de que los niños pueden regresar con seguridad al salón de clases. Este domingo por la mañana dijo a CNN que es tiempo de regresar: "Los niños necesitan volver a los salones de clases, las familias lo necesitan y se puede hacer de manera segura".

"Sé que hay muchas escuelas que han estado trabajando mucho por poner en marcha un plan para seguir hacia adelante, queremos ver a todos los distritos hacer lo mismo. Somos un país de acciones", agregó. 

 

 

No fue su única declaración. "No hay nada en los datos que sugiera que sea peligroso de alguna forma que los niños vayan a la escuela", le dijo DeVos a Chris Wallace en el noticiero Fox News Sunday.

Trump ha insistido en que las reglas de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades –la principal autoridad sanitaria del país– para la reapertura de las escuelas son muy duras y estrictas y que "le piden a las escuelas hacer cosas poco prácticas".

[Los CDC emitirán una serie de nuevas recomendaciones para la reapertura de las escuelas]

Los CDC, por su parte, se han negado a cambiarlas pues no consideran que estén exagerando, tomando en cuenta que más de 135,000 personas han muerto en Estados Unidos según los datos más recientes, y los contagios continúan en aumento en muchos estados del país. Este domingo Florida se convirtió en el estado en registrar más casos en un día: casi 15,300. 

El costo de la seguridad

Las reacciones a las declaraciones de DeVos fueron inmediatas. La senadora Debbie Stabenow, le dijo a la periodista Joy Reed de nuestra cadena hermana MSNBC: "El presidente no puede simplemente tuitear que las escuelas deben reabrir de manera segura y esperar que eso pase. Si eso fuese cierto los republicanos del Senado hubiesen accedido a firmar la ley que creé hace dos semanas, antes de que se fueran a un receso". 

 

 

"Nos estamos quedando sin tiempo: hay que pensar qué hacemos en los salones para que los niños estén alejados, en las cafeterías, en los autobuses, y todo eso necesita y requiere de recursos, que están escasos en toda esta emergencia. Estimaciones indican que harían falta unos 2 millones de dólares por distrito escolar para mantener a nuestros niños seguros", agregó. 

En efecto, la School Superintendents Association estima que las medidas necesarias costarían unos 1.8 millones de dólares para un distrito promedio compuesto por ocho escuelas y 3,500 estudiantes, según explica un editorial de The New York Times publicado el pasado viernes. Estados Unidos tiene más de 13,000 distritos escolares.

[Más de 30 estados cierran sus escuelas (y cómo la medida afectará a los más pobres)]

El presidente lleva días amenazando a las escuelas con quitarles recursos si no reciben a los estudiantes una vez que acabe el verano. "En Alemania, Dinamarca, Noruega, Suecia y varios otros países, las escuelas están abiertas sin problemas (...) Quizás cortamos sus fondos si no reabren". Sin embargo, no mencionó que Europa ha disminuido la propagación del coronavirus, mientras que en Estados Unidos los casos han aumentado peligrosamente.

Lily Eskelsen García, presidente de la Asociación Nacional de Educación le resaltó a la periodista Joy Reed, que "todos esos países que menciona el presidente están tomando una cantidad de precauciones, que no son las mismas que se están tomando en estados del sur como Florida o Carolina del Sur, donde hay salones de clases con 40 niños, y en muchos casos no hay presupuesto ni siquiera para cubrir los libros o las computadoras que necesitan". 

"¿Qué hizo Australia o Dinamarca? Lo opuesto a lo que está haciendo Florida y Texas. Ellos hicieron la tarea y se aseguraron de que los contagios disminuían y permanecían a la baja antes de reabrir. Dinamarca, que el presidente usa como ejemplo, tiene 10 casos diarios… Estados Unidos más de 65,000".

"Necesitamos ayuda y liderazgo. Ni Trump ni DeVos tienen un plan, todo lo que tienen son amenazas. Los profesores y directores no esperan una respuesta de ellos". 

¿Qué dicen los expertos?

Las autoridades federales de salud no revisarán sus directrices sobre el coronavirus para reabrir las escuelas a pesar de las críticas de Trump, dijo el jueves su director, el doctor Robert Redfield.

En una entrevista en el programa Good Morning America de ABC News, Redfield dijo que continuarán ofreciendo información con el fin de ayudar a los estados, comunidades y padres a decidir qué hacer y cuándo.

"Nuestros lineamientos son nuestros lineamientos", declaró Redfield.

"Solo voy a decir: se siente como si estuviéramos jugando a la ruleta rusa con nuestros niños y nuestro personal", aseguró a The New York Times Robin Cogan, una enfermera de la Escuela Yorkship en Camden, Nueva Jersey.

Mientras el debate se intensifica, la Academia Estadounidense de Pediatría ha cambiado de postura. Inicialmente recomendaba volver a las aulas, pero el viernes dijo que esa decisión debe basarse en la ciencia y no en la política. Las escuelas necesitarán más dinero para reabrir de forma segura durante la pandemia y los recortes podrían, en última instancia, perjudicar a los estudiantes, según la academia.

"Retirar los fondos de las escuelas que no abren en persona a tiempo completo sería un enfoque equivocado, y pondría a las escuelas que ya están atadas financieramente en una posición imposible que amenazaría la salud de los estudiantes y los maestros", subrayó en un comunicado.

¿Qué opinan los padres de familia?

Según una encuesta de Latino Decisions, el 53% de los padres latinos no quieren enviar a sus hijos a la escuela este otoño. Para Claudio Ponce, padre de familia que reside en Washington DC, la cafetería, los autobuses y el salón son espacios de riesgo. 

[Así luchan escuelas y familias para alimentar a los estudiantes tras el cierre por el coronavirus]

Maji Hailemariam, epidemióloga de salud mental en Flint, Michigan, y profesora adjunta de la Facultad de Medicina Humana de la Universidad Estatal de Michigan, no enviará de vuelta a su hijo de 14 meses cuando su guardería reabra a finales del mes que viene. 

"Mantendré en casa a mi hijo el tiempo que sea necesario hasta que me sienta lo suficientemente segura", dijo Hailemarin. "No estás tratando con una familia o un grupo. Es tu hijo y varias familias más que envían a sus hijos, sus vidas y las de los profesores", enfatizó.

La situación pone también en una encrucijada a los profesores. "Si abren las escuelas, como está [la situación] en este momento, voy a tener que escoger entre seguir siendo maestro y no ver a mis padres, o ver a mis padres y no seguir siendo maestro", le dijo a Noticias Telemundo Dennis Nolasco, maestro en Virginia. Según una encuesta reciente realizada por USA Today e IPSOS, el 20% de los maestros en el país no está dispuesto a volver a las aulas todavía.

"Estamos completamente listos. Pero me preocupa que los niños no vengan", aseguró la directora de educación de Arcadia, Sue Sussman, a NBC News, nuestra cadena hermana. "Los padres están asustados de traer a sus hijos, muchos siguen en sus casas y no nos necesitan".

 Con información de The Associated Press, NBC News The New York Times.

Vea también:

Cierran las escuelas del país por el coronavirus, dejando a millones de padres con la tarea de cuidar a sus hijos

Muere el primer niño por el síndrome vinculado al COVID-19 en Nueva York. Hay otros 90 enfermos en EE.UU.