Trump redobla su apuesta por la polarización con un áspero mensaje en el Día de la Independencia

Durante el evento en Washington, D.C., el presidente dijo que libra una batalla contra la “nueva izquierda radical fascista”. Muchos no usaron mascarilla ni cumplieron con la distancia social, a pesar del dramático repunte del coronavirus.
/ Source: Telemundo

El presidente, Donald Trump, celebró este sábado el Día de la Independencia en la capital, Washington D.C., con una de las muestras de fuegos artificiales más grandes de los últimos tiempos, pese a las advertencias de la alcaldesa, Muriel Bowser, quien dijo que el evento iba en contra de las directrices tanto de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), como de los centros de salud locales.

“Sabemos que este es un evento especial para el Departamento del Interior. Les hemos dicho que no nos parece que corresponda con las normas de salud. Pero el evento tendrá lugar exclusivamente en propiedad federal”, dijo Bowser.

Muchas de las personas que asistieron al evento ‘Saludo a América’, organizado por la Casa Blanca, no usaron mascarillas protectoras ni mantuvieron la distancia aconsejada de seis pies para evitar la propagación del coronavirus.

Los aviones Navy Blue Angels y Thunderbirds de la Fuerza Aérea sobrevuelan la Casa Blanca este 4 de julio de 2020, durante el evento 'Saludo a América", en Washington.AP

Durante su presentación en el jardín sur de la Casa Blanca este sábado, Trump abundó en varios de los temas de la noche anterior durante un divisivo discurso frente al Monte Rushmore, en el que aseguró que había entablado una batalla contra la “nueva izquierda radical fascista” que ponía en juego los valores e historia del país.

"Nunca permitiremos que una multitud enojada derribe nuestras estatuas, borre nuestra historia, adoctrine a nuestros hijos o pisotee nuestras libertades", dijo Trump, alegando que los manifestantes "no estaban interesados ​​en la justicia o la sanación". Después del homicidio de George Floyd bajo custodia policial el 25 de mayo, el país ha visto una serie de protestas contra la brutalidad policiaca, así como crecientes demandas para eliminar las estatuas de personajes históricos percibidos como símbolos de racismo y opresión.

Trump se jactó de la respuesta de la Administración ante el coronavirus, a pesar de que el número de muertos ya supera sus predicciones iniciales (de que no sobrepasarían los 100,000 fallecimientos) y de que el país rebasó una nueva marca el viernes tras registrar más de 60,000 nuevos contagios en un día.

El presidente afirmó que el aumento en las infecciones era consecuencia del aumento del número de pruebas y agregó que el 99% de los casos eran “totalmente inofensivos”. Los expertos científicos no apoyan estas conclusiones.

Washington D.C. se encuentra en la fase 2 de sus planes de reapertura. Así, la alcaldesa ha pedido a la población que evite las concentraciones y festeje el 4 de julio en o cerca de sus casas. 

Funcionarios de la Casa Blanca aseguraron que se repartirían 300,000 mascarillas a quienes quisieran usarlas durante la celebración, sin que fuera obligatorio.

El presidente y la primera dama, Melania Trump, fueron los anfitriones del evento que concluyó "con un espectacular despliegue de fuegos artificiales sobre el National Mall".

El secretario del Interior, David Bernhardt, aseguró que los eventos por segundo año consecutivo se centrarán en las Fuerzas Armadas, incluyendo un “show aéreo como nunca se ha visto”. “El Saludo a Estados Unidos 2020 del presidente será un homenaje patriótico a nuestros hombres y mujeres uniformados”, dijo Bernhardt en un comunicado.

El lanzamiento de 10,000 fuegos artificiales a lo largo de una milla “será el más extenso de los últimos tiempos”, y duró 35 minutos.

 
La alcaldesa ya ha descartado el desfile

Temiendo un repunte en los casos de coronavirus, los expertos en salud pública pidieron precaución este fin de semana feridado del 4 de julio, preocupados de que si los estadounidenses asisten a grandes reuniones sin mascarillas, el número récord de casos en este país podría seguir creciendo.

Los nuevos casos de coronavirus aumentaron en un 90% en las últimas dos semanas, y este viernes se ha alcanzado un nuevo récord diario de contagios con 60,383 nuevos casos, lo que eleva a más de 2,793,000 el total.

Debido al repunte de la pandemia, especialmente en Florida, Texas, California, Arizona, Georgia y las Carolinas, playas y parques en todo el país permanecerán cerrados durante el fin de semana.

El 80% de los espectáculos de fuegos artificiales, tanto en las grandes ciudades como en los pueblos pequeños, han sido cancelados por temor a que las multitudes reunidas se conviertan en focos de nuevos brotes.

En la ciudad de Nueva York, en lugar del habitual espectáculo de fuegos artificiales de una hora, Macy's planeó exhibiciones de cinco minutos en lugares no revelados en los cinco distritos durante la semana. Una gran final tendrá lugar el sábado, también en un lugar no revelado, y será televisado.

En la celebración que se llevó a cabo en el Monte Rushmore este viernes, Trump apenas mencionó la pandemia. Más preocupado por las elecciones de noviembre, el presidente hizo un llamado directo a los votantes blancos descontentos, profundizó en las divisiones políticas y raciales y condenó a los manifestantes que han derribado monumentos confederados y coloniales durante las protestas contra el racismo, acusándoles de ejecutar una "campaña despiadada para borrar la historia del país".

Con información de The Associated Press y The New York Times.

Lea también:

Alarma en la Casa Blanca: Trump difundió un peligroso mensaje y luego desconectó su celular durante horas

El gobierno de Trump firma contrato para construir 'muro inteligente' en la frontera

Irán emite una orden internacional de arresto contra Trump y pide ayuda a la Interpol