Caso Vanessa Guillén: la sospecha de un horrible crimen incendia la polémica sobre abusos sexuales en el Ejército

"Es el precio que deben pagar" las mujeres por entrar en el Ejército, dice una militar. El FBI aclara lo que pudo ocurrir en la noche de la desaparición de Guillén, mientras un informe oficial ofrece evidencias sobre el acoso sexual.

El presunto asesinato de la soldado Vanessa Guillén en la base militar de Fort Hood (Texas) ha provocado una oleada de indignación no sólo por la brutalidad de los detalles conocidos hasta ahora y la aparente falta de interés del Ejército por aclarar rápidamente lo ocurrido, sino también por las crecientes denuncias de acoso sexual a mujeres militares y las reacciones dentro y fuera de las Fuerzas Armadas.

Guillén lleva desaparecida desde el pasado 22 de abril. Esta semana fueron hallados restos humanos cerca de la base de Fort Hood, donde servía la soldado de 20 años y, aunque aún no han sido identificados oficialmente con una prueba de ADN, la familia da por hecho que son de ella aunque “espera un milagro”.

El jueves fue arrestada una civil de 22 años identificada como Cecily Aguilar, residente de la ciudad texana de Kileen, en conexión con el caso. El principal sospechoso, un soldado de la base llamado Aaron David Robinson, de 20 años, se suicidó el miércoles antes de ser interpelado por las autoridades.

Jonathan W. Varga, agente especial del FBI involucrado en la investigación, ha prestado declaración jurada ante una corte federal para sustentar el caso contra Cecily Aguilar. Según su testimonio, Aguilar y Robinson eran pareja.

La mujer habría admitido que el hombre golpeó a Guillén con un martillo en la cabeza en la base hasta matarla, y luego la trasladó en una caja para enterrarla. El agente del FBI asegura que la pareja desmembró el cadáver con un hacha o un machete y lo colocó en tres agujeros separados junto al río León.

La familia de Guillén asegura que la soldado les dijo haber sufrido acoso sexual en la base, aunque nunca lo denunció oficialmente porque creía que nadie la haría caso. “Se toman el acoso sexual, los abusos sexuales, como una broma, no les importa”, indica su hermana Lupe Guillén.

La base de Fort Hood ha indicado en un comunicado que la investigación criminal no ha hallado ninguna conexión entre la desaparición de la soldado y un presunto caso de acoso sexual. Pero el general Scott Efflandt dice haber pedido que se analice el programa de prevención y respuesta contra delitos sexuales para ver si “el clima de mando respalda a los soldados que reportan incidentes” y detectar así “problemas en el sistema”.

Una teniente coronel ha opinado sobre este tema en la red social Facebook, aumentando la polémica al afirmar que el acoso sexual “es el precio” que las mujeres pagan por ser admitidas en el Ejército, y lamentarse por ello también implica un alto coste. Betsy Schoeller, autora de este comentario (que ya ha sido borrado), da clases en la Universidad de Wisconsin, según el diario Daily Mail.

Noticias Telemundo

Un informe publicado por el Ejército en abril y correspondiente al año fiscal de 2019 registra “una alta tasa” de denuncias de acoso sexual, con 5.5 reportes por cada 1,000 soldados, la más alta registrada. Considera esta cifra “muy preocupante” porque demuestra, añade el informe, que las estrategias de prevención no han logrado los resultados deseados”.

Este jueves se celebra una marcha y vigilia por Guillén en Houston, Texas, de donde era originaria. “Ella solía decirle a mi madre cómo quería ser soldado porque deseaba proteger y servir a su país”, explicó su hermana Lupe, “quería ser una guerrera, quería ser una heroína, quería ser alguien en la vida. El Ejército la falló”.

Lea también: 

Conozca el historial de violencia de la base Fort Hood, lugar donde desapareció la soldado latina Vanessa Guillén

Acoso sexual: la nueva línea de investigación en el caso de la soldado desaparecida Vanessa Guillén

"Por favor, cualquier cosa ayuda", clama el novio de la soldado desaparecida Vanessa Guillén