El récord de hospitalizaciones en 7 estados por coronavirus dispara la alarma por el posible colapso del sistema sanitario

La cifra de muertes por COVID-19 crece por primera vez en casi un mes, mientras varios condados, incluido Los Ángeles, avisan de que están al límite. Un riesgo añadido preocupa además a los expertos sanitarios.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Al menos siete estados han reportado un nivel récord de hospitalizaciones por el repunte de casos de coronavirus, según datos registrados por el diario The Washington Post. En algunos condados y ciudades, los centros sanitarios se encuentran cerca de su límite ante el crecimiento descontrolado de la pandemia.

Los casos han crecido en las dos últimas semanas en 30 estados y territorios del país, según el recuento de NBC News, cadena hermana de Telemundo. En concreto, hay 11 donde el número se ha duplicado en ese periodo: Guam, Idaho, Islas Vírgenes, Montana, Florida, Texas, Oklahoma, Nevada, Arizona, Wyoming y Carolina del Sur.

En Arizona, Arkansas, California, Carolina del Norte y del Sur, Tennessee y Texas este aumento de casos ha provocado también un aumento récord de hospitalizaciones.

Hay que tener en cuenta que suele transcurrir un periodo de varios días entre el diagnóstico de la enfermedad y el momento en el que, por su gravedad, puede requerir de hospitalización. Por ese mismo motivo, también hay un retraso en el impacto del nuevo rebrote sobre la cifra de muertes, pero por primera vez desde el 7 de junio los fallecimientos han vuelto a crecer: fueron más de 800 reportados el martes.

En el condado de Los Ángeles, en California, las autoridades médicas ya han advertido de que la rápida propagación del virus puede sobrepasar la capacidad de los hospitales públicos y privados. El área metropolitana, donde casi la mitad de sus 10 millones de habitantes son latinos, se han registrado más de 100,000 casos y han muerto más de 3,300 personas. Pero lo peor puede estar por venir.

[Aumenta el número de hospitalizaciones en California debido al COVID-19]

En los últimos tres días ha habido un promedio de 1,700 hospitalizaciones, lo que representa un aumento de más del 26% respecto a los 14 días anteriores. Es “alarmante” según dijo la directora de salud pública, Barbara Ferrer, al diario Los Angeles Times, y “resultará en mucha más gente enferma de gravedad y muchos más muertos”.

Christina Ghaly, directora de los servicios de salud, reafirmó: "Estamos viendo mucha más gente enferma que va al hospital. Es un cambio en la trayectoria de la pandemia en los últimos días para peor y un motivo de preocupación”.

[La Casa Blanca responsabiliza a los jóvenes del repunte del coronavirus y envía un mensaje a los ‘millenials’]

En el condado de Riverside, también en California el uso de camas de la unidad de cuidados intensivos llegó a un 99% de su capacidad este domingo. Más de un tercio de sus pacientes son personas enfermas con COVID-19.

La situación es similar en el condado de San Bernardino, donde los oficiales de salud alertaron que se está llegando a la misma cifra de hospitalizados que en abril, con unas 420 personas en estado grave por el coronavirus.

[Texas registra récord de hospitalizaciones por coronavirus seis semanas después de la reapertura]

El aumento de casos está afectando también a los trabajadores de la salud: “Estoy desanimado y desmoralizado”, dice el doctor Michael Saag, decano asociado de Salud Global de la Universidad de Alabama en Birmingham. “Cuando se comparan nuestros números con casi cualquier otro país industrializado, estamos siendo golpeados”, dijo a NBC News.

Al cumplirse seis meses del primer reporte del virus en Wuhan, China, el 31 de diciembre pasado, hay 10.4 millones de personas que se han contagiado en todo el mundo. Un 25% son personas en Estados Unidos, el país más afectado por la pandemia y donde han muerto casi 130,000 personas, de las 500,000 que han fallecido en el planeta.

 

Al COVID-19 se le sumará la gripe y tal vez una segunda ola

Las autoridades de salud también están preocupadas por lo que pueda ocurrir en el país en el otoño e invierno. De acuerdo a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), 62,000 personas murieron por complicaciones relacionadas con la gripe en la temporada 2019-20. Y más de 700,000 fueron hospitalizados durante ese período.

Los expertos aún no saben cómo la influenza y el coronavirus interactuarán en los próximos meses. "¿Podría ser que si usted estuvo infectado con influenza, y luego varios días después se contagió con COVID, podría estar protegido de lo peor? ¿O sería todo lo contrario?", se pregunta el doctor Gregory Poland, experto en enfermedades infecciosas y director del grupo de investigación de vacunas de la Clínica Mayo, en Rochester, Minnesota.

[¿Habrá una segunda ola de COVID-19? Estos son los tres escenarios que podemos enfrentar]

Los expertos creen que el sistema de salud no está preparado para atender simultáneamente a enfermos de COVID y de la gripe.

"Sabemos que la influenza existirá y eso empujará a nuestro sistema hospitalario a funcionar a un nivel extremo", opina Crystal Watson, del Centro para la Seguridad de la Salud de la universidad Johns Hopkins.

"Estaremos muy estresados con esa combinación", agregó.

Y aunque la primera hora del coronavirus no parece terminar, muchos hospitales se están preparando para lo que venga en los próximos meses.

El centro de salud Northwell Health de Nueva York, una de las redes de atención más grandes de ese estado, atendió a 17,000 pacientes con coronavirus. Ahora se están preparando para una posible segunda ola de contagios asegurándose de tener suficientes respiradores mecánicos, medicinas y personal médico.

"Nos estamos preparando para lo peor, esperando estar equivocados”, dijo la doctora Mangala Narasimhan, directora regional de cuidados intensivos. “Viendo todo lo que está pasando en Florida y Arizona, y sabiendo que Nueva York recibe vuelos de todas partes, las cosas se pondrán mal acá”, agregó.

Otro foco importante para el sistema hospitalario es el de la salud mental de sus funcionarios. Independientemente de cómo se comporte el coronavirus en otoño, los trabajadores de la primera línea pueden nunca sentirse preparados para una segunda ola de contagios.

"Tenemos muchos casos de estrés postraumático", reconoce Narasimhan,"ninguno de nosotros sentirá que estamos completamente preparados".

 

 

Vea también:

Texas, Florida, California y Arizona registran cifras récord de contagios de coronavirus tras la reapertura

Reuniones familiares, iglesias y bares: el coronavirus se está disparando de manera distinta que en primavera

Casi el 80% de los estadounidenses teme una segunda ola de contagios por COVID-19, según encuesta