Más de 13,000 trabajadores de USCIS enfrentan recortes por el veto migratorio de Trump

La agencia busca 1,200 millones de dólares del Congreso para mantenerse a flote, pero las restricciones anunciadas pueden perjudicar las solicitudes de inmigración.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Más de 13,000 empleados del Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS, en sus siglas en inglés) enfrentan suspensiones, recortes salariales y de reducción de horas en la agencia a partir del 3 de agosto debido al veto migratorio impuesto por el presidente, Donald Trump.

La institución busca 1,200 millones de dólares del Congreso para mantenerse a flote tras agotar sus ingresos. "Sin la intervención del Congreso, USCIS tendrá que suspender administrativamente a aproximadamente 13,400 empleados", comunicó la agencia a la cadena Fox News. 

El organismo alertó previamente de que más de dos tercios de su fuerza laboral serían suspendidos a partir del 20 de julio, pero han retrasado la fecha al recibir "ingresos adicionales y ahorrar en costes". "Continuamos trabajando con el Congreso para obtener los fondos necesarios", indicó.

Las oficinas del USCIS cerraron en marzo como parte de las medidas para detener la propagación del coronavirus, suspendiendo los servicios en las oficinas locales y de asilo. Durante este tiempo, Trump también impuso restricciones significativas para los inmigrantes que ya residen en el país y de cuyas gestiones se encarga la agencia.

[Trump pone otra vez freno a la inmigración legal]

Todo esto provocó una reducción drástica en sus servicios, como la gestión de solicitudes de visas y ciudadanía. Y así, la agencia, que forma parte del Departamento de Seguridad Nacional, sufrió así una "disminución dramática" en la recaudación de esos ingresos.

A mediados de mayo, USCIS comunicó que sus ingresos por las tarifas, que financian alrededor del 97% de sus operaciones, se redujeron a la mitad durante marzo y abril y ahora estima que los recibos de solicitudes caerán hasta un 61% hasta el final del año fiscal, que finaliza el 30 de septiembre. La primera medidad que tomaron fue subir un 10% las tarifas de solicitudes, pero no ha sido suficiente.

El organismo se encuentra ahora emitiendo avisos con 30 días de antelación a los empleados, pauta que se debe tomar cuando se proyecta una licencia que durará 30 días o más, según las leyes laborales del gobierno. Joesph Edlow, subdirector de política del USCIS, comunicó que se empezaron a enviar el aviso esta semana de cara al 3 de agosto.

El anuncio arranca así: "Lamento informarle que las oficinas comenzarán a emitir licencias a los empleados, que se verán afectados el 3 de agosto", según el documento obtenido por Fox News, en el que se citan las consecuencias económicas provocadas por la crisis sanitaria.

Danielle Spooner, presidenta del Consejo 119 de la Federación Estadounidense de Empleados Gubernamentales (AFGE, en sus siglas en inglés), opina que el organismo "no quiere emitir las suspensiones, pero si no obtienen dinero del Congreso tendrán que hacerlo".

[Cómo Trump consiguió prohibir la inmigración en Estados Unidos en menos de 48 horas]

La pérdida de más de 13,000 empleados afectará a los inmigrantes en el país, debido a los servicios que ofrecen, -desde visas de trabajo, de estudiante o solicitudes de asilo o naturalización-. Todas ellas "no se procesarán", según argumentó Everett B. Kelley, presidente nacional de la AFGE, en una audencia en la Cámara de Representantes la semana pasada.

"Reconocemos el enorme dolor económico que la pandemia de COVID-19 ha causado en toda nuestra nación y el mundo. Pero Estados Unidos no debe suspender su capacidad para administrar procesos legales de inmigración. Sin ese suplemento económico, es exactamente lo que sucederá", declaró.

La Oficina de Administración y Presupuesto (OMB, en inglés) de la Casa Blanca comunicó en una carta al Congreso varios días después que "USCIS no tendrá fondos suficientes para mantener las operaciones hasta el final del año fiscal ni para financiar sus operaciones durante el primer trimestre de año fiscal 2021".

Evan Hollander, director de comunicaciones del Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes, señaló que la carta no aporta detalles sobre un posible suplemento económico. "Sin embargo, los demócratas de la Cámara están siguiendo de cerca las dificultades financieras de USCIS y están preparados para discutir soluciones con los republicanos del Senado", afirmó a el diario The Washington Post.

USCIS es la primera agencia federal que plantea la suspensión de parte de sus empleados debido a la crisis provocada por la pandemia de coronavirus, aunque o es la única que opera con parte de las tarifas que cobran. La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés), que también forma parte del Departamento de Seguridad Nacional, descartó la semana recortes laborales.

Las supesnsiones que plantea la agencia serían las más extensas dentro de la fuerza laboral federal desde mediados de 2013, cuando también sufrieron límites presupuestarios. 

Con información de Fox News y The Washington Post.

Lea también:

Un inmigrante con diabetes murió por COVID-19 en un centro de detención. Un juez le negó la fianza

296 días: cómo una celda de aislamiento de ICE llevó a un inmigrante a desear la muerte

EE.UU. readmite al inmigrante deportado de manera irregular durante la emergencia del coronavirus