López Obrador recibe críticas por planear reunión con Trump en época electoral y pese al coronavirus

El encuentro, que algunos denuncian se pudiera interpretar como respaldo político, sería este julio en Washington, cuando los casos de COVID-19 van en ascenso en México y EE.UU.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE
/ Source: Telemundo
By Marina E. Franco

CIUDAD DE MÉXICO.- En medio de una crisis mundial por el coronavirus SARS-CoV2 y a meses de las elecciones estadounidenses, cuando la popularidad de Donald Trump ha caído en encuestas, el Gobierno mexicano ha decidido que es buen momento para sostener una reunión entre los presidentes de Norteamérica.

El anuncio del gobierno de Andrés Manuel López Obrador sobre un posible encuentro presencial con Trump y Justin Trudeau, primer ministro canadiense, fue hecho a pocos días de que comience la vigencia del nuevo pacto comercial entre las tres naciones. El T-MEC entrará en vigencia a partir del 1 de julio.

Las críticas comenzaron muy poco después de que López Obrador mencionara su posible viaje a Washington y de que el secretario de Relaciones Exteriores mexicano, Marcelo Ebrard, anunciara el plan.

"Nos encaminamos hacia un error histórico similar de aceptar una reunión, solicitada por un mandatario extranjero en tiempos electorales, que utiliza la excusa de un acuerdo comercial como trofeo electoral", escribió en una columna Agustín Gutiérrez Canet, embajador mexicano en retiro y quien está casado con la actual representante diplomática mexicana en Estados Unidos, Martha Bárcena.

El Tratado México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC o USMCA, en inglés) ha sido vitoreado por Trump como uno de sus mayores logros, después de que forzó que hubiera un acuerdo nuevo para remplazar el TLCAN, o NAFTA, al considerar que ese era "injusto". 

El mexicano López Obrador, por su parte, ha enaltecido el T-MEC como un mecanismo que supuestamente revertirá el desplome económico que México ha tenido debido a la pandemia con una prometida "creación de empleos". El Fondo Monetario Internacional estimó este miércoles una caída de hasta 10.5% en el PIB mexicano, que sería la baja más grande para la nación desde principios del siglo XX.

López Obrador dijo este jueves que considera el viaje "indispensable". Sería la primera visita internacional del presidente de México.

[Siete claves del nuevo acuerdo comercial entre EE.UU., México y Canadá]

A decir de exdiplomáticos mexicanos ante Estados Unidos, es un craso error proponer una reunión para celebrar el acuerdo. Sobre todo a escasos meses de elecciones generales en las que Trump se juega la reelección, ante protestas por violencia racista, y justo cuando otros eventos políticos presenciales han sido suspendidos para enfocarse en reducir los contagios de COVID-19.

Estados Unidos y México son actualmente de los países con mayor crecimiento de infecciones de coronavirus.

"Para sectores muy amplios de la sociedad estadounidense, visitar a Trump en momentos en que se vive la mayor convulsión social e ideológica en la vida del país en 50 años, crisis a la que Trump solo le ha echado gasolina, se interpretará por muchos como un espaldarazo al mandatario más polarizante en la vida moderna de Estados Unidos", tuiteó Arturo Sarukhán, embajador mexicano en el país vecino de 2006 a 2013.

["Trump quería hacerle favores personales a dictadores que le gustaban": las impactantes revelaciones del libro de John Bolton]

Para Sarukhán, el que López Obrador vaya a Washington en estos momentos sin prever reunirse también con Joe Biden, exvicepresidente y virtual candidato demócrata, "abonará a la lectura ya prevaleciente de que México –este sexenio y el anterior– han apostado por Trump y su agenda".

En 2016, hubo críticas similares cuando el entonces presidente de México, Enrique Peña Nieto, invitó a Trump a una visita con bombo y platillo cuando este aún era el candidato republicano.

El acto fue interpretado por mexicanos como una bofetada dados los comentarios despectivos del ahora presidente de Estados Unidos hacia el país vecino, y analistas indicaron en ese momento que Peña Nieto le dio injustificadamente a Trump una plataforma para presentarse como estadista.

"[Trump] quiere que vaya López Obrador porque quiere decirle a los mexicano-estadounidenses: 'ya ven, yo soy muy amigo del Presidente de México', y eso va a ser un tema de campaña de él", dijo Andrés Rozental, diplomático emérito, al diario Reforma.

Desde que el magnate de bienes raíces llegó a la Casa Blanca ha mantenido diversas críticas hacia México.

[Melania Trump retrasó su llegada a la Casa Blanca para renegociar su contrato prenupcial]

Con amenazas de imponer aranceles, fomentó restricciones migratorias que llevaron al gobierno de López Obrador a incluso desplegar la Guardia Nacional mexicana a sus fronteras con Centroamérica para evitar el cruce de personas. Trump mantiene también la promesa de construir un muro como lema de su actual campaña.

Donald Trump durante una visita al muro fronterizo en Arizona, el 23 de junio de 2020.Reuters

"Hemos tenido una buena relación", declaró López Obrador la mañana de este miércoles en conferencia de prensa.

Por su parte, las autoridades diplomáticas mexicanas están defendiendo la posible reunión.

Roberto Velasco, director para América del Norte de la Cancillería mexicana, indicó que es una iniciativa diplomática para "tender puentes" y promover los intereses. Según el funcionario, eso no se inmiscuye en los procesos políticos estadounidenses.

En estos momentos "[se] debe aprovechar todos los instrumentos diplomáticos para promover el T-MEC, acuerdo que nos da acceso preferencial al mercado más grande del mundo y que otorga certidumbre económica", aseguró Velasco. 

No especificó de qué manera el tratado por sí solo generará certezas financieras.

[EE.UU., México y Canadá acuerdan extender el cierre de sus fronteras hasta el 21 de julio por coronavirus]

Trudeau no ha dicho si él acudiría también al encuentro. A finales de mayo, el primer ministro canadiense promovió que la cumbre del G7 fuera virtual justamente para evitar posibles contagios entre los mandatarios de las siete mayores economías globales.

Sophie Trudeau, exconcuctora de televisión y casada con el primer ministro, está entre las figuras políticas que dio positivo al coronavirus y se recuperó.

Lea también:

AMLO admite que fue él quien ordenó liberar al hijo de 'El Chapo' en el operativo fallido

Trump asegura que las incautaciones de droga han caído con el muro: en realidad han aumentado cada año

La FDA pide no usar nueve desinfectantes para manos fabricados en México por contener una sustancia tóxica