Florida supera los 100,000 contagios de coronavirus en una primera ola que se niega a terminar

La Casa Blanca empezó a poner su foco en la segunda ola de la pandemia pese a que el aumento de casos en varias partes del país muestran que la primera oleada del brote aún no termina.

El estado de Florida ha superado este lunes los 100,000 casos de coronavirus y lidera el repunte de contagio que sufren en 29 estados y territorios donde aún no se ha superado la primera ola de la pandemia del coronavirus.

Las autoridades han vuelto a levantar advertencias respecto al distanciamiento social y al uso de mascarillas, pero al mismo tiempo han debido decretar el cierre de algunos restaurantes que no están cumpliendo con estas normas de mitigación.

El COVID-19 ha matado a 3,173 personas en Florida, que es el séptimo estado en sumar más de 100,000 contagios. Antes lo hicieron Massachusetts, Texas, Illinois, Nueva Jersey, California y Nueva York.

Durante el pasado fin de semana, el gobernador Ron DeSantis le pidió al Departamento de Salud que volviera a emitir advertencias sobre el uso de la mascarilla para ayudar a evitar la propagación del virus, así como la abstención de asistir a reuniones de más de 50 personas.

Sin embargo, el gobernador republicano no dio señales de volver a decretar una cuarentena o de dar marcha atrás a su plan de reactivación económica.

[¿Habrá una segunda ola de COVID-19? Estos son los tres escenarios que podemos enfrentar]

Los condados de Miami-Dade, con 710 nuevos contagios y 10 muertes según el reporte de este domingo, y de Broward, con 318 nuevos casos y 3 muertes, son los lugares donde el virus se está propagando con mayor rapidez.

El número de hospitalizaciones, que había comenzado a bajar después de la primera semana de junio, nuevamente muestra alzas diarias en Miami-Dade, donde hasta el domingo había 714 pacientes que están siendo tratados por tener COVID-19, un incremento 37 respecto al día anterior, según reportó la ciudad.

Gráfico con el número total de hospitalizados por coronavirus en el estado de Florida.Felipe Gálvez, Telemundo

"Obviamente estamos extremadamente preocupados", reconoció el alcalde Francis Suarez en entrevista con CNN. El republicano dijo que la ciudad no aplicará por el momento la tercera fase del plan de reapertura debido al aumento de casos.

El senador por Florida y exgobernador del estado, Rick Scott, afirmó que "claramente no lo hemos derrotado, y creo que todos están preocupados cuando leen acerca del aumento de casos. No estamos aún fuera del bosque", dijo a CBS.

Una de las mayores preocupaciones para las autoridades de Florida es la decisión del Comité Nacional Republicano (RNC) de realizar la convención para nominar a Donald Trump como candidato en Jacksonville, al norte del estado.

En poco más de dos meses, el próximo 27 de agosto, el presidente aceptará la nominación en un recinto para 15,000 personas. El partido aún no ha dado a conocer las medidas de salud que tomarán para un evento que se espera esté colmado de seguidores de Trump.

Ocho miembros de campaña de Trump dan positivo a coronavirus tras mitin en Tulsa, Oklahoma

En el mitin que el mandatario llevó a cabo el sábado pasado en Tulsa, Oklahoma, el uso de la mascarilla no era obligatorio.

"Debe hacerse de forma segura, la gente tiene que usar mascarilla. Tiene que haber distanciamiento social", dijo el exgobernador Scott. 

Sin embargo, horas antes de que el presidente se presentara en el escenario, su equipo de campaña hizo saber que seis miembros del personal habían dado positivo al COVID-19.

Los organizadores del evento aseguraron que se tomaron medidas de cuarentena inmediatamente y las personas contagiadas y quienes estuvieron cerca de ellos ya no estuvieron presentes.

Este lunes, la campaña dijo que otros dos miembros que sí estuvieron en el evento resultaron positivos

“Después de otra ronda de pruebas para el personal de campaña que estuvo en Tulsa, dos miembros adicionales del Advance Team dieron positivo al coronavirus. Estos miembros del personal asistieron al mitin pero usaron mascarillas durante todo el evento. Tras las pruebas positivas, la campaña activó inmediatamente los protocolos establecidos de cuarentena y rastreo de contactos", dijo en un comunicado Tim Murtaugh, director de comunicaciones de la campaña de Trump.

 La Casa Blanca deja de hacer controles de temperatura

El foco del gobierno de Trump comienza a enfocarse en la segunda ola del coronavirus, pese a que el aumento de contagios en varios estados muestra que el país aún no supera la primera ola de la pandemia.

"Estamos preparando nuestras reservas en anticipación a un posible problema en el otoño", dijo el el asesor comercial del gobierno de Trump, Peter Navarro a CNN. "No estoy diciendo que (una segunda ola) ocurrirá, pero por supuesto que nos estamos preparando", agregó.

Este lunes, la Casa Blanca dejó de realizar controles de temperatura obligatorios a su personal y a las visitas. Sin embargo, estas medidas siguen aplicándose para aquellos que estuvieron en contacto con los dos oficiales que dieron positivo al coronavirus en mayo pasado.

[Qué sucede si Trump y Pence se contagian de coronavirus y no pueden gobernar: su gran rival asumiría la presidencia]

"Con el comienzo de la fase dos en Washington DC, la Casa Blanca está reduciendo los registros de temperatura", dijo el vocero Judd Deere.

El personal que transita por el ala oeste de la casa de gobierno, donde están las oficinas de las autoridades, tampoco están obligados ahora a utilizar mascarilla, una medida que se había decretado luego de confirmarse los dos casos de contagio.

La secretaria de prensa Kayleigh McEnany dijo la semana pasada que el uso de cubreboca es una recomendación, pero no una obligación, pese que en los pasillos de la Casa Blanca es muy difícil mantener la distancia de 6 pies que recomiendan los CDC.

[El mitin en Tulsa convoca a menos seguidores que los que Trump esperaba. La organización canceló parte del evento]

Durante su mitin en Tulsa, el presidente Donald Trump aseguró que las pruebas de coronavirus debían disminuir para que así disminuyera también la cantidad de casos de contagios. La Casa Blanca debió salir a explicar que se trataba de una broma del mandatario, pese a que ese día seis miembros de su campaña resultaron positivos al COVID-19.

El coronavirus ha matado a 120,000 personas en Estados Unidos. Más de 2.2 millones de personas se han contagiado con el virus.

Con información de AP, Politico y CNN

Vea también:

Texas, Florida, California y Arizona registran cifras récord de contagios de coronavirus tras la reapertura

Texas registra récord de hospitalizaciones por coronavirus seis semanas después de la reapertura

Aumentan los contagios de COVID-19 entre la comunidad latina en California