"Trump quería hacerle favores personales a dictadores que le gustaban": las impactantes revelaciones del libro de John Bolton

El Departamento de Justicia hizo una petición de emergencia a un juez federal para impedir la publicación del libro, en el que el exasesor de Seguridad Nacional afirma que el presidente tuvo una conducta “mucho más digna de ser destituido” que por la que fue llevado a juicio político.
/ Source: Telemundo

Pedirle ayuda a China en las elecciones, ofrecer favores a dictadores, o sugerir que los periodistas deben ser “ejecutados”: estas son apenas algunas de las primeras revelaciones que surgen del libro del exasesor de Seguridad Nacional John Bolton pero que tienen a la Casa Blanca en modo de ataque para impedir que se publique.

Este miércoles en la noche, el Departamento de Justicia (DOJ) pidió una orden de restricción de emergencia contra Bolton para evitar la publicación de su libro, a medida que surgen más detalles hirientes para el presidente y su campaña a la reelección. El DOJ le pidió a la corte que programe una audiencia para este viernes, solo cuatro días antes de que se publique el libro. Según el DOJ, buscan bloquearlo por motivos de seguridad nacional.

El libro pinta un retrato detallado de Trump parecido al que otros exfuncionarios de la Casa Blanca han pintado: errático, ignorante, mofado por sus empleados, que ve al Departamento de Justicia como su herramienta personal, y más interesado en sacarle provecho a las crisis del país para su beneficio y ser reelegido. 

El martes, la Administración impuso una demanda contra Bolton para bloquear la publicación del libro, "El cuarto donde ocurrió". Esa demanda acusa al exasesor de romper su contrato al retirarse del proceso de investigación en curso del Consejo de Seguridad Nacional para determinar si su libro contiene información clasificada que debe ser redactada o editada.

Entre las afirmaciones más impactantes que Bolton hace en el libro:

Trump le pidió ayuda al presidente de China para ganar la reelección

En la cumbre de G-20 de 2019 en Osaka, Japón, el presidente chino, Xi Jinping, se quejó con Trump de sus críticos en Estados Unidos.

Trump, dice Bolton, asumió que hablaba de los demócratas, por lo que entonces "asombrosamente, dirigió la conversación hacia las próximas elecciones presidenciales de Estados Unidos, aludiendo a la capacidad económica de China de afectar las campañas políticas en curso, rogándole a Xi que se asegurara que él ganara", escribió.

Trump le pidió a Xi que China comprara la mayor cantidad de productos agrícolas estadounidenses posibles para mejorar la economía en particular del sector agricultor, una parte importante de quienes votaron por Trump en 2016. A cambio, Trump eliminaría los aranceles que le había impuesto a los productos chinos en el mercado de EE.UU.

Esta acusación en particular es grave porque sería muy parecida a la conducta que llevó a Trump a ser sometido a juicio político, por ofrecerle al presidente de Ucrania ayuda militar a cambio de que investigaran a su rival político, el exvicepresidente y presunto candidato demócrata Joe Biden. 

Trump “enfatizó la importancia de los granjeros y del aumento de las compras de soja y trigo de China en el resultado electoral. Imprimiría las palabras exactas de Trump, pero el proceso de revisión previa a la publicación del Gobierno ha decidido lo contrario", escribe Bolton. 

Trump se da la mano con el presidente chino, Xi Jinping, durante una reunión al margen de la cumbre del G-20 en Osaka, Japón.AP / Susan Walsh

Trump además le dijo a Xi que los estadounidenses querían que él fuera presidente por más de dos mandatos, según el libro.

“Favores personales a dictadores”

Trump en varias ocasiones quería "hacerle favores personales a dictadores que le gustaban" como ofrecer bloquear investigaciones criminales federales en Estados Unidos a compañías extranjeras con sede en China y Turquía, según el libro.

Por ejemplo, Bolton dice que Trump le dijo al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que "se encargaría" de una investigación criminal a una empresa turca perseguida por fiscales federales en Nueva York, y que "los fiscales del Distrito Sur no eran su gente sino gente de Obama, un problema que se solucionaría cuando los reemplazara con su gente".

"El patrón era uno de obstrucción a la justicia como un estilo de vida, lo cual no podíamos aceptar", escribió Bolton, agregando que le informó de sus preocupaciones al fiscal general William Barr, quien dirige el Departamento de Justicia que ahora está demandando a Bolton.

[Un explosivo reporte: Demócratas exigen que Bolton testifique tras revelarse que en su libro contradice a la defensa de Trump]

Bolton se desempeñó como asesor de Seguridad Nacional de abril de 2018 hasta septiembre de 2019 y fue embajador a las Naciones Unidas en la Administración de George W. Bush.

Pensaba que Finlandia era parte de Rusia

Trump tenía muy poco control sobre cuestiones de seguridad nacional y política exterior, según Bolton, algo que se ha reportado en multiples ocasiones, en la prensa y en libros de antiguos empleados de Trump. El presidente por ejemplo no sabía que el Reino Unido era una potencia nuclear y preguntó si Finlandia era parte de Rusia, según el libro.

En las sesiones informativas de inteligencia, "se dedicaba la mayor parte del tiempo a escuchar a Trump, en lugar de que Trump escuchara los informes", dice el Bolton, y en ellas Trump le faltaba el respeto repetidamente a muchos de los miembros de su personal de alto nivel.

Apoyó los campos de concentración de musulmanes en China

Trump apoyó que China retuviera en campos de concentración a musulmanes de la etnia uigur, que viven en la provincia más al noroeste del país, Xinjiang: "Según nuestro intérprete, Trump dijo que Xi debería continuar con la construcción de los campos, Trump pesaba que eso era exactamente lo que se debía hacer", escribió Bolton.

China ha detenido al menos un millón de musulmanes uigur sin juicio y encerrados en campos de reeducación en los últimos años. 

Las conversaciones con Kim Jong Un, “experiencias cercanas a la muerte”

El secretario de Estado Mike Pompeo escuchó una llamada entre Trump y el presidente de Corea del Sur antes de la cumbre de Trump en 2018 con el líder norcoreano Kim Jong Un, escribió Bolton. Después de la llamada, Pompeo le dijo que estaba "teniendo un paro cardíaco", mientras que Bolton dijo que la conversación fue como una "experiencia cercana a la muerte".

En la cumbre, Bolton escribe que Pompeo le pasó una nota diciendo que Trump "está hablando pura m---", en inglés, "he's full of sh--".

John Bolton, a la derecha, entonces asesor de Seguridad Nacional, escucha mientras el presidente Trump habla a los medios antes de una reunión con el primer ministro holandés Mark Rutte en la Oficina Oval, el 2 de julio de 2018.Brendan Smialowski / AFP - Getty Images

Trump, quien se ha referido frecuentemente a Kim como “Little rocket man” o "pequeño hombre cohete", estaba obsesionado con que Pompeo le diera una copia autografiada del "Hombre cohete" del cantante Elton John a Kim en un viaje diplomático a Corea del Norte, según el libro.

Invadir Venezuela

Trump dijo que sería "genial" que Estados Unidos invadiera Venezuela, y describió a la nación sudamericana como "realmente parte de Estados Unidos", escribió Bolton.

Los periodistas deberían ser “ejecutados”

En una reunión de 2019 en Nueva Jersey, Bolton dijo que Trump sugirió que los periodistas deberían ser encarcelados más fácilmente y obligados a renunciar a sus fuentes, llamando a los reporteros "tontos" y diciendo que deberían ser "ejecutados".

La decisión de Trump de emitir una declaración en defensa de Arabia Saudita y del príncipe heredero Mohammed bin Salman en noviembre de 2018 tras el asesinato del periodista del Washington Post Jamal Khashoggi, tenía la intención de distraer de una historia poco halagadora sobre su hija Ivanka, asesora de la Casa Blanca, quien había usado una cuenta de correo electrónico privada, según el libro.

Bolton no era el único horrorizado

Poco después de que Bolton se uniera a la Casa Blanca, dijo que el ex jefe de gabinete John Kelly le dijo: "No se puede imaginar lo desesperado que estoy por salir de aquí". Añadió: "Este es un mal lugar para trabajar, como se dará cuenta".

Bolton dice que en varias ocasiones Pompeo, publicamente un ferreo defensor del presidente, estuvo a punto de renunciar. 

En una entrevista el miércoles por la noche a The Wall Street Journal, Trump negó haberle dado su bendición a Xi para construir campos de detención para musulmanes uigur o que tuviera una mala relación con Pompeo.

"Es un mentiroso", le dijo Trump a The Wall Street Journal, y agregó que "todos en la Casa Blanca odiaban a John Bolton".

"No le caía bien a nadie en absoluto, y no era muy respetado", dijo Trump. “Personalmente, yo pensaba que estaba loco".

Trump dijo que mantenía a Bolton en su personal como herramienta de negociación, para infundir miedo en otros líderes mundiales. Trump dijo que bloqueó varias veces a Bolton para que no llevara a Estados Unidos a otra guerra, pero no dio ningún ejemplo de esto.

Otros que quedan mal parados en el libro

Bolton también acusa a los demócratas de la Cámara de Representantes de cometer "negligencia en el juicio político", ya que dice que el presidente tuvo una conducta mucho más digna de ser destituido que de lo que finalmente fue acusado en el proceso de impeachment en enero de este año.

Esas acusaciones también le han traído duras críticas de parte de los demócratas, por incluir estos detalles en su libro después de haberse negado a testificar en las audiencias del juicio político a Trump. Bolton después acordó testificar ante el Senado de mayoría republicana si lo citaban formalmente (subpoena), pero la Cámara Alta votó en contra de llamar más testigos en el juicio.

El fiscal demócrata de más alto rango durante el juicio político a Trump, el representante Adam Schiff, no tuvo elogios para el libro de Bolton. 

"Se le pidió al personal de Bolton que testificara ante la Cámara sobre los abusos de Trump, y así lo hicieron", tuiteó Schiff. "Tenían mucho que perder y mostraron verdadero coraje. Cuando se le pidió a Bolton, él se negó y dijo que demandaría si lo citaban. En cambio, se lo guardó para un libro. Bolton puede ser un autor, pero no es ningún patriota".

El libro de Bolton se lanzará este 23 de junio y ya grabó una entrevista con la cadena ABC News para promocionarlo que se transmitirá este sábado. Bolton recibió un avance de 2 millones de dólares por su relato.

Con información de The New York Times, The Wall Street Journal y The Washington Post.

Lea también:

Un explosivo reporte: Demócratas exigen que Bolton testifique tras revelarse que en su libro contradice a la defensa de Trump

"Bajo su propio riesgo": Trump convoca a seguidores a un acto de campaña, pero si se contagian de COVID-19 no podrán demandar

Una bofetada a la gente negra": Trump es tildado de racista por planear acto de campaña en el aniversario del fin de la esclavitud