Dos sorpresas de la Corte Suprema que dejan con la boca abierta: su dictamen sobre la comunidad LGBT y quién lo escribió

La ironía de que el primer juez elegido por Donald Trump para el tribunal termine escribiendo un dictamen histórico sobre la comunidad LGBT.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Por Pete Williams - NBC News

Casi todas las sentencias recientes de la Corte Suprema sobre temas sociales candentes resultan en una votación 5-4. Por eso sorprendió que este lunes el máximo tribunal votara 6-3 para estipular que los empleadores no pueden despedir a un trabajador por ser gay o transgénero.

Aún más sorprendente fue que la opinión de la mayoría fuera puesta en papel por el primer juez que el presidente, Donald Trump, nominó a la Corte: Neil Gorsuch. El juez que Trump nominó más recientemente, Brett Kavanaugh, votó en contra de la decisión aprobada, junto a los jueces Clarence Thomas y Samuel Alito.

Gorsuch ocupó su puesto en la Corte luego de la muerte de Antonin Scalia en 2016, mientras que  Kavanaugh sucedió a Anthony Kennedy, quien, hasta este lunes, había escrito todos los fallos relacionados con los derechos de la comunidad LGBT hasta que se retiró en 2018.

El juez conservador Neil Gorsuch fue el primero de los magistrados que el presidente, Donald Trump, nominó a la Corte Suprema. AP

"La comunidad LGBT estaba aterrada de que el retiro de su héroe, el juez Kennedy, les fuera a costar un gran revés en la Corte Suprema. En cambio, fue una victoria masiva", dijo Tom Goldstein, el editor del blog de derecho SCOTUSblog. Goldstein, residente en Washington, D.C., es un abogado que argumenta con frecuencia ante el tribunal.

"La ironía aquí es que el designado más conservador de Trump haya escrito la opinión general, mientras que Kavanaugh, a quien la izquierda le tenía más esperanzas, se puso del lado de los disidentes", agregó Goldstein.

El presidente de la Corte Suprema, John Roberts, le asignó a Gorsuch la tarea de escribir la opinión, tal vez para subrayar que esta se basa en una lectura estricta de la ley — la Ley de Derechos Civiles de 1964, que prohíbe la discriminación laboral por motivos de raza, religión y sexo, entre otros factores.

Indudablemente, dijo Gorsuch, el Congreso no estaba pensando en la orientación sexual o la identidad de género cuando escribió la ley hace 56 años. Pero lo que importa son las palabras de la ley, no lo que el Congreso tenía en mente.

"Es imposible discriminar a una persona por ser gay o transgénero sin discriminar a esa persona por su sexo", escribió. Si un jefe despide a un hombre por sentirse atraído por otros hombres, continuó Gorsuch, entonces "el empleador lo discrimina por rasgos o acciones que tolera en su colegas femeninas".

Defensores de los derechos LGBT caminan frente a la Corte Suprema este lunes, luego de la favorable decisión para la comunidad.Getty Images

Gorsuch señaló que su predecesor, Scalia, también dijo que las leyes tenían consecuencias que el Congreso podría no haber considerado cuando las aprobó.

Por ejemplo, Scalia falló a favor de un hombre que fue acosado sexualmente por otros hombres en una plataforma petrolera en alta mar. Los tribunales inferiores dijeron que solo las acciones de miembros del sexo opuesto podrían considerarse acoso, pero Scalia dijo que no. El trabajador habría sido tratado de manera diferente si hubiera sido una mujer, así que eso fue discriminación sexual.

El fallo del lunes fue criticado rotundamente por los conservadores amigos de Gorsuch, quien sin duda sabía que sucedería de esta manera. Carrie Severino, exempleado de Thomas, dijo: "El juez Scalia estaría decepcionado de que su sucesor haya echado a perder de manera tan errónea el textualismo hoy, para quedar bien con los campus universitarios y las juntas editoriales".

El juez Alito fue mordaz al disentir de la decisión de la mayoría, calificando el fallo de "absurdo" y tildándolo de representar una forma de legislar bajo la apariencia de decisión judicial.

"La pregunta en estos casos", escribió, "no es si la discriminación por orientación sexual o identidad de género debe prohibirse. La pregunta es si el Congreso hizo eso en 1964. Indudablemente no lo hizo".

Al disentir por separado, Kavanaugh estuvo de acuerdo en que el fallo cruzó la línea que separa las ramas del gobierno. Pero su opinión fue emitida sin un tono de amargura.

En resumen, agregó: "Millones de estadounidenses gays y lesbianas han trabajado arduamente durante muchas décadas para lograr la igualdad de trato en los hechos y la ley ... Han presentado argumentos políticos poderosos y pueden enorgullecerse del resultado de hoy".

Lea también: 

La Corte Suprema rechaza la batalla legal de Trump contra estados santuario y mantiene la ley que protege a inmigrantes en California

Juró que podía cambiar la homosexualidad con la religión. Ahora tiene algo que decir: 'soy gay'

La Iglesia Metodista Unida busca dividirse por diferencias con el matrimonio homosexual