La senadora Kamala Harris se perfila como posible compañera de fórmula de Joe Biden, pero no es la única. Estas son otras candidatas en la lista

Tras las protestas masivas por todo el país en contra del racismo, cada vez hay más presión para que la compañera de fórmula demócrata sea una mujer negra, y uno de los nombres que más está sonando es el de Harris, senadora y exprecandidata a la presidencia.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE
/ Source: Telemundo
By Juliana Jiménez J.

Aún no ha sido nombrado de manera oficial como el candidato demócrata que competirá a la presidencia, pero Joe Biden ya reunió la cantidad de delegados que necesita que voten por él para conseguir ese título, y es el único que sigue en la carrera. De modo que es natural que su campaña ya esté ocupándose de encontrar un compañero de fórmula.

Biden se había comprometido desde principios de este año a que su compañera de fórmula sería una mujer. Desde marzo se nombraba a la senadora por Massachusetts y exprecandidata demócrata Elizabeth Warren. Pero ahora, tras las protestas masivas por todo el país en contra del racismo tras la muerte de George Floyd, cada vez suena más alto el llamado a que sea una mujer negra, y uno de los nombres que más está sonando es el de Kamala Harris.

El diario The New York Times la incluyó el viernes como una de las finalistas en la corta lista de posibles candidatas a la vicepresidencia, y esta semana, Harris habló con Noticias Telemundo sobre si aceptaría ser vicepresidenta para Biden.

La senadora Kamala Harris, demócrata por California, habla en la audiencia del Comité Judicial del Senado sobre mejores prácticas para el encarcelamiento y la detención durante la pandemia del coronavirus, en el Capitolio en Washington, DC, el 2 de junio de 2020.Erin Scott/AFP via Getty Images

“Sí aceptaría, y me honraría ser parte de esa conversación”, dijo Harris, “pero lo que más quiero es que gane, él tiene que ganar. Quiero que él tome las decisiones que él crea que son necesarias para asegurarnos que él gane. En estas elecciones de noviembre hay tanto en juego”.

Sin embargo, el director de la respuesta rápida de la campaña de Biden, Andrew Bates, escribió en Twitter el viernes a la noche que “esto es pura especulación. Los que hablan no saben, y los que saben no hablan”.

¿Por qué Harris?

Aunque Biden y Harris tuvieron una tensa confrontación que dio para muchos titulares durante el primer debate demócrata en junio de 2019, justamente sobre un tema sobre el racismo y la segregación, Harris ha seguido sonando como posible vicepresidenta.

En ese verano, y justamente en parte por ese incidente que le dio mayor reconocimiento entre los votantes, Harris llegó a estar cerca del primer escalafón de contendientes demócratas, junto a Biden, al senador progresista por Vermont Bernie Sanders y a Warren, llegando a tener casi 18% de aprobación en algunas encuestas.

Pero muchos de sus seguidores no lograron conectar con su mensaje de campaña, según han indicado varias encuestas, y muchos cambiaron su preferencia por Warren, según un análisis de CBS News de ese entonces. Harris siguió bajando en los sondeos hasta que se retiró de la carrera presidencial en diciembre de 2019.

¿Qué podría ser un obstáculo para ella ahora?

Parte de la resistencia contra Harris se debía a su experiencia como una dura fiscal general de California de 2011 a 2017. Durante la campaña, recibió críticas de activistas a favor de la reforma judicial y penal que la veían como una figura clave en perpetuar un injusto sistema carcelario que perjudica desproporcionadamente a hombres negros y latinos.

Una columna de opinión del Times publicada en enero de 2019 fue decisiva en marcar ese tono en la conversación sobre la senadora. Titulada "Kamala Harris no era una 'fiscal progresista'", decía que bajo ese cargo ella "a menudo estuvo en el lado equivocado de la historia".

"Una y otra vez", continúa Lara Bazelon, profesora de derecho y exdirectora del Proyecto para Inocentes de la Facultad de Derecho de la Universidad de Loyola, "cuando los progresistas la instaron a adoptar reformas de justicia penal como fiscal de distrito y luego como fiscal general del estado, Harris se opuso a ellas o permaneció en silencio. Lo más preocupante es que Harris luchó con uñas y dientes para defender las condenas injustas que se habían asegurado mediante una conducta oficial incorrecta que incluía manipulación de pruebas, falsos testimonios y la supresión de información crucial por parte de los fiscales".

Pero desde que comenzaron las protestas por el homicidio de George Floyd, para figuras clave en el movimiento contra el racismo, Harris ha aprovechado el momento para pronunciarse y conectar de manera genuina con el tema, tanto en las noticias como en el Senado, “para abogar por la reforma y la reconciliación policial”, reporta la publicación Politico.

Así, ha logrado demostrar su “creciente comodidad liderando en temas de justicia, y su éxito convenciendo a los activistas progresistas de que sus esfuerzos son sinceros”.

De hecho Harris es una de las co-patrocinadoras de una resolución en el Congreso para reformar los protocolos de la policía que prohibiría las maniobras de obstrucción del cuello, limitaría la "inmunidad calificada" para los agentes, crearía un registro nacional de mala conducta policial, terminaría con el uso de órdenes de allanamiento ‘sin tocar a la puerta’ en casos de drogas y convertiría el linchamiento en un delito federal, entre otros cambios dramáticos.

Sin embargo, dicen prominentes activistas del movimiento “Las vidas negras importan” (Black Lives Matter, en inglés), aún es posible que “su historial policial resurja como una debilidad cuando se intensifique el escrutinio a la lista de posibles vicepresidentes de Biden”, según Politico.

Si no es Harris, ¿quién?

Cuatro de cada cinco (80%) votantes demócratas están de acuerdo con que Biden escoja a una mujer como vicepresidenta, según una encuesta de The Economist y YouGov de este 24 de marzo. Dentro de ese grupo, 27% escoge como primera opción a Elizabeth Warren, seguida por Harris con 18%. 

Pero tras las protestas antirracismo también han sonado mujeres negras como por ejemplo Val Demmings, representante por Florida en el Congreso, quien se dio a conocer por su papel como una de las fiscales demócratas durante el juicio político contra el presidente Donald Trump en diciembre de 2019.

Otro nombre que se menta en círculos políticos es el de Keisha Lance Bottoms, alcaldesa de Atlanta, Georgia, por su liderazgo fuerte, pero cercano y compasivo durante las protestas contra el racismo allí.

La alcaldesa de Atlanta, Keisha Lance Bottoms, habla durante la Conferencia de prensa del Comité Anfitrión del Super Bowl, en enero de 2019 en Atlanta, Georgia.Rich Graessle/Icon Sportswire via Getty Images

Stacey Abrams, también de Georgia, también es una de las más nombradas para el puesto. Abrams estuvo a punto de ganar la gobernación de ese estado en las elecciones de medio término en 2018, en una polémica elección plagada de irregularidades y acusaciones de fraude electoral contra el entonces fiscal general del estado, Brian Kemp, quien ganó la gobernación. Esto desató una investigación de parte del Comité de Supervisión y Reforma de la Cámara de Representantes que no encontró a Kemp culpable.

Desde ese entonces Abrams se ha dedicado ha aumentar la participación y transparencia de la votación en Georgia, uniendo fuerzas con la senadora por Minnesota y exprecandidata demócrata Amy Klobuchar para ello.

Con información de The New York Times, CBS News y Politico.

Lea también:

Récord de mujeres candidatas al Congreso gracias al auge de las republicanas

Joe Biden promete hacer frente al racismo institucional