IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Una ciudad con mayoría latina en Nueva Jersey desmanteló su policía hace siete años. Y ha funcionado

Camden sufría de una alta tasa de homicidios y malas relaciones entre los oficiales y la comunidad. Decidió desmontar el departamento policial y probar un modelo nuevo: ahora los agentes son más cercanos y hasta organizan parrillas, y el crimen ha bajado.

"Corten los fondos a la policía". Así reza uno de los mensajes que más se repite en las manifestaciones contra el racismo y la violencia policial tras la muerte de George Floyd, asfixiado por un oficial en Minneapolis.

Esta crisis ha planteado varias propuestas sobre cómo abordar la violencia policial en Estados Unidos, que van desde la una reforma hasta el retiro de fondos, desde el desmantelamiento hasta la abolición de la fuerza policial.

[Reformar, desmantelar, quitarle fondos o abolir la policía. Qué significan las peticiones para acabar con la brutalidad policial]

En Minneapolis, los nueve miembros del concejo municipal anunciaron este domingo sus intenciones de desmantelar completamente el Departamento de Policía, del cual cuatro de sus miembros fueron expulsados y enfrentan cargos criminales por el homicidio de Floyd.

El alcalde de la ciudad, Jacob Frey, fue abucheado por manifestantes este lunes luego de manifestar su oposición a esa idea: "Si hablamos de un cambio cultural masivo en la forma en que nuestro departamento de policía funciona, estoy a bordo. Si hablando de importantes reformas estructurales que elimine la horrible naturaleza de cómo nuestra policía han tratado a las comunidades de color, estoy totalmente de acuerdo. Pero si estamos hablando de abolir todo el departamento de policía, fui sincero, no es donde estoy", dijo a CNN.

La discusión sobre una reforma policial profunda, que sumó este lunes un plan demócrata en el Congreso, encuentra un ejemplo en la localidad de Camden, Nueva Jersey, donde la policía local, en lugar de reprimir las manifestaciones, se ha sumado a ellas con el lema "De pie en solidaridad" junto al mensaje "Las vidas negras importan".

Hace siete años, esta ciudad de 73,000 habitantes de los cuales la mitad es de origen latino, decidió reformular todo su departamento policial debido al alza en el número de homicidios ocurridos en 2012, además de enfrentar problemas de financiamiento y de relaciones con la comunidad. Según recuerda CNN, en 2014 esta ciudad era conocida como una de las más violentas del país.

 

 

Al año siguiente, el concejo municipal resolvió disolver el Departamento de Policía y firmó un nuevo contrato con el condado de Camden para crear una nueva fuerza que compartiera los servicios.

"Lo importante es que nosotros nos vinculamos con la comunidad durante todo el proceso", recuerda Dana Redd, quien era la alcaldesa entonces.

La nueva fuerza, que recontrató a unos 100 oficiales del desmantelado departamento, es ahora del doble de tamaño. La diversidad fue importante, respondiendo a cómo se constituye la población de la ciudad. La mayoría de los policías son personas de color. 

La tarea principal de los oficiales es patrullar la ciudad, en la cual se instalaron cámaras para detectar zonas de conflicto. Los uniformados recibieron entrenamiento especial en el uso de la comunicación para bajar los niveles de tensión en situaciones de conflicto.

La primera tarea de un oficial cuando ingresa a esta fuerza es recorrer su vecindario y golpear todas las puertas para presentarse ante los residentes, a quienes les pregunta qué hace falta para mejorar su seguridad en el lugar. 

De vez en cuando, esta policía organiza parrilladas y autocines para los ciudadanos. 

Los oficiales Alvarez y Goldman cocinando una parrillada para los ciudadanos de Camden.Departamento de Policía del condado de Candem.

Los homicidios en Camden, que alcanzaron 67 en 2012, cayeron a 25 en 2019. El crimen ha bajado significativamente y las quejas contra los oficiales de policía son un 95% menos que antes de la transformación, resume ABC News.

"Nuestros nuevos oficiales saben que acá no hay espacio para el error. Debes respetar a la gente que sirves, te asocias con ellos. De eso se trata", dice Lou Cappelli, director de propietarios de Camden, "somos guardianes, no guerreros”.

Vea también:

Trump levantó su propio muro en la Casa Blanca. Los manifestantes lo transformaron en un memorial contra el racismo

Estados Unidos tiene una de las tasas más alta de personas que fallecen bajo custodia policial

Investigan las muertes de jóvenes hispanos y negros a manos de la policía mientras que las familias gritan su dolor y piden justicia