Los 'coyotes' venden certificados de defunción falsos en México durante la pandemia

Obtienen en un solo día el certificado en el juzgado. Y con la ayuda de un médico, clasifican la muerte como neumonía atípica en vez de "probable COVID-19".

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

En una entrada al juzgado de la alcaldía Cuauhtémoc, en la Ciudad de México, hay un aviso que advierte de que todos los trámites que se realizan en dicha oficina son gratuitos. “Por ningún motivo acepte ayuda de desconocidos o de gente ajena a esta oficina, como los que se encuentran en los alrededores ofreciendo la emisión de certificados de defunción”, señala el letrero, según la web informativa Animal Político.

A pocos metros de este aviso, dentro de las instalaciones del juzgado habilitado de forma extraordinaria por el Registro Civil en la sede de la Agencia de Protección Sanitaria, se encuentra uno de estos coyotes, un gestor que cobra por tramitar certificados de defunción.

“¿Todavía no tienes servicio funerario?”, pregunta, “nosotros podemos hacer un paquete con el certificado de defunción y el servicio de cremación directa, o en su caso inhumación. Nosotros vamos por el cuerpo, lo certificamos y cobramos 15,000 pesos, pero ya nosotros liberamos todo”.

El coyote obtiene en un día, y no en una semana como suele tardar, el formato oficial del certificado de defunción en el juzgado. Con la ayuda de un médico, clasifica la muerte como un caso de neumonía atípica, contrario a las indicaciones oficiales de que sean clasificadas como "probable COVID-19".

La policía de la Secretaría de Seguridad Ciudadana detuvo en mayo a siete personas por vender actas de defunción apócrifas, según informó el periódico Reforma.

Dicho medio identificó también en los juzgados de Arcos de Belén, en la capital, se venden certificados de defunción entre 500 y 1,500 pesos, con causas de fallecimiento al gusto. También se venden certificados de sospecha de COVID-19 para que el familiar obtenga apoyos del Gobierno.

El coyote vende también el paquete completo, según ambos medios, ante la saturación por la emergencia: el ataúd si es inhumación; si es cremación, nada más es la bolsa séptica y la urna; el servicio funerario; los trámites ante las autoridades para obtener actas de defunción y permisos de inhumación. Los precios ascienden a 15,000 pesos.

Las autoridades de la Ciudad de México aseguraron el viernes que los fiscales están investigando a varios médicos que supuestamente emitieron certificados de defunción falsos para personas que podrían haber muerto a causa del coronavirus.

La alcaldesa, Claudia Sheinbaum, alegó que los médicos "estaban involucrados en el cobro de estos servicios"; los certificados de defunción son gratuitos, pero el proceso para obtenerlos puede ser a veces largo y burocrático.

El plan supuestamente involucraba al menos a un empleado del Gobierno de la ciudad y a unos 10 médicos, ninguno de los cuales era empleado de un hospital de la ciudad, aseguró la alcaldesa.

También hay indicios de que los médicos pueden haber firmado causas de muerte distintas de COVID-19 para cuerpos que nunca habían visto o examinado, aunque las razones no estaban claras, dijeron los funcionarios.

Sin embargo, a medida que la pandemia ha ido empeorando y los cuerpos se han ido acumulando en los hospitales de la ciudad, es posible que algunos parientes hayan querido simplemente que sus familiares fallecidos sean liberados más rápidamente.

Además, los cuerpos de las personas que murieron a causa del COVID-19 tienen que ser cremados o enterrados bajo normas más estrictas, por lo que algunas familias pueden haber pagado un certificado falso para evitar eso o el estigma social que conlleva el virus.

En mayo, la Procuraduría Federal del Consumidor informó de que en la zona metropolitana del Valle de México y en otras ciudades se detectaron a coyotes que encarecen los costos de los servicios funerarios al vender el servicio completo.

En lo que va del presente año, la Procuraduría ha realizado 315 visitas de verificación a funerarias del país, y ha observado algún tipo de incumplimiento a la Ley Federal de Protección al Consumidor en el 31% de ellas. La falta de contratos de adhesión es una de las principales carencias.

El titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, Omar García Harfuch, indicó a Reforma que estos coyotes existen desde hace años. La diferencia es que antes no se les hacía nada. Señaló que están haciendo investigaciones en Santo Domingo, una plaza conocida en la ciudad por vender certificados falsos de todo tipo.

El vicepresidente de la Asociación Nacional de Directores de Funerarias, Roberto García, adviertió a Animal Político de que el principal problema de este tipo de “coyotaje” es que afecta las estadísticas oficiales sobre defunciones causadas por el nuevo coronavirus. 

No es el primer escándalo en México que involucra a empresas que han crecido alrededor de la pandemia. En mayo, las autoridades encontraron 3,5 toneladas de desechos hospitalarios vertidos ilegalmente en los bosques de las afueras de la Ciudad de México. Las autoridades también descubrieron 6,000 yardas cúbicas de desechos médicos apilados en el techo de un almacén en el estado de Puebla.

Mientras tanto, en las afueras de los crematorios de la capital se han apilado montones de ataúdes desechados. Los incineradores de desechos especializados están sobrecargados por la avalancha de equipo de protección desechado y tejido infeccioso que se está generando en medio de la pandemia.

México está plagado de problemas generalizados con empresas no reguladas tanto en la industria de la eliminación de desechos como en la funeraria. Según el Senado, el 60% de las agencias funerarias de México no están registradas o no están totalmente registradas.

México superó este lunes los 120,000 contagios y los 14,000 decesos por COVID-19, con 2,999 nuevos casos y 354 fallecimientos, informaron las autoridades sanitarias del país.

Por Gabriela Martínez, con información de The Associated Press, Reforma y Animal Político.

Lea también:

Familiares en México se quedan sin remesas por el COVID-19

Ciudad de México planea la reapertura con un semáforo de riesgos; seguirá en rojo hasta el 15 de junio

Este mexicano acudió al IMSS por una fractura de pierna. Se contagió de coronavirus y murió 19 días después