Dos astronautas de la NASA entran en la Estación Espacial Internacional tras viajar con una nave de SpaceX

El viaje espacial empezó este sábado por la tarde con el despegue del cohete Falcon 9 desde Cabo Cañaveral, Florida. Duró aproximadamente 19 horas.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE
/ Source: Telemundo

Doug Hurley y Bob Behnken, los dos astronautas de la NASA que protagonizan la primera misión espacial tripulada desde suelo estadounidense en casi una década, han alcanzado exitosamente este domingo la Estación Espacial Internacional (IIS, en inglés) tras viajar a bordo de una nave de la empresa privada SpaceX.

Su viaje ha durado aproximadamente 19 horas. Los dos despegaron a bordo de la nave Dragon Endeavour, a su vez enganchada a un cohete Falcon 9, también de la compañía del millonario y visionario Elon Musk, el sábado a las 3:22 pm, hora de la Costa Este, desde Cabo Cañaveral, Florida. 

Con los dos astronautas a bordo listos para hacerse cargo del control manual de la nave por si fuera necesario, la cápsula de SpaceX se detuvo en la ISS y se acopló a ella de manera automática, sin necesidad de asistencia. El enlace se produjo 262 millas (422 kilómetros) por encima la frontera entre China y Mongolia.

"Bravo por un momento magnífico en la historia de los vuelos espaciales", transmitió por radio desde Houston, Texas, el Control de Misión de la NASA.
 
"Felicitaciones por un logro fenomenal", expresó por su cuenta el Control de Misión de SpaceX desde Hawthorne, California.

Esta misión representa un hito en la historia de los viajes espaciales de la NASA, también por ser el primero en que dos astronautas de esta agencia estadounidense viajan a bordo de una nave de propiedad privada, y propulsada por un cohete con la misma característica. 

 Desde 2011, cuando retiró su transbordador espacial para órbitas bajas, la NASA utilizó naves espaciales rusas lanzadas desde Kazajstán para llevar a los astronautas estadounidenses hacia y desde la ISS.

Este centro de investigación se encuentra en la órbita terrestre a cerca de 250 millas de altura desde nuestro planeta, y sirve como base permanentemente tripulada para estudios científicos de varios aspectos del espacio. La utilizan equipos de varios países. 

Como apunta la agencia de noticias The Associated Press, se prevé que Hurley y Behnken pasen en la ISS entre uno y cuatro meses. 

Los astronautas agradecieron a todos una vez que la cápsula se enganchó de forma segura a la estación espacial.
 
"Ha sido un verdadero honor ser solo una pequeña parte de este esfuerzo de nueve años de duración", dijo Hurley a la llegada, a la espera de poder dejar la nave y acceder a la ISS. Él fue el piloto en el último viaje del transbordador Atlantis en julio de 2011.

La misión que empezó este sábado con el lanzamiento desde el Centro Espacial Kennedy de la NASA en Florida es la última prueba a la nave diseñada por SpaceX en la que han viajado Hurley y Behnken. Será utilizada por la NASA para vuelos tripulados y de carga.

A diferencia de lanzamientos anteriores, el envío de astronautas al espacio no terminó con el despegue del cohete Falcon 9. Sólo minutos después de alcanzar su órbita, este regresó a la Tierra, para aterrizar de forma vertical sobre una plataforma en el Océano Atlántico.

El comienzo de esta misión no estuvo exento de inconvenientes. En principio, el cohete Falcon 9 tendría que haber despegado el pasado miércoles, pero el mal clima en ese momento obligó a postergar el lanzamiento pocos minutos antes del horario previsto para ello. 

A pesar de la pandemia de coronavirus, miles de personas se agruparon este sábado en  playas, puentes y pueblos de los alrededores del centro espacial Kennedy para observar la fase de despegue. 

Con información de The Associated Press. 

Vea también:

Despega la nave Crew Dragon en la primera misión tripulada desde suelo estadounidense en nueve años

La NASA da luz verde a una histórica misión espacial pese al clima y el coronavirus

SpaceX da un nuevo paso para vuelos comerciales de humanos a la Luna, Marte y más allá