El mal clima en Florida obliga a aplazar la histórica misión espacial de la NASA. Se volverá a intentar el sábado

La presencia de una tormenta representa un riesgo para los astronautas si necesitaran hacer un aterrizaje de emergencia en el oceáno, por lo que se decidió que la misión, programada para las 4:33 pm de este miércoles, sea retrasada por razones de seguridad.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Aunque la tripulación estaba lista y el cohete había sido cargado de combustible, el mal clima en Florida obligó a retrasar al sábado 30 de mayo el lanzamiento histórico de la misión tripulada de NASA y SpaceX.

La presencia de una tormenta representaba un riesgo para los astronautas en caso de que necesitaran hacer un aterrizaje de emergencia en el oceáno. También era fundamental que la misión llegara a una hora precisa a la Estación Espacial Internacional por lo que se decidió que la misión, programada para las 4:33 pm de este miércoles, fuera retrasada.

"Desafortunadamente, no vamos a lanzar hoy", anunció el director de lanzamiento de SpaceX, Mike Taylor, durante la transmisión en vivo de la NASA.

Tras la cancelación del lanzamiento, ha iniciado la "secuencia de limpieza" en que se removerá el combustible del cohete. Después, los astronautas desembarcarán y serán puestos en cuarentena, una vez más, hasta el sábado. 

El Servicio Meteorológico Nacional de Estados Unidos emitió esta tarde una alerta de tornado para el condado de Brevard, donde se ubica el Centro Espacial Kennedy, lo que afectó el lanzamiento de dos astronautas al espacio desde suelo estadounidense por primera vez en casi una década. Al mal clima se sumaron relámpagos, nubes y la tormenta tropical Bertha, al norte de Cabo Cañaveral.

Mientras todo se alistaba para el lanzamiento, el presidente Donald Trump y su esposa, Melania Trump, volaron a bordo del avión Air Force One para observar de cerca el cohete y la cápsula Crew Dragon.

El lanzamiento será transmitido en vivo por la NASA y por SpaceX este sábado a las 3:22 pm (hora del este de Estados Unidos).

 

Una misión histórica

Casi nueve años después de que el astronauta Doug Hurley pilotara el transbordador espacial Atlantis en el último vuelo de este programa de la NASA, ahora se está preparando otra vez para lo que está previsto que sea uno de los lanzamientos más importantes en la historia de la Admnistración Espacial, de acuerdo con la reportera Denise Chow, de nuestra cadena hermana NBC News.

Hurley y su compañero Bob Behnken tienen programado un vuelo de prueba a la Estación Espacial Internacional (ISS) a bordo de la cápsula Crew Dragon de la compañía SpaceX. Será la primera vez desde 2011 que los astronautas despeguen del suelo estadounidense en cohetes y naves espaciales de fabricación estadounidense.

Pero el significado del vuelo va más allá de cualquier noción patriótica. Los funcionarios de la NASA aseguran que este lanzamiento tan esperado podría marcar el comienzo de una nueva era de vuelos espaciales tripulados, una que depende de empresas privadas en lugar del Gobierno.

"Como nación, no hemos tenido nuestro propio acceso a la Estación Espacial Internacional durante nueve años", afirmó Bridenstine a principios de este mes en una sesión informativa. "Este es un momento muy emocionante", añadió.

En los últimos nueve años, la NASA ha concedido contratos costosos a empresas privadas como SpaceX y Boeing para que se hicieran cargo de los vuelos de rutina a la estación espacial. El lanzamiento del miércoles es un paso crítico en esa dirección. Será la primera vez que un vehículo construido por una empresa privada lleve a astronautas de la NASA a la órbita y la primera vez que SpaceX intente transportar a astronautas a la estación espacial.

La NASA retiró su icónica flota de transbordadores espaciales en 2011 después de 135 vuelos. Desde entonces, la Administración Espacial ha confiado en su acuerdo con Roscosmos, la agencia espacial rusa, para transportar a astronautas estadounidenses a la estación, un acuerdo con un precio de más de 80 millones de dólares por asiento. Pero la NASA pronto podría tener otras opciones.

"Este lanzamiento es nuestro próximo paso hacia el aumento de la presencia estadounidense a bordo del laboratorio en órbita", destacó Kirk Shireman, gerente de programa de la NASA de la ISS, en la sesión informativa.

Behnken y Hurley despegarán del Complejo de Lanzamiento 39A en el Centro Espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral, Florida.

SpaceX utilizará una plataforma de lanzamiento que fue construida originalmente para otro capítulo crítico en la historia de la NASA: los lanzamientos de cohetes Saturno V, que llevaron astronautas a la luna durante el programa Apolo.

Si el lanzamiento es exitoso, el dúo de astronautas pasará unas 19 horas orbitando la Tierra antes de intentar reunirse y acoplarse a la estación espacial a las 11:29 am ET del jueves.

Para SpaceX, el próximo lanzamiento es la culminación de seis años de trabajo en una nueva nave espacial. La empresa con sede en California, fundada por el empresario tecnológico Elon Musk, diseñó la cápsula Crew Dragon en forma de gota como parte del Programa de Tripulación Comercial de la NASA.

Otras versiones de la cápsula han llevado suministros a la ISS desde 2012, pero este lanzamiento será la primera vez que la nave espacial haga el viaje con astronautas a bordo.

La NASA otorgó a SpaceX más de 3,000 millones de dólares para desarrollar la cápsula bajo el Programa de Tripulación Comercial de la agencia. El vuelo de prueba representa el último gran hito para SpaceX al demostrar que la cápsula puede transportar con seguridad a astronautas hacia y desde el laboratorio en órbita.

Como parte del Programa de Tripulación Comercial, la NASA también otorgó financiamiento al rival de SpaceX, Boeing, que está desarrollando de manera similar una nave espacial conocida como el CST-100 Starliner.

En diciembre, Boeing realizó un vuelo de prueba sin tripulación del CST-100 Starliner, pero un fallo en el temporizador impidió que la cápsula alcanzara la órbita adecuada para acoplarse a la estación espacial. El mes pasado, Boeing anunció que la compañía realizará un segundo vuelo de prueba sin tripulación a finales de este año para demostrar que el problema ha sido corregido.

Normalmente, la NASA trataría el histórico lanzamiento de esta semana como un gran evento, pero debido a la pandemia del coronavirus, la agencia ha pedido a la gente que se abstenga de viajar al Centro Espacial Kennedy y a las playas vecinas para ver el despegue. En su lugar, la agencia aconseja a los interesados que vean el evento por televisión o a través de una transmisión en vivo.

El lanzamiento de SpaceX representa un hito para la floreciente industria de los vuelos espaciales comerciales, pero también es un paso adelante para las grandes ambiciones de la compañía, según Gwynne Shotwell, presidenta y directora de operaciones de SpaceX. Aunque sigue siendo un vuelo de prueba, una misión exitosa sentará las bases para los viajes espaciales comerciales más allá de la estación espacial.

"Fuimos fundados en 2002 para llevar a la gente a la órbita terrestre baja, a la Luna y a Marte", comentó Shotwell, "y la NASA ciertamente lo ha hecho posible".

Lea también:

Fotos de recién graduados podrán viajar al espacio junto a la NASA

Una mujer latina es parte de la ambiciosa misión de la NASA para llegar al Sol

SpaceX dio hoy un nuevo paso para vuelos comerciales de humanos a la Luna, Marte y más allá