Una latina veterana de las fuerzas armadas homenajea a sus compañeros caídos

Graciela Tiscareño-Sato cumple una misión todos los años en Memorial Day para honrar a sus compañeros que han perdido la vida durante su servicio militar en Estados Unidos.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Graciela Tiscareño-Sato fue instructora de navegación en las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos. Para los ciudadanos del país es una guerrera latina, una heroína sin capa pero con alas. En casa, para sus hijos, tiene un apodo diferente.

“Te quiero, capitán mamá”, le dijo Kiyoshi a su mamá al verla vestida en su uniforme militar. Sus palabras la emocionaron tanto que de ahí nació una serie de libros para niños sobre las mujeres en las Fuerzas Armadas. 

Graciela Tiscareño-Sato el día de su graduación.Cortesía
Graciela Tiscareño-Sato y su hijo Kiyoshi.Cortesía

La primera publicación fue dedicada a tres compañeros que perdieron la vida en un accidente mientras volaban en un avión KC-135 cerca de Kyrgyzstan, un país en Asia. Entre la tripulación estaba Victoria Pinckney, quien acaba de regresar de una baja por maternidad. El hijo de Pinckney tenía siete meses cuando la familia recibió la noticia. La tripulación pertenecía al mismo escuadrón al que alguna vez fue parte Graciela.

[Se rompe el distanciamiento durante el fin de semana de Memorial Day]

Soldados estadounidenses bajan un féretro.AP

Para Tiscareño, Memorial Day o Día de los Caídos es una ocasión para recordar a Pinckney y a tantos otros compañeros que murieron durante el cumplimiento de su servicio militar. “Este dia nos acordamos de ellos,” relata con emoción. “Es un día muy difícil”. 

 “¿Por qué ellos murieron y yo estoy aquí”?, se pregunta la autora de 'Buenas noches capitán mamá'.

Por eso cada Memorial Day Tiscareño coloca pequeñas banderas estadounidenses sobre las lápidas de sus compañeros, una tradición en la que ahora participan sus hijos. Este fin de semana fueron juntos a cumplir su misión anual, aunque este año lo hicieron portando mascarillas para cubrir sus caras. 

  Los hijos de Graciela Tiscareño-Sato dejan banderas en las lápidas de soldados fallecidos en Memorial Day.Cortesía

[Biden aparece en público por primera vez en más de dos meses para conmemorar el Memorial Day]

Este año Memorial Day estuvo marcado por la pandemia del coronavirus. Si bien normalmente hay desfiles y bandas militares que participan en ceremonias de conmemoración, este domingo los cementerios del país permanecieron en relativo silencio. Quienes visitaron a sus familiares o amigos que fallecieron tuvieron que respetar las normas de distanciamiento social y utilizar mascarillas. Además, la mayoría de las ceremonias estuvieron cerradas al público y algunas fueron transmitidas virtualmente por plataformas digitales. 

Los hijos de Graciela Tiscareño-Sato dejan banderas en las lápidas de soldados fallecidos en Memorial Day.Cortesía

Para Tiscareño, miembro del 93 Escuadrón de Reabastecimiento Aéreo de las Fuerzas Armadas, su origen es muy importante, en particular en este día. Nació y creció en Estados Unidos, pero sus padres son de Chihuahua, México. “Me siento muy orgullosa que tuve esa oportunidad como latina, hija de inmigrantes, oficial y aviadora”, dijo.

Hay 1.34 millones de personas en las Fuerzas Armadas de Estados Unidos. Más de 208,000 son mujeres y entre este grupo hay más de 41,000 latinas

Hace exactamente cuatro años, Graciela decidió destacar los logros de las mujeres, y más aún,  de las latinas.  

“Íbamos al cementerio [Lone Tree Cemetery] pero nunca había una mujer veterana hablando. Todos eran hombres y gueros,” recuerda Tiscareño. “Yo pensé, ¿dónde están las mujeres? Las mujeres y las latinas tambien somos veteranas”. Ese año ella tomó el podio. 

Graciela Tiscareño-Sato ofrece un discurso en Lone Tree Cemetery conmemorando a soldados que han fallecido.AP

Más allá de su labor destacando la importancia de las mujeres latinas, Graciela intenta honrar el recuerdo de sus compañeros militares brindando ayuda a quienes más lo necesitan: nuevos veteranos que luchan por retomar sus vidas después del servicio. “Con mi experiencia de mercadeo les enseño cómo decir su propia historia y mostrar su valor”, explica Tiscareño, quien ofrece entrenamientos, consejos y recursos a decenas de veteranos cada día. 

En un sondeo de Pew Research Center, 26% de los veteranos encuestados dijeron que asimilarse a la vida después del servicio fue difícil. Ese número aumentó a 44% entre los veteranos activos en las Fuerzas Armadas entre 2001 y 2011, los 10 años después de los ataques terroristas del 11 de septiembre que causaron la pérdida de casi 3,000 personas.

[Trump rinde homenaje a los caídos en un Memorial Day condicionado por la pandemia]

Retornar a la vida civil es un paso que para muchos se da lentamente.

“Algo que pasa con los soldados es que cuando estás en el ejército tienes un propósito, una misión y cuando pierdes eso, te pierdes, sientes que no tienes valor”, explica Héctor Barajas, un veterano inmigrante que fue paracaidista durante 6 años en las Fuerzas Armadas. “Yo me perdí en el alcoholismo”, dice al recordar el pasado. 

Héctor fue deportado dos veces de Estados Unidos, en el 2004 y en el 2010, pero hace dos años, logró convertirse en ciudadano estadounidense. Hoy día es el fundador de la Casa de Veteranos Deportados en Tijuana, conocida como ‘El Bunker’, que da ayuda y refugio a exmilitares. 

Héctor ha recibido tanto a hombres como mujeres deportadas y tiene muchos recuerdos de sus tiempos como miembro activo de las Fuerzas Armadas. Entre ellos, recuerda a las mujeres militares que conoció y la dedicación que mostraban. “Ciertos entrenamientos eran iguales y las mujeres también eran paracaidistas y a veces ponían a algunos chicos en vergüenza”, relata Héctor con una sonrisa. “No vi mucha desigualdad”, asegura. 

Aunque la mayoría de los militares en Estados Unidos siguen siendo hombres, ha habido un aumento significativo en el número de mujeres militares en los últimos años. En 1980, las mujeres representaban el 9% de las Fuerzas Armadas. Según registros del Departamento de Defensa, ese número subió a 17% en 2017. Además, también ha aumentado el porcentaje de mujeres con cargos de oficial: 5% en 1975 versus 18% en 2017. 

Ve también:

[Con drones y otras medidas, muchas playas del país reabren en un 'Memorial Weekend' sin precedentes]