Biden contrata a nieta del líder sindicalista César Chávez para mejorar su apoyo entre los latinos

El exvicepresidente debe cimentar aún el voto de los hispanos, incluyendo los que respaldaron a su exrival Bernie Sanders, según expertas consultadas por Noticias Telemundo.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: Telemundo
Por María Peña

WASHINGTON.— El exvicepresidente y precandidato demócrata, Joe Biden, ha sumado a su equipo de campaña a Julie Chávez Rodríguez, nieta del fallecido líder sindicalista campesino César Chávez, para apuntalar su apoyo entre los votantes latinos a seis meses de las elecciones presidenciales.

Chávez Rodríguez será “asesora sénior” y la latina con mayor rango en la campaña, según adelantó este martes el equipo de Biden a Noticias Telemundo en exclusiva para un medio español. Entre sus objetivos estará reforzar las operaciones en estados clave y aunar esfuerzos con coaliciones afines.

Su nombramiento se conoce seis meses después de la polémica salida de Vanessa Cárdenas como la latina de mayor rango en la campaña. Fuentes allegadas a su entorno dijeron en esa ocasión a la web informativa Politico que Cárdenas se frustró por no tener voz en la toma de decisiones y por lo que percibió como la falta de un firme compromiso de Biden con los latinos.

Cárdenas estuvo siete meses a cargo de reforzar el acercamiento de la campaña a las mujeres y minorías.

Chávez Rodríguez, por su parte, fue codirectora de la campaña presidencial de la senadora demócrata por California, Kamala Harris, y antes trabajó en la Casa Blanca para Barack Obama como asesora sénior de enlace con las comunidades minoritarias y grupos progresistas.

Con su desembarco al equipo de Biden, Chávez Rodríguez se suma a Cristóbal Alex, un expresidente del Latino Victory Fund, que ahora ostenta el cargo de asesor sénior para asuntos hispanos.

Sin precisar un monto, la campaña de Biden dijo que centrará recursos en estados “bisagra” como Florida y Arizona, que serán clave en las elecciones del 3 de noviembre, y en estados con creciente población latina como Wisconsin o Pennsylvania.

Esta estrategia responde a las críticas de que Biden presuntamente no ha hecho lo suficiente para ganarse a los hispanos, que según la Oficina del Censo superan los 60 millones.

Su campaña insistió este martes en que ha adoptado, desde el arranque de las primarias a principios de año, mensajes con “sensibilidad cultural”, al entender que la comunidad latina es diversa.

Una encuesta de Latino Decisions divulgada el 24 de abril indicó que el 59% de los latinos inscritos para votar apoyan a Biden o se inclina npor su candidatura, mientras que el 22% lo hace por el presidente y candidato republicano, Donald Trump.

Según la encuestadora, de tendencia demócrata, esa ventaja es menor que la que obtuvo Biden en el mismo sondeo en febrero (67% contra el 22%).

El expresidente Barack Obama ganó con el 67% del voto hispano en 2008 -cuando los latinos eran apenas el 9% del electorado-, y fue reelegido con el 71%, cuando los hispanos eran el 10% ya.

El camino a la Casa Blanca pasa por los barrios latinos, tomando en cuenta que, según el Centro de Investigación Pew, este año los hispanos serán el bloque electoral más grande de todas las minorías, con un total de 32 millones, o el 13,3 % del electorado.

En declaraciones a Noticias Telemundo, Matt Barreto, cofundador de Latino Decisions, consideró que Chávez Rodríguez es una buena selección para el equipo de Biden, pero su campaña debe establecer “un equipo completo de organizadores, analistas y (operaciones de) alcance a la comunidad hispana".

“La pandemia del coronavirus ha eclipsado la atención de la elección presidencial, y la campaña será más distinta de lo que hemos visto antes, por lo que necesitamos nuevas estrategias y más alcance que nunca”, observó el analista.

Según Latino Decisions, la mayoría de los latinos se opone a la política migratoria de Trump pero tampoco olvida que Obama (cuyo vicepresidente era Biden) registró una cifra récord de casi tres millones de deportaciones.

En su estrategia de comunicación, Biden ha concedido entrevista a algunos de los principales medios de comunicación en español, incluyendo medios locales.

Los retos de Biden

En declaraciones a Noticias Telemundo, dos reconocidas activistas latinas coincidieron en que ningún candidato puede darse el lujo de tomar por hecho el voto hispano.

“Biden tiene la oportunidad de aprovechar este momento para dar la bienvenida, unir e invertir en una comunidad que se ha sentido invisible en la arena política”, dijo Amanda Rentería, exdirectora de política nacional de la campaña presidencial de la demócrata Hillary Clinton en 2016.

“Sus propias raíces conectan con familias latinas trabajadoras en todo el país, pero debe hacer más que lo que jamás ha hecho otra campaña para encender, inspirar, y desatar el poder de la comunidad latina en la elección más importante de nuestra vida”, subrayó Rentería, ahora directora del grupo Code for America.

Por su parte, Jess Morales Rocketto, directora del grupo Care in Action, consideró que la principal desventaja de Biden es que no ha tenido una infraestructura dirigida a los latinos ni suficiente personal con mucha experiencia en este asunto. 

No hay un “guión listo, con fórmulas probadas” sobre cómo hablar con la comunidad, agregó Rocketto, aunque insistió en que cualquier campaña electoral debe tener en cuenta que los latinos consumen noticias políticas en sus teléfonos móviles más que ningún otro grupo.

Rocketto calificó la contratación de Chávez Rodríguez como "una movida acertada” porque, a su juicio, demuestra la seriedad de la campaña para ganarse el voto hispano.

Sin embargo, aunque Biden ha prometido una amplia reforma migratoria de corte progresista, no debe temer “hacer contrastes” con las propuestas de Trump contra la inmigración, continuó.

Además, hay otros asuntos igual de apremiantes para los latinos, como la educación, la economía, la salud y la respuesta a la crisis sanitaria, agregó Rocketto, exdirectora de la estrategia digital de Clinton en 2016.

Debido a las cuarentenas por la pandemia del COVID-19, la campaña de Biden ha estado realizando eventos virtuales con grupos hispanos.

Recientemente, durante un foro virtual con la Liga de Ciudadanos Latinos Unidos (LULAC), Biden propuso un aumento de salario a los trabajadores esenciales en la pandemia, incluyendo a los que trabajan en plantas empaquetadoras de carne.

También ha buscado apoyo con grupos nacionales como Latino Victory, Voto Latino, y CASA en Action, como parte de su estrategia de tender puentes con la comunidad hispana en todo el país.

Ahora, a seis meses de las presidenciales, su campaña prevé sentar la infraestructura para ganar en noviembre, aumentando su inversión en anuncios publicitarios, en paralelo a una coordinación con el Comité Nacional Demócrata.

Hace dos semanas, su grupo hispano, Todos Con Biden, organizó una videoconferencia con conocidas figuras latinas de la Administración Obama omo la exsecretaria de Trabajo Hilda Solís; de Interior, Ken Salazar; de Transporte, Federico Peña; y de Vivienda, Henry Cisneros.

Biden también se ha apoyado en la líder sindicalista Dolores Huerta, quien cofundó el sindicato de campesinos junto con César Chávez en 1962; el actor colombiano-americano, John Leguizamo; líderes del ala progresista en el Congreso; y representantes estatales de California y Arizona, dos estados con altas concentraciones latinas.

Se desconoce si, en el supuesto de que gane la presidencia, Biden le ofrecerá un puesto en su Gobierno a su exrival y único precandidato latino en la contienda demócrata, Julián Castro. Por ahora, tampoco Castro ha dicho públicamente si lo apoyará.  

La rivalidad de Trump

Trump ha apostado por mantener el apoyo que tiene entre los hispanos, además de invertir recursos para movilizar a su base ultraconservadora, y promover teorías de conspiración sobre la presunta implicación de Biden en un espionaje de su primera campaña electoral en 2016.

Biden ha urgido a sus partidarios a reforzar sus donaciones para combatir “la basura” y “las mentiras” que, a su juicio, llegan desde la campaña de Trump.

“No hay otra forma de decirlo: este correo electrónico [de Trump] es basura. Ni una sola frase es cierta.[...] Pero, fíjense, contra esto estamos, y es exactamente lo mismo que hizo en 2016”, indicó Biden en un mensaje enviado este lunes a sus donantes.

El Partido Demócrata y grupos afines han iniciado una campaña para destacar lo que califican como una desastrosa gestión de Trump de la crisis sanitaria, que ha golpeado especialmente a las minorías que serán clave en los estados más reñidos de la contienda.

Lea también: 

Hillary Clinton respalda a Joe Biden como candidato demócrata: "No puedo esperar a que sea presidente"

Barack Obama entrega su respaldo a Biden: "Tiene la experiencia para guiarnos en los momentos más oscuros"