La explosión de Los Ángeles pudo originarse en un "negocio fantasma" que fabrica cannabis

Una docena de bomberos resultaron heridos tras escapar entre bolas de fuego de un local que albergaba butano altamente inflamable.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE

La explosión de un almacén en el centro de Los Ángeles que hirió a una docena de bomberos este sábado se encuentra bajo investigación criminal, según fuentes policiales.

Los investigadores de los departamentos de policía y bomberos de la ciudad, así como la Oficina Federal de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, en inglés), están analizando un negocio conectado al almacén, según esas fuentes.

Smoke Tokes, la empresa donde sucedió la explosión, es un proveedor de extracto de marihuana obtenido a través de gas butano, según el Departamento de Bomberos. Una evaluación inicial descubrió que la compañía podría ser mayorista de productos utilizados para fabricar cannabis concentrado, un proceso que generalmente requiere del uso de gas inflamable.

"Estamos en las primeras etapas de la investigación para entender qué sucedió", señaló Josh Rubenstein, portavoz de la policía. Según fuentes policiales, no había ningún cartel fuera del almacén que advirtiera a los bomberos sobre el butano.

Los funcionarios locales describieron Smoke Tokes como un "negocio fantasma" porque no aparece en los registros locales. La empresa está constituida como una compañía de responsabilidad limitada con el estado, según los funcionarios, pero la ciudad no tiene constancia de ello.

El incendio  se registró pasadas las seis de la tarde en el Toy District (Distrito de Juguetes) de Los Ángeles. Hubo una explosión y una llamada de socorro que advertía que el fuego podía haberse extendido a múltiples edificios. 

El estallido obligó a los bomberos a huir corriendo y cruzar “bolas de fuego” para salvarse, según Erik Scott, capitán de este cuerpo. Algunos tuvieron que arrancar sus equipos de protección en llamas y vieron sus propios cascos derretirse. "Fue una de las peores escenas que he visto", agregó Scott. 

"Cuando se encendió ese butano, salió de ese edificio comercial como un soplete", declaró Scott. 

"Las cosas podrían haber sido mucho peores", afirmó el director médico del LAFD, el doctor Marc Eckstein, que ayudó a tratar a los heridos en el Centro Médico del Condado de Los Ángeles-Universidad del Sur de California.

Más de 200 bomberos acudieron a la escena, y docenas de vehículos de rescate y camiones obstruyeron las calles. El incendio se extendió a varios edificios cercanos, pero los bomberos pudieron apagarlo en aproximadamente una hora.

El butano es un gas inodoro altamente inflamable, y se usa en el proceso para extraer el componente THC (tetrahidrocannabinol) del cannabis para crear un concentrado altamente potente también conocido como aceite de hachís. El aceite se usa para consumir con vapeadores y otros productos.

En su página web, SmokeTokes anuncia una variedad de productos que incluyen herramientas, vaporizadores, butano y cartuchos. La compañía se califica como "un distribuidor y mayorista internacional de productos para fumar y vapear, y accesorios relacionados".

Prange, el portavoz de LAFD, confirmó que se encontraron dióxido de carbono y latas de butano dentro del edificio, pero que aún no estaba claro qué causó la explosión.

Adam Spiker, director ejecutivo del grupo de la industria del cannabis Southern California Coalition, indicó que no sabía qué actividades se llevaban a cabo dentro del edificio, pero si la empresa usaba butano en la extracción de cannabis sería ilegal porque la ciudad nunca ha emitido una licencia para ese tipo de operación.

Este tipo de negocios generalmente están restringidos a áreas industriales y se mantienen alejados de los centros urbanos por cuestiones de seguridad.

En 2016, hubo otro incendio importante en un negocio llamado Smoke Tokes en una dirección cercana. El diario Los Angeles Times informó en ese momento que se necesitaron más de 160 bomberos para apagar el incendio y que encontraron cilindros de gas a presión que explotaron por el fuego.

Nadie resultó herido y no está claro si ese negocio y el que ardió el sábado estaban conectados.

Con información del Los Ángeles Times, NBC News, NBC Los Angeles y The Associated Press. 

Vea también: 

En imágenes: el coronavirus ha convertido a Los Ángeles en una ciudad fantasma

Este carro huía de la policía y provocó un incendio cerca de Los Ángeles. Otro fuego preocupa ahora a las autoridades

Un incendio obliga a personas a evacuar un edificio por sus ventanas en Los Ángeles