Miles de rosas junto al Capitolio en honor a las víctimas del coronavirus: "No somos números, somos humanos"

Kenia De León perdió a su madre por la pandemia. Pasó casi un mes muy enferma, y quedó sin trabajo. Ahora pide más ayudas al Congreso, donde activistas protestaron este miércoles en contra de la respuesta del presidente Donald Trump y sus consecuencias.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE
/ Source: Telemundo
By María Peña

WASHINGTON.— “Es muy importante que pongamos una cara a lo que está pasando", explica Kenia De León, "no somos números, no somos ideas, somos humanos y pasamos un tiempo muy duro”.

Su familia enfermó de COVID-19 en Las Vegas (Nevada). Ella pudo curarse, pero su madre, Petronila, perdió la vida por la pandemia, que ha causado ya más de 83,000 muertes en Estados Unidos

En Washington, activistas cívicos depositaron este miércoles 2,000 rosas blancas a pocos metros del Capitolio para honrar a Petronila y las demás víctimas del coronavirus.

[Nuestra cobertura completa sobre el coronavirus]

MoveOn instaló un tributo con 2,000 rosas blancas para las víctimas mortales del COVID-19. El grupo ha atacado la gestión de la Administración Trump de la pandemia, que se ha cobrado más de 80,000 vidas y ha causado masivos despidos. Sulema Salazar/Telemundo / Noticias Telemundo

La instalación, coordinada por la organización MoveOn y que será desmontada esta noche, cumple con las normas de distanciamiento físico. 

Las rosas blancas fueron colocadas al pie de dos enormes mantas que acusan al presidente, Donald Trump, de “fracasar” en su gestión de la pandemia. A su lado, una pantalla electrónica destaca algunas declaraciones triunfalistas del mandatario pese al creciente número de muertes y el daño terrible que las medidas de contención han ocasionado a la economía.

Enferma y sin empleo

Petronila María De León falleció a los 75 años el 10 de abril, tras pasar más  de dos semanas hospitalizada. 

Petronila María León, de origen cubano, falleció a los 75 años en un hospital en Nevada tras sucumbir a una infección del COVID-19 el pasado 10 de abril. Cortesía de Kenia De León / Noticias Telemundo

En una entrevista con Noticias Telemundo mediante videoconferencia, su hija relató lo difícil de afrontar la tragedia en cuestión de semanas: tras la muerte de su madre, ella y toda su familia, ahora de ocho miembros, se contagiaron.

Y mientras se recuperaba, perdió su trabajo como terapeuta en salud mental en un hospital psiquiátrico por falta de demanda, pese a ser considerada un trabajadora esencial por las autoridades.

Kenia De León y su familia se contagiaron del coronavirus. Su madre, al centro de la foto, falleció del COVID-19 el pasado 10 de abrilFoto cortesía de Kenia De León / Noticias Telemundo

Vestida de profundo luto, De León agradeció el tributo organizado en Washington: “Si nosotros no usamos nuestra voz, nos pueden silenciar y decir que realmente no hay problema”.

Así, instó a los políticos a que den prioridad a medidas de prevención y protección de los trabajadores y más ayudas económicas: “Vamos a necesitar asistencia un poco más agresiva”.

“También le suplico a la gente que entienda que esto es serio”, enfatizó De León, quien superó el coronavirus después de 27 días, entre el 21 de marzo y 17 de abril, y aún siente secuelas.

“Un día te sientes bien y al siguiente no te puedes ni levantar”, explica la mujer, de 39 años.

De León nunca sabrá cómo se contagió, pero lo achaca a que Las Vegas no declaró cuarentena temprano por desconocer la gravedad del virus; ella llevaba a su madre a las citas médicas y trabajó sin protección. “Uno anda por la calle viviendo su vida”, explica.

Nacida en Las Vegas de padres cubanos, De León aseguró que la pandemia ha cambiado sus hábitos y su comportamiento: ahora, antes de salir, lo piensa dos veces, y procura mantener distancia física y otras precauciones que no tuvo antes de enfermarse.

Más allá de elogios

Por su parte, Sandy Ovalle, activista del grupo cívico Sojourners, dijo a Noticias Telemundo que es urgente valorar la labor de los “trabajadores esenciales” como De León, que en su mayoría son inmigrantes.

El Departamento de Seguridad Nacional define como trabajadores esenciales a personas empleadas en 14 categorías de la infraestructura crítica de la economía, incluyendo en labores agrícolas, fuerzas del orden, industria farmacéutica, los sectores de salud y energía, la defensa nacional, y la cadena de suministro de alimentos.

“Como país, no hemos valorado su labor, y ahorita durante esta pandemia es importante que no solamente los reconozcamos como héroes que se exponen a tanto riesgo, sino que también les proveamos protecciones y la paga” que merecen, explicó Ovalle.

"Las fallas de Trump, nuestras pérdidas". Otra de las imágenes de la protesta de este miércoles en honor a las víctimas del coronavirus en Estados Unidos.Getty Images / Getty Images

Sojourners no formó parte del tributo de MoveOn, pero Ovalle asegura que grupos como el suyo piden que, más allá de los elogios, la clase política pase “a la acción” y apruebe más recursos para los trabajadores esenciales y para el combate al COVID-19.

“La gente tiene que estar saludable para poder trabajar y florecer”, señaló.

De León, por su parte, espera que el Congreso apruebe más ayudas para trabajadores como ella que, sin culpa alguna, perdieron su empleo debido a la pandemia.

Y criticó las protestas para exigir el derecho a la reapertura de negocios y escuelas:“Esos derechos conllevan responsabilidades”.

Vea también: 

En imágenes: Son trabajadores esenciales. Muchos son latinos. Y están arriesgando sus vidas en la pandemia

El Congreso aprueba hoy nuevas ayudas a empresas. Pero los trabajadores del campo denuncian su abandono

Esto es lo que puede hacer si la crisis del coronavirus golpea su economía familiar